ARCH ENEMY “War Eternal”

ARCH ENEMY (swe) Album Cover ARCH ENEMY (swe)
War Eternal
Juanpa Pérez
Melodic Death Metal
Century Media
2014
CD
www.archenemy.net
7.5


1. Tempore Nihil Sanat (Prelude in F minor)
2. Never Forgive, Never Forget
3. War Eternal
4. As the Pages Burn
5. No More Regrets
6. You Will Know My Name
7. Graveyard of Dreams
8. Stolen Life
9. Time Is Black
10. On and On
11. Avalanche
12. Down to Nothing
13. Not Long for This World

“Tempore Nihil Sanat”: “el tiempo nada cura”, reza el título del primer corte de la nueva entrega de ARCH ENEMY, “War Eternal“; primer trabajo de estudio de los Halmstad tras la reciente y sorpresiva noticia de la salida de Angela Gossow del seno de la banda, tras catorce años como vocalista y seis discos de estudio al frente de la banda en su haber. Angela ha sido inmediatamente sustituida por la canadiense Alissa White-Gluz; chavala con tremenda presencia y gran versatilidad vocal, proveniente de THE AGONIST.

Me gustaría hacerme eco del título de este tema / intro para dar mi opinión acerca del particular, que personalmente veo como una cortina de humo para evitar hablar del principal lastre que venía arrastrando ARCH ENEMY desde hace años, y que no es otro que estar sometidos a los devaneos y vaivenes de uno de sus miembros clave: Cristopher Amott; fundador, guitarrista y compositor de la banda y, a la postre, hermano del otro fundador, guitarrista y compositor de la banda; Michael Amott (leyenda viva del Metal Extremo, que dejó su impronta en bandas como CARCASS o CARNAGE). El amigo Cristopher se ha dedicado en los últimos años a jugar a dejar y volver a la banda a su antojo, alegando que ya no estaba interesado por el Metal, y jodiendo entretanto a musicazos como Fredrik Åkesson, aparte de descentrar a la banda a nivel compositivo.

Como empezaba la crítica, “el tiempo nada cura”, y ARCH ENEMY han tenido que optar por cambiar radicalmente de tercio e incorporar en sus filas a un excepcional guitarrista, con las cosas muy claras: Nick Cordle de los virtuosos deathmetaleros yankis ARSIS, quien en “War Eternal” pone en práctica todo lo aprendido de su mentor y terror de las 6 cuerdas, James Malone, y que será uno de los elementos fundamentales para entender este nuevo disco.

En mi opinión, la salida de la Gossow, puede tener su tirón mediático, al igual que en su momento lo tuvo para ARCH ENEMY su entrada en la banda, al acercar al gran público el “fenómeno” de la vocalista gutural femenina; algo que ya venían haciendo desde el underground gente como Sabina Classen de HOLY MOSES y que, sin pretender quitarle mérito a Angela o a Alissa, en el caso de ARCH ENEMY creo que musicalmente nunca llegó a ser la gran baza de la banda (Johan Liiva sigue siendo para muchos la indiscutible voz de los suecos tras haber participado tan sólo en sus tres primeros discos…).

Divagaciones aparte, y centrándonos en lo que nos ofrecen musicalmente ARCH ENEMY en éste su décimo larga duración, hay que decir que “War Eternal” lo veo como un disco de transición. El grupo venía atravesando una época oscura compositivamente, con temas que habían caído en la más absoluta de las simplezas y en los que cada uno de los instrumentistas estaban completamente desaprovechados. En esta nueva entrega, vemos a unos ARCH ENEMY mucho más animados y con ganas de arriesgar y hacer cosas diferentes. Si no innovadoras, al menos diferentes a lo que venían haciendo, que se reducía a temas de sota, caballo y rey; de estrofa, puente, estribillo (repítase tres veces) con riffs machacones a lo JUDAS PRIEST y bien poquito de ese Death Metal de raíces Göteborg de sus inicios.

Tras la intro orquestal de rigor, la banda arranca a cepo con “Never Forgive, Never Forget“: un tema muy rápido con influencias de unos CHILDREN OF BODOM del “Hatebreeder” o unos primeros WINTERSUN: Blastbeats y riffs muy heavies, donde desde el primer momento la banda despliega un gran repertorio de guitarreo a dos voces, con tappings armonizados y solos hiperheavies a lo más puro ARSIS. Alissa es en todo momento muy fiel al estilo rasgados en tonos medios / agudos de su predecesora. Quizás un puntillo más agresiva y macarra en las ejecuciones, pero muy en la línea.

La homónima “War Eternal” es la elegida para protagonizar el single y primer videoclip del disco. Un tema que es puro ARCH ENEMY, tanto en las estrofas cabalgadas  y medios tiempos, como en los fraseos melódicos de los estribillos “andantes”, que ya son marca de la casa de los de Amott. Mucho y buen guitarreo con solos que coquetan con el Metal de corte neoclásico. Directa, pegadiza… en fin, un single en toda regla, incluyendo la típica subida de un tono en el último estribillo.

El siguiente corte, “As the Pages Burn” nos adentra en derroteros más modernetes,  tipo ALL THAT REMAINS o últimos IN FLAMES. El tema entra a piñón con una batería a base de tupatupas, arropada por riffs de armonías menores en las guitarras. Un estribillo muy pegadizo, con Alissa dejando alto el pabellón y un interludio central de punteos con guiños a las “Cuatro estaciones” de Vivaldi en el pre-estribillo, es lo que nos ofrecen los suecos en este tema.

Con “No More Regrets” volvemos a la tónica del melodeath que veíamos en el primer tema del disco: un arranque Heavy de bombos atresillados y arpegios de guitarra ascendentes a lo CHILDREN OF BODOM, NORTHER, KALMAH o incluso a los últimos INTESTINE BAALISM, abrirá la caja de los truenos para un tema de estribillos neoclásicos con varias pistas de guitarras desdoblándose en tappings y fraseos melódicos, en el que el peso lo llevarán las melodías de ambos hachas, que protagonizarán varios duelos de solos a lo largo del disco.

El primer tema con clara presencia orquestal seria “You Will Know My Name“: un gran medio tiempo que recupera el sonido marca de la casa de los suecos, en esos típicos punteos de transición con el pedal del wah-wah a medio recorrido, que van pisando las líneas vocales de Alissa. Poco a poco, van haciendo acto de presencia secciones de cuerda y viento que van apoyando los fraseos de las guitarras a base de spicattos y trémolos, hasta hacerse un todo con la base metálica de la banda.

Tras el breve respiro que nos proporciona el interludio instrumental “Graveyard of Dreams” llega “Stolen Life“; uno de los temás que menos aportan al conjunto y que va más en la línea de los últimos trabajos de la banda, con bases más lineales y riffs graves, a lo JUDAS PRIEST, en contraste con los clásicos estribillos donde entran en juego las guitarras dobladas agudas, tal como nos tenían acostumbrados en “Rise of the Tyrant” o “Khaos Legions“.

Time Is Black” es un gran tema donde vuelven a hacer acto de presencia los elementos orquestales, con una intro e interludio a base de clavicémbalos, arpas y tremolos de cuerdas. En este caso, Daniel Erlandsson nos regala un gran trabajo a los bombos y platos, acompañando los riffs de guitarra, algo que ya se venía echando de menos en los anteriores discos de la banda. El tema quizá llegue a saturar un tanto en cuanto a orquestaciones se refiere, pues el estribillo de cuerdas neoclásicas llega a cruzar la frontera entre unos últimos AVENGED SEVENFOLD a algo en plan Serrat o Juan Pardo… en fin, no me matéis, pero así lo veo, jajaja.

Vamos terminando, con “On and On“; un tema algo más oscuro, pero que tampoco resalta especialmente dentro del conjunto, y que da paso a “Avalanche“; un midtempo pesado y contundente, con algo electrónica y, de nuevo muchas orquestaciones, que introduce un nuevo elemento en el disco, que son las voces melódicas de Alissa. Si bien están parcialmente encubiertas en los estribillos, tiendo a pensar que con este tema están abriendo la puerta para el futuro de la banda. Por eso hablaba de disco de transición. El tiempo me dará o me quitará la razón, pero mucho me equivocaré si no nos encontramos con que este tema aparece como uno de los próximos singles del disco, con todo lo que ello implica.

Down to Nothing” pone el punto y final al disco: un tema agresivo que de nuevo mira al material más reciente de la banda, con guitarras saturadas y riffs potentes, donde destaca el buen curro de shredding de ambos guitarristas y riffs con ligados modernetes a lo LAMB OF GOD o SCAR SYMMETRY. El cierre oficial viene con un outro instrumental, sobre el que poco hay que decir, salvo que deja patente el sonidazo de batería del disco, en sus primeros breaks donde ésta suena sin más acompañamiento instrumental.

Temino ya, únicamente con unas breves pinceladas “técnicas”, para referirme a que el disco ha sido producido tanto por Daniel Erlandsson como por el nuevo guitarrista Nick Cordle, que han trabajado con el ingeniero Staffan Karlsson, que ya sonorizara la anterior entrega de la banda, “Khaos Legions“, y que en esta ocasión ha conseguido un sonido menos saturado, con gran brillo en las guitarras, que suenan más agudas y definidas (con cierto parecido a las producciones de los estudios Finnvox de finales de los 90). La mezcla y master han corrido a cargo de Jens Bogren en los fascination Street Studios, que ha terminado de dotar al disco del empaque Heavy y brillante que pedían las composiciones. El artwork es bastante acertado, con portada de Costin Chorieanu, que representa una grotesca alegoría a la maternidad, encapuchada y recibiendo regalos para su vástago de parte de unas figuras con cabeza de cerdo y rata, ataviadas con trajes y sotanas.

War Eternal” es, en resumen, un buen disco. No un discazo, pero sí necesario en la trayectoria de una banda que estaba musicalmente estancada y que venía sacando disco de compromiso. Espero que la nueva sangre de la banda traiga como resultado próximas entregas discográficas que no hagan sino mejorar los buenas maneras que ya se vislumbran en este disco. Como empecé diciendo, ARCH ENEMY no vienen a inventar nada ni tampoco a renegar de sus raíces y sonido propio, pero sí a enriquer su sonido con miles de influencias que hasta ahora habían dejado de lado y que no no les han sentado nada mal. Estaremos pendientes de sus novedades…

Número de visitas: (1101)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music