ABSU

Después de muchos años de silencio en los que hasta Proscriptor llegó a probar suerte con SLAYER, una de las bandas de culto de la escena americana, ABSU, regresa con un disco homónimo que está entre lo mejor de su carrera. Con un estilo que ya ha creado escuela y un nivel musical fuera de toda duda, los renacidos ABSU regresan y, según su líder Proscriptor, con la intención de quedarse y tener continuidad en directo y en estudio. Nos pusimos en contacto con un sobresaturado de trabajo Proscriptor (normal si pensamos la rabiosa actualidad de la banda y las expectaciones creadas alrededor) y el resultado es esta entrevista en que se da un buen repaso a la actualidad de ABSU y a sus intenciones futuras, sin dejar a un lado el pasado. ¡Abramos las puertas del abismo!

Ocho años sin grabar es mucho tiempo. ¿Por qué tanto tiempo y cómo surgió la idea de volver a grabar con ABSU?

Había muchos indicios que me mostraron que ABSU empezaba a desquebrajarse a finales de 2001. De hecho, mi relación con mis compañeros estaba siendo tan deficiente que dejé el grupo durante cuatro meses y durante ese periodo, como es sabido, llegué a tener una audición para SLAYER. Cuando volví, Equitant dejó el grupo en abril de 2002, pero decidimos seguir como trío antes de su marcha. Equitant se encargaba del bajo debido a que teníamos otro guitarrista en el grupo, Kashsapxu.

Cuando empezamos a componer y arreglar los temas para el disco homónimo, una tragedia “menor” ocurrió. En junio de 2002 tuve un accidente que me destrozó los huesos de mi muñeca izquierda. Un par de operaciones quirúrgicas no me hacían ser muy optimista de cara a mi habilidad para tocar la batería de nuevo. Cuando ocurrió esto, el proceso de composición se paró por completo y la motivación para seguir entre los dos guitarristas se desvaneció. Afortunadamente gracias a la rehabilitación, volví a tocar la batería y, hablando irónicamente, tocaba mejor que lo había hecho nunca. Viajé de inmediato a Holanda y a Suecia para ensayar y grabar con MELECHESH durante un par de meses para su tercer disco, “Sphynx”, y cuando volví a Dallas, a principios de 2003, me informaron de que Shaftiel no quería continuar más tiempo trabajando con ABSU lo cual hizo que todo se me desmoronara. Decidí que era un buen momento para tomarse un respiro pues llevábamos 12 años trabajando. Me tomé un descanso de un año completo que dediqué a la familia y a los proyectos EQUIMANTHORN y STARCHASER NETWORK (ambos con Equitant), estuve un tiempo con una banda de corta existencia, THE TURNING (un inmenso error por cierto…), toqué en festivales con MELECHESH y me dediqué a mi sello, Tarot Productions, con nueve ediciones hasta la fecha. También puse en marcha mi propio estudio de producción para apoyar a otras bandas con sus ediciones.

En cuanto al renacimiento de la banda: Todo surgió en 2007 contacté con el guitarrista y compositor Aethyris McKay y le hablé de la posibilidad de resucitar a ABSU, y después de muchas idas y venidas, aquí estamos, con una nueva formación, un nuevo álbum y una nueva forma de ver el futuro.

En estos años el hecho más relevante que ha ocurrido en la banda ha sido la reforma completa del line up. ¿Cómo conociste a los nuevos miembros del grupo y en tu opinión, qué aportan a ABSU? ¿Es esta la formación definitiva para ABSU?

En la primavera de 2007 contacté con el guitarrista y compositor Aethyris McKay y le hablé de la posibilidad de resucitar a ABSU aunque ni Shaftiel ni Equitant tenían interés en continuar con la banda. Me comentó que conocía a un guitarrista que sería un reemplazo ideal para Shaftiel, llamado Vastator, el cual sólo estuvo en la banda durante seis meses y la dejó debido a diferencias musicales. Contribuyó aún así en cuatro temas del disco, motivo por el cual estoy muy satisfecho por sus servicios. El día después a su marcha, Aethyris y yo reclutamos a un viejo amigo, Zawicizuz de INFERNAL OAK y RAPE PILLAGE & BURN, para reemplazar a Vastator, y desde entonces hemos tenido un entorno de trabajo muy próspero. Hace unos meses, también contratamos al bajista y vocalista Ezezu de la banda de Texas PANZRAM para completar la formación de ABSU de una vez por todas.

Cuando conseguí que Aethyris y Vastator entraran en el grupo, sabía que no iba a poner en práctica la misma fórmula de composición que en el pasado con Shaftiel y Equitant. Ya conocía a Aethyris desde hacía bastante antes de que se uniera al grupo, y sabía que había sido primero batería y después guitarrista. Pero una vez que me mostró sus destrezas con la guitarra, estaba muy impresionado por su técnica. Cuando Vastator dejó el grupo, estábamos todavía componiendo y ya habíamos completados algunas canciones antes de entrar en el estudio. Afortunadamente cuando Zawicizuz se unió a nosotros, nos ahorró mucho tiempo apoyándonos en dos de los temas del disco, que son increíbles.

