BLACKNING “Order of Chaos”

BLACKNING (bra) Album Cover BLACKNING (bra)
Order of Chaos
Again Kill
Thrash Metal
Hecatombe Records
2016
CD
facebook.com/blackningmetal
7


1. Thy Will Be Done
2. Terrorzone
3. Unleash Your Hell
4. Against All
5. Death Row
6. Silence of the Defeat
7. Devouring the Weak
8. Censored Season
9. Killing or Being Killed
10. Children of War (Overdose cover)
11. Thy Will be Done (Multimedia video)

Editado originalmente en 2014, “Order of Chaos” (Vingança Music), debut de los brasileños BLACKNING, acaba de ser reeditado por el sello español Hecatombe Records. Este trabajo de Thrash Metal enfocado hacia la vertiente clásica y con voz en rango medio tirando a grave (lejos de los chillones de turno) ha sido grabado y facturado en diversos estudios de Brasil.

Para empezar, este trío tiene algo interesante, y es su perfil sonoro, la suma de sus esencias. Con cierto velo Hardcore como impronta, no parecen querer imitar las producciones de nadie, a pesar de implicar una avalancha de influencias que va desde SEPULTURA a antiquísimos DESTRUCTION (y recientes) con KREATOR, tanto en alusiones directas como en mezclas curiosísimas, a veces no poco meritorias, y extrayendo gran partido al asunto. También espasmos a lo TESTAMENT, SLAYER, DARK ANGEL, en grooves, ritmos veloces y riffs más intrincados, o medios tiempos machacones en plan últimos SODOM.

Y todo lo que nos queramos imaginar, pero al menos ya sabemos por dónde no van los tiros. El disco combina muy bien los riffeos lineales sobre pocas notas en plan Cavalera/Kisser con los picantes y ácidos repiqueteos de Mike Sifringer o la mayor complejidad de Jeff Waters y Gary Holt, alternando diversas opciones con armonías y recursos en plan Hanneman/King, etc. Creo que este concepto de mezclar Thrash básico y potente con los asomos técnicos, sin pasarse pero bien conjugados, es óptimo para una banda así, por no caer en la simpleza o en la monotonía. En este sentido ha podido labrar un trabajo crudo y potente, con bastantes momentos muy bien aireados. Así que podría decirse que estamos ante un disco más que decente y tirando a bastante bueno, que a pesar de su escasa originalidad sí consigue llevarse el gato al agua mediante una frescura que ralla en lo terco, pero con una terquedad bien repartida que, de alguna forma, no huye de sus referencias principales, desplegándolas con buen hacer, en su mayoría.

La gran baza reside en el propio sonido de producción, lo suficientemente limpio como para no jugar al chapoteo, aunque incluya un viejo matiz cacharrero, seco y áspero, lejano a lo impoluto y aferrado a los últimos ochenta, haciendo honores a ese velo punkarra que no interfiere pero que sin embargo es relativamente palpable. Si BLACKNING, con el estilo que manejan, escogiesen el camino de querer sonar de forma cristalina y “agresiva”, verían peligrar su idiosincrasia de construcción musical, así de simple, visto desde un punto de vista totalmente subjetivo pero intentando expresarlo de la mejor manera posible ante la necesaria objetividad. Y ellos han sabido, por supuesto que mejor que yo (y que nadie), ponerlo en práctica.

Otra de las cosas positivas del disco es la labor de la guitarra solista, con ejecuciones muy bien elaboradas y situadas en lugares insospechados, en buena parte de las ocasiones. En este sentido, “Death Row” incluye un solo bastante inesperado y muy bien expuesto, resultando un track que puede aunar las jugadas de GOREFEST, SLAYER o DESTRUCTION, y al que al que con la citada sección solista dan una vuelta de tuerca total, relajando el pie del acelerador y coloreando antes de volver a enfermar hacia el Thrash/Death.

Igualmente sorprendente resulta el solo de “Devouring the Weak”, un track de enfocado temple ANNIHILATOR, FORBIDDEN, SEPULTURA que llega a alcanzar cotas lentas con el aura de SLAYER (“Season in the Abyss”), y precisamente es esa pequeña y oscura sección la escogida para rebanar el mástil a golpe de fraseos. Con estos juegos, logran dar la vuelta al momento y desdramatizar la música, restando tensión y relajando la cuerda pero hilando muy óptimo y fino.

Censored Season” hibridiza cierto sonido Bay Area con el ligero toque Crust/Thrash/Punk (entre ANTHRAX, DEATH ANGEL, OVERKILL y unos EXODUS cuyo típico riffeo lineal se trastoca de manera bastante marcada y re-groovedireccionada), pero metiéndose también en terrenos opuestos en los que el toque atresillado a lo viejos JUDAS/SABBATH se lleva la palma. Otro buen track es “Silence of the Defeat”, iniciado a través de un riff cíclico y semienrevesado en plan penúltimos EXODUS, para pasar a atacar en plan “Beneath the Remains”/”Arise”, entre otros detalles.

En la cara opuesta del asunto, temas como “Against All” (mix de sabores con un solo no demasiado inspirado) o el estribillero “Unleash your Hell” resultan más monótonos o faltos de chispa en algunas secciones, además de recordarme demasiado a combinaciones de otras bandas. El tramo solista y las bases correspondientes de este último track parecen salir del “Infernal Overkill”, mezclado con el primer “Garage Days…” de METALLICA, directamente. No mantienen la suficiente convicción como para pasar estos detalles por alto o valorarlos de forma más positiva, o al menos no consigo sacarme de la cabeza esta sensación. Unas cosas y otras hacen restar puntos, aunque ni mucho menos es algo grave… pero sí contrasta de forma clara con sus momentos verdaderamente punteros y a fuego puro.

Destaco los cortes “Thy Will be Done” y Terrorzone” por dar la cara y mantener el tipo con la impronta seminal de BLACKNING, abriendo el disco como cañonazos de buena interpretación e intensidad, tanto en su simpleza como en sus ambientes, estribillos o incluso enrevesamientos, aunque ambos llaman a la puerta de casi todo lo citado en el segundo párrafo. Y por último, la especial, sencilla y casi y unidireccional “Children of War”, cuya letra y música pertenecen a Fernando Pazzini y Cláudio David, componentes de los extintos OVERDOSE. Un cover simple pero sentido y crudo, con un solo que retrotrae a “Kill ‘Em All”, y cuyos posteriores efectos finales, a modo de goteo resonante, confieren gracia especial.

El trabajo contiene una pista multimedia con el primer videoclip oficial de “Order of Chaos”, el citado “Thy Will be Done”. Creo que es un buen corte sepulturero/exodus-testamentero, por tramos, corrosivo y muy adecuado para mostrar la vena de este combo en varias de sus facetas. La portada me ha gustado mucho, mantiene un encanto desolador y extiende la escena hacia la contraportada; excelente broche visual para un disco candente y que a través de su nueva edición ofrece una gran excusa para poder saborearse. Este nuevo lanzamiento (HEC 076) actúa como perfecta antesala para el nuevo material que la banda está facturando, cuya edición está prevista para el presente 2016.

Número de visitas: (161)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music