CHURCH OF MISERY “And Then There Were None…”

CHURCH OF MISERY (jap) Album Cover CHURCH OF MISERY (jap)
And Then There Were None...
Iñaki Albuerne
Doom/Stoner Metal
Rise Above Records
2016
CD
www.facebook.com/churchofmiserydoom
9


1. The Hell Benders (The Bender Family)
2. Make Them Die Slowly (John George Haigh)
3, Doctor Death ( Harold Shipman )
4. River Demon ( Arthur Shawcross)
5. Confessions of an Embittered Soul ( Leonarda Cianciulli)
6. Suicide Journey (Heaven's Gate Cult)
7. Murderfreak Blues (Tommy Lynn Sells)

Me entró una gran alegría cuando me enteré de que la formación Japonesa CHURCH OF MISERY editaba nuevo álbum este año 2016, ya que su anterior “Thy Kingdom Scum” me había gustado mucho, así como todo su material anterior por supuesto, y tenía ansias de más ritmos psicodélicos y psicotrópicos por parte de esta banda formada en el país nipón.

A día de hoy solo formada allí, porque de miembros japoneses para este álbum en cuestión solo queda Tatsu Mikami, bajista y fundador de la banda hace casi veinte años. Sí,  así es, un único miembro original, pero los sustitutos son de una calidad fuera de toda duda, así que empiezo a nombrar, espero que no se me escape nada o al menos lo más importante.

A la voz ahora tenemos a Scott Carlson, de la legendaria banda Estadounidense de Grindcore REPULSION, aunque también tiene en su historial a bandas como DEATH, CATHEDRAL o DEATH BREATH. Erik Little de las bandas Doomsters de Maryland INTERNAL VOID y EARTHRIDE. Y para finalizar en cuestión de nuevas incorporaciones, Dave Szulkin que viene de formaciones también Doomsters como THE DISEASE CONCEPT y BLOOD FARMERS.

Creo que con todo eso que acabo de nombrar, si ya anteriormente sobraban explicaciones para referirse a la banda positivamente, ahora considero que las justificaciones sobran aún más. Como es costumbre en ellos y desde sus comienzos, nos vienen con sus sinuosos ritmos setenteros con la contundencia que puede tener el Doom Metal más clásico de raíces Black Sabbathianas o la  psicodelia Stoner que nos puedan proporcionar bandas del calibre de TROUBLE o SLEEP, pero digamos que en una versión más salvaje de esas bandas.

El cambio de cantante ha sido una de las cosas que más se ha notado destacablemente en la formación, mientras anteriormente era una voz que no sobresalía dentro del estilo, ya que era bastante estándar, ahora suena de una manera mucho más personal, se nota de que formaciones procede Scott Carlson, pues se escucha podre y corrosiva, pero acoplada a este género, y el resultado me ha encantado, esos ritmos puramente CHURCH OF MISERY con esa garganta echando gargajos y expectorando cada palabra ¡queda fenomenal¡

Sus agradables temas a tratar son sobre asesinos en serie o tragedias sanguinolentas a través de la historia, hechas por gente perturbada. En “And Then There Were None…” le toca el turno a unos cuantos nuevos casos enfermizos.

Por nombrar alguno que otro, en el tema “The Hell Benders”  hablan de la familia Bender, familia de origen Alemán que emigró a Estados Unidos, y allí montaron un negocio de curandería y espiritismo, donde iban los más ricos de Kansas, y en el momento que se disponían a contactar con el más allá, por la espalda los mataban a martillazos, para después degollarlos, había que asegurarse que estaban muertos, que si no…

Doctor Death” quizás hable de uno de los casos más recientes dentro del álbum sobre un asesino en serie, trata sobre el famoso en su día Harold Shipman, el medico británico acusado de matar a más de doscientos de sus pacientes, y es aun a día de hoy conocido como uno de los peores psicópatas de la historia moderna.

Y por último pondré como ejemplo a Leonarda Cianciulli protagonista para el tema “Confessions of an Embittered Soul“, una señorita muy agradable que con los cadáveres de sus víctimas se dedicaba a hacer jabón o… ¡galletitas para tomar el té! un amor de persona vamos.

Como veis la temática se sale por todos lados de la común que suelen utilizar en el Stoner Doom, más propia aquí de grupos de Brutal Death Metal o Goregrind, pero que queréis que os diga, a mí me encanta y me apasiona los asuntos que tratan en sus letras.

La música sigue su línea, ambientes sacados de los años setenta más negros pero metalizados, por eso de la parte que tienen Doom Metalera, aunque sea de su vertiente clásica. Esa faceta es la que pone todo el peso de la banda, que suenen tan compactos es por la parte que le toca a su naturaleza Doomster, porque esa es la base de la formacion desde siempre. Ya que el carácter es puramente Stoner, la manera de tratar las composiciones, los arreglos y los ritmos que inundan tus oídos son sencillamente eso, Stoner, pero desalmado y sanguinario.

Entre la nueva formación y los temas que componen esta obra, han hecho que se convierta posiblemente en uno de mis trabajos preferidos de CHURCH OF MISERY, y seguramente según le vaya dando más escuchas se convierta en mi álbum predilecto de esta banda originaria de Japón.

De lo que se va publicando durante este año, es de lo que más me tengo escuchado. Si queréis algo que sea más potente que el Stoner convencional y algo más movidito y “alegre” que el Doom Metal habitual,  os doy la invitación para que escuchéis “And Then There Were None…” de CHURCH OF MISERY, de las victimas ocasionadas por ello no me hago responsable, avisados quedáis.

Número de visitas: (280)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music