Y para terminar de reformar el contexto del grupo, después de una relación de larga distancia con Osmose, cambiáis a Candlelight, una compañía que está recuperando con fuerza una buena plantilla de bandas. ¿Cómo entrasteis en contacto con ellos? ¿Pensaste en editar el nuevo trabajo con tu sello, Tarot Productions?

Después de la edición de “Tara”, ABSU tenía un disco más para completar el contrato. Mientras la banda estaba en suspenso, decidí que lo mejor sería completar el contrato con Osmose editando la compilación doble “Mythological Occul Metal: 1991-2001 (que básicamente se forma por grabaciones de ABSU que no aparecieron en ninguno de nuestros discos). Cuando reformé la banda, el álbum homónimo iba a salir inicialmente a través de Osmose, pero no surgió ningún nuevo acuerdo entre nosotros, por lo que decidí ponerme en contacto con Candlelight

Desde un punto de vista profesional y para que ABSU continuara de manera apropiada, pensaba que sería mejor cambiar a un sello que tuviera una delegación americana. Los dieciséis años con Osmose nunca tuvieron una distribución adecuada en nuestro propio país, lo cual ha hecho daño a la banda en muchos aspectos. De todas formas no te confundas, Osmose es todavía un sello fantástico y muy bueno para asociarse con él si eres una banda europea.

Después de una trilogía, este nuevo disco, que se podría considerar una nueva etapa en vuestra carrera, lo habéis titulado simplemente “Absu”. ¿Pensabais que de esta manera la gente asociaría este disco a un nuevo renacimiento del grupo y por eso lo titulasteis así? ¿Hay alguna continuidad lírica en “Absu” con los conceptos desarrollados en el pasado en el grupo?

Mi idea de crear un disco homónimo me viene desde hace muchos años, incluso antes de que “Tara” fuera ideado. ABSU se basa en lo que realmente significa nuestro nombre: abismo, un espacio sin fin, el agua fresca y subterránea de Ea y las siete sagas, un lugar mítico en el que producir “secretos”. Las canciones de ABSU hablan de la mitología Sumeria, de la cosmología Mesopotámica, la numerología, la necromancia antigua narrada en varios tiempos verbales… Por ejemplo, la canción “Magic(k) Square Cipher” es un tema numerológico representando el signo de Saturno y su dirigente Sephirah. “Amy” (que no es una balada acerca de mi esposa, cuyo nombre es Tiamatsu) es una historia sobre un demonio prevalente que está llamado a ser poderoso en el inframundo junto a Nergal. “Void Will Re-Enter”, cuya letra está escrita por Ashmedi, de MELECHESH, se refiere a los sirvientes de los Arcanos, y al vacío representado por Annunaki (Siete Sagas) en la mitología sumeria. Oficialmente me he tomado un descanso en la temática celta y en mis contribuciones a los ancestros.

En tu opinión ¿Qué ofrece “Absu” en comparación con discos precedentes en el seno de ABSU, con “Tara” por ejemplo, o incluso con vuestros primeros trabajos? Yo pienso que este disco mantiene la complejidad de “Tara”, pero con una variedad tanto en los riffs como en el estilo de los temas mucho mayor, incluso diría que “Absu” es un buen disco resumen de todos los estilos que tocais.

Es cierto, nuestras composiciones en “Tara” eran las más complejas, intrincadas y rápidas que habíamos hecho nunca antes en un disco de ABSU. Creíamos que al ser el último capítulo de la trilogía céltica, nuestra misión era alcanzar el clímax en “Tara” y conquistar sus tres tronos. Nuestro principal objetivo era inflingir la mayor agresividad a ese álbum. Con el objetivo de estar a la altura de estas pretensiones mitológicas, tuvimos que ejecutar nuestros instrumentos con un poder y fuerza supremos.

Había enormes expectativas sobre el nuevo disco, pues se editaba ocho años después de “Tara”, pero realmente creo que esto nos ha empujado a un resultado más constructivo. Nuestro nuevo sello, Candleligh, la prensa que nos ha llevado lejos… estuvo impresionado por el disco desde la primera escucha. No te diré que es nuestro mejor trabajo hasta la fecha, o que es una progresión natural de “Tara”, pero puedo asegurarte que estoy muy orgulloso de este disco. Es la mejor mezcla de ABSU hasta la fecha en un disco y siempre he querido crear con esta banda algo como esto.

Para terminar de hablar de cambios en ABSU, me ha sorprendido bastante la portada, pues difiere mucho de vuestros trabajos previso. ¿Quién es el autor de la misma y qué pretende reflejar en relación con ABSU? ¿Es una especie de “portal de entrada” a vuestra nueva vida? ¿Un paraíso utópico?

Lo he dicho muchas veces, y lo seguiré diciendo: Kris Verwimp es un genio absoluto trasladando conceptos e ideas en sus ilustraciones para ABSI. La idea de esta portada en particular se basa en mi impresión de como “Absu”, el abismo, empieza geográficamente hablando, desde lo alto, desde lo que se puede llamara la explanada de los portales infinitos. La serpiente alada y la constelación en lo alto representa al Gran Nodens de la mitología sumeria. Esta portada es un compendio de códigos místicos tanto desde el punto de vista físico como desde el no físico, de su existencia.

Tres temas que me han llamado la atención son “Nunbarshegunu”, “In The Name Of Auebothiabathabaithobeuee” y “Ye Uttuku Spells”. ¿Qué siginifican realmente? ¿En que te inspiraste a la hora de componerlos, especialmente en el apartado lírico?

“Nunbarshegunu” es la madre de Ninlil, también conocida como la vieja mujer de Nippur. Ella convence a su hija para que se case con Enlil para encantarle y así tener el control completo del inframundo. Enlil viola a Ninlil y esto da como resultado el nacimiento de Sin “el dios de la luna” siendo desterrado finalmente del inframundo. Una vez que esto ocurre, el equilibrio es finalmente recuperado entre Kurnugi y el cosmos.

“In The Name Of Auebothiabathabaithobeuee” es mi interpretación sobre el Señor de los Espíritus y el conjuro de Yebsu.

“Ye Uttuku Spells” representa el hechizo de un demonio que forma parte de las creencias y la mitología Siria y Sumeria. Había dos tipos de Uttuku: el alma de los muertos que no podía descansar hasta que apareciesen los espíritus demoníacos verdaderos que emanarían de la sangre de Ea. Uttuku también manifiesta un conjunto de imágenes horripilantes de hombres con cabezas de animal, uñas y cuernos que moran en huecos entre las rocas, cavernas y ruinas solitarias. Estos espíritus traen enfermedades, pensamientos criminales y el desastre sobre todo ser humano con el que tengan contacto.

Por cierto, según tengo entendido en este disco han colaborado un gran número de músicos, algo que no sorprende teniendo en cuenta que tú, Proscriptor, sueles colaborar en otros discos (se me ocurre ahora mismo lo último que sacó DESASTER). ¿Aportan estas colaboraciones un toque de variedad extra al disco?

Personalmente asigné partes concretas de cada tema a los vocalistas invitados, porque necesitaba diferentes voces además de la mía para representar a los diferentes narradores y personajes de las canciones. Esos vocalistas son: Mindwalker (THE FIRSTBORN), Nornagest (ENTHRONED) y Vorskaath (ZEMIAL). Mi ex-compañero de banda Ashmedi de MELECHESH contribuyó en la letra de tres de los temas del disco. Blasphemer (ex-MAYHEM/AVA INFERI) ejecutó los solos de guitarra en dos temas: “Girra´s Temple” y “Night Fire Canonization”, y debo decir que son gloriosos. Equitant (ex-ABSU/EQUIMANTHORN) programó y compuso la pieza instrumental final del disco, llamada “Twix Yesterday, The Day & The Morrow”. David Harbour (ex-KING DIAMOND) ejecutó un solo de sintetizador en “Our Earth Of Black” y Michael Harris ejecutó unos cuantos solos de guitarra excelentes en temas como “In The Name Of Auebothiabathabaithobeuee” y “Those Of The Void Will Re-Enter”. Todos los músicos, excluyendo los vocalistas, tuvieron libertad para escribir y grabar sus partes, yo simplemente asigné las áreas donde debían grabar. Por supuesto, hubo algunas tomas que fueron borradas y las que eran más apropiadas son las que al final acabaron en el disco.

En breve os vais a embarcar en una amplia gira para promocionar “Absu”. ¿Qué expectativas tienes acerca de ello? ¿Qué esperas del público ante los nuevos temas? ¿Os gusta girar y tocar en directo o lo consideráis una pesada carga difícil de compaginar con otras obligaciones?

