DEHUMAN «Graveyard of Eden»

Tres años hace ya desde que escuché un tema suelto de una banda belga de la cual no había escuchado nada en la vida y que hizo que me hiciera con su álbum, el cual me hizo pensar en el potencial tan jodidamente grande que mostraban por aquel entonces. El álbum era “Black Throne Of All Creation” y la banda la que nos ocupa, DEHUMAN. Entre miedo y unas ganas terribles de escuchar su nuevo material me dispongo a castigar mis tímpanos con una ración de decibelios a volumen poco prudente cortesía de su nuevo álbum “Graveyard of Eden”. Mis miedos se vieron frustrados y mis esperanzas satisfechas.

Lo que esperaba de ellos después de un álbum con tanto potencial, pero a la vez con tanto rango de mejora y un horizonte aun lejano (afortunadamente) era que maduraran su estilo, su técnica y su capacidad compositiva, de hecho después de escuchar este trabajo espero que lo sigan haciendo en el próximo. Puedo certificar que DEHUMAN han editado un álbum mucho más complejo, maduro y enriquecido en todos los aspectos de su música. Los temas son más complicados pero no menos accesibles, tienen continuos cambios de ritmo y riffs muy técnicos, pero no han perdido la pegada y ese punch directo a los morros, siguen siendo temas que te quedan grabados en el cortex cerebral y que invitan a volver a escucharlos una y otra vez. Técnicamente como ya dije, demuestran una gran madurez respecto a su anterior trabajo; Hay una presencia mucho más pronunciada de solos de guitarra ejecutados realmente bien sin llegar al virtuