CANKER “Physical”

CANKER (spa) Album Cover CANKER (spa)
Physical
Juanpa Pérez
Death Metal
Xtreem Music
2014
2-CD
www.facebook.com/canker.granada
7.5


- CD 1 -
01. Intro
02. Inquisition
03. Opus Death
04. Obliteration
05. Big Shit
06. Canker
07. Dark Destiny
08. Torture
09. Physical
- CD 2 -
01. Evil Attack [Demo '91]
02. Torture [Demo '91]
03. Opus Death [Demo '91]
04. Hardcore [Demo '91]
05. Physical [Demo '91]
06. In my Brain [Demo '90]
07. To Die [Demo '90]
08. Torture [Demo '90]
09. Hardcore [Demo '90]
10. Evil Attack [Demo '90]
11. Physical [Demo '90]

20 años han pasado ya desde que viera la luz “Physical”, primer trabajo discográfico de los deathmetaleros granadinos CANKER, tras la publicación de un par de prometedoras demos en 1990 (cuando aún funcionaban bajo el nombre de POST MORTEM) y 1991. Xtreem Music ha rescatado las tres grabaciones para reeditarlas en formato de 2CD para conmemorar el vigésimo aniversario de un disco que, en su momento, supuso un soplo de aire fresco en el panorama del Metal nacional de la época.

En “PhysicalCANKER desarrollan un Death Metal técnico y enrevesado, que recuerda fundamentalmente al grupo DEATH y, en menor medida, a CYNIC o ATHEIST, puesto que al contrario de sus coetáneos gallegos (también reeditados por Xtreem Music) ABSORBED, más centrados en las melodías de guitarra y los medios tiempos, CANKER estaban fuertemente influenciados por el Thrash Metal, lo que redunda en  temas más rápidos y furiosos. Quizá la propuesta de CANKER fue demasiado rompedora y no fácilmente asimilable por oídos profanos a la materia en aquel momento. Vuelta a vuelta de tuerca, sus composiciones estaban llenas de abruptos cambios de ritmo y estructuras  impredecibles y caóticas (véase como ejemplo los mil cambios que experimenta sólo durante su primer minuto y medio el tema “Torture”, una auténtica locura de pasajes acústicos, blastbeats, galopadas…). Aún pese a lo arriesgado y anticomercial de su propuesta, “Physical” funcionó más que bien y fue acompañado de una excelsa actividad en directo, aunque posteriormente la suerte no estuviera del lado de la banda.

El álbum contó con unos medios humanos envidiables, con Colin Richardson que se trasladó a Madrid para ponerse a los mandos de la grabación y Tomas Skogsberg que se ocupó de la producción en los Sunlight Studios de Estocolmo;  esto marcó la diferencia de calidad sonora con otras grabaciones nacionales de la época, consiguiendo imprimirle al álbum un sonido de guitarras brillante y afilado, así como una contundente pegada de bajo (que tiene especialmente sus momentos de lucimiento en temas como “Opus Death” y “Obliteration”, donde suena de cojones). El tratamiento de voces crea un aura jodidamente diabólica, con la sensación de que el audio siempre va al límite, a punto de quebrarse por tanta tralla, como en los estribillos de “Dark Destiny” donde Miguel va al límite con sus cuerdas vocales. La batería quizá se queda algo baja en la mezcla en comparación con el resto, y es una pena porque el sonido es real y definido.

Como ya anticipaba, el elemento común de los temas es la variedad de registros dentro de la agresividad y la melodía. En un mismo tema podemos encontrarnos riffs rápidos e incisivos con voces agudas que contrastan con partes rítmicas lentas y machaconas con voces profundas, como en el caso de la inicial “Inquisition”. Por cierto que, este tipo de voces más graves y oscuras, que les quedan realmente bien, son las que menos se dejan oír en el disco, pues Miguel parece encontrarse más cómodo tirando de garganta para cantar en tonos medios / altos mucho más agresivos.

Lo mejor del disco para mí son los solos de guitarras, muy técnicos, rapidísimos y con ejecución fluida y solvente. El rollo que llevan me recuerda a TESTAMENT y a los primeros trabajos de METALLICA; ya os podéis hacer una idea: carreras incesantes por la parte alta del mástil por parte de ambos guitarristas. Cojonudos los solos de “Dark Destiny” y los del tema que da título al álbum, “Physical”, que es un toda una locura con mogollón de pasajes instrumentales, cambios de ritmo y compás y mucha versatilidad, con partes thrashers que se funden con interludios acústicos de corte jazzero. Junto con la anterior, destacaría también el tema “Big Shit”, que es un ejemplo de composición desconcertante, pero efectiva, pues lo que comienza con la apariencia de ser todo un single thrasher, con riffs muy agresivos y un estribillo machacón, termina derivando en una debacle deathmetalera a base de blastbeats y guitarras en trémolo, que bien puede recordar a MORBID ANGEL o MALEVOLENT CREATION.

Personalmente, lo que más me cuesta del disco, más que la complejidad de la estructura de los temas, es cogerle el ritmo a unas composiciones que se me antojan algo descompensadas en cuanto a la poca cantidad de partes cantadas en comparación con el excelso material instrumental de todos los temas. Con decir que hay temas en que la voz tarda más de 3 minutos en hacer acto de presencia, os hacéis una idea de por dónde van los tiros, jajaja.

No querría acabar la crónica sin referirme a los “extras” que ya anticipaba al principio de la reseña, como son la inclusión de la demo de 1991, con un sonido realmente bueno y la hasta ahora inédita demo de 1990, algo más de andar por casa. En ambas podemos encontrarnos con versiones más primitivas de gran parte de los temas de “Physical“, así como algunos de ellos que no llegaron a entrar en el álbum. Ya desde el principio se apreciaban las buenas maneras de CANKER como instrumentistas y no somos pocos los frikis a los que nos mola escuchar dos o tres versiones diferentes de un mismo tema y ver cómo ha ido progresando desde la idea inicial en el local hasta un disco grabado por uno de los más grandes productores de la época. En fin, para oídos inquietos, aquí hallaréis una buena ración de Historia del Metal Extremo español, que volver a degustar 20 años después. Bon appetit!

Número de visitas: (404)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music