Soy un gran fan de tocar en directo, pero era difícil para ABSU tocar en directo frecuentemente, especialmente durante los noventa. Una de las principales razones era debida a que nunca tuvimos una formación completa para el directo. Por supuesto, éramos un trío, pero era necesario tener un cuarto miembro para poder ejecutar correctamente los temas en las actuaciones. Intentamos durante incontables ocasiones encontrar a este cuarto miembro en la zona de Dallas, pero fue muy difícil debido a las influencias que tenían. La mayoría de los músicos en nuestra área estaban en bandas que seguían la línea de CANNIBAL CORPSE / INTERNAL BLEEDING o CRADLE OF FILTH / EMPEROR. Nos traían sin cuidado esas bandas, pero esas influencias no tenían nada que hacer en nuestro estilo. No podíamos encontrar ningún músico con el suficiente conocimiento de lo oculto y del contexto ancestral, por lo que encontrar un miembro para ABSU fue una lucha ardua. El tiempo pasó, y creo que llegó a ser descorazonador para Shaftiel y Equitant, lo cual fue la razón para que me dejaran en la sombra, aunque no les guardo rencor por ello. Durante este tiempo, nunca tuvimos peleas ni problemas personales entre nosotros, la banda simplemente estaba aparte de las actividades mundanas. Ahora soy más optimista que antes gracias a la nueva formación. Puede sonar irónica, pero tanto Shaftiel como Equitant me están apoyando mucho con lo que hago y se han convertido en muy buenos camaradas desde la ruptura.

EE.UU nunca se ha caracterizado por tener una escena Black muy desarrollada, ha habido bandas y las sigue habiendo, pero las bandas más conocidas de EE.UU están más encuadradas en el Death y el Thrash, dentro de los sonidos extremos. ¿Creéis que ABSU es la nota discordante en esta tradición? ¿Os consideráis escaparate de un estilo?

No considero que ABSU sea pionero de nada y menos del Black Metal en EE.UU, pero siempre diré que somos una de las primeras bandas en conformar una parte importante de la escena y en ser testigos de las revoluciones acaecidas tanto en el Black como en el Death. En EE.UU el movimiento Black empezó a finales de los ochenta y principios de los noventa con VON, NECROVORE y PROFANATICA. Luego vino ABSU. Se debe tener en cuenta que los primeros noventa proporcionaron un gran número de bandas espectaculares en este país como ORDER FROM CHAOS, SADISTIC INTENT, DIVINE EVE, GOREAPHOBIA, IMMOLATION, IMPETIGO, AUTOPSY, MYTHIC… y la lista sería interminable. Antes de que me marchara del grupo, ABSU se estaba convirtiendo en una banda de Death Metal oscuro. Cuando me uní al grupo en 1992 quería oscurecer el sonido no sólo musicalmente, sino también a nivel conceptual, centrado en el ocultismo y en la magia. No quería abandonar completamente la huella del Death Metal, por lo que la combinación entre Black y Death, con algún toque progresivo, que es lo que significa nuestra concepción de “Mythologial Occult Metal” se gestó en esa época. En 1993, cuando firmamos con Osmose, creí que fue una decisión muy sabia, ya que durante unos años este sello fue líder en el Black Metal y era excepcional que una banda como la nuestra pasara a formar parte de una pléyade de bandas como NECROMANTIA, IMMORTAL, MARDUK, ENSLAVED, IMPALED NAZARENE o MYSTIFIER.

¿Te vas a concentrar ahora sólo en ABSU o vas a mantener los proyectos paralelos en los que has estado envuelto?

He abandonado completamente todos los proyectos musicales subsidiarios y me concentraré sólo en ABSU.

Para terminar, si tuvieras que hablarle a un fan que recientemente a descubierto a ABSU sobre vuestros pasados trabajos, ¿cómo lo harías? ¿qué destacarías de vuestro pasado?

Dejando a un lado el nuevo disco, diría que nuestra mejor mezcla está en el disco debut, “Barathurm: V.I.T.R.I.O.L.” y eso que ese disco nos costó menos de 500 dólares el grabarlo. Te diría que nuestro segundo y tercer disco, “The Sun Of Tiphareth” y especialmente “The Third Storm Of Cythrául” no fueron grabados adecuadamente debido a la falta de ingenieros de sonido que tuvieran suficiente conocimiento de Black y Death Metal en la zona de Dallas. En otras palabras, es un riesgo trabajar con alguien que nunca a mezclado o trabajado con una banda extrema antes. Cuando grabamos el mini álbum “In The Eyes Of Ioldánach” y “Tara”, elegimos a Kol Marshall que tenía experiencia en grabación y mezcla con KING DIAMOND y MERCYFUL FATE y esas grabaciones capturaron mucho mejor el sonido que los precedentes. En cuanto al nuevo disco, nos hemos encargado de la mayoría de la grabación dejando a J.T. Longoria encargado de la mezcla final. Como suelo decir, estoy muy contento con el resultado y creo que este disco comparte bastantes similitudes con “Tara”.

Muchas gracias por tus respuestas Proscriptor. ¡Ahora es el momento de que digas todo lo que quieras a nuestros lectores!

Gracias por la entrevista y confiad en mi, no nos tomaremos otros ocho años en editar un nuevo disco, ¡os lo aseguro!

Entrevista efectuada por: Raúl Ureña 

Número de visitas: (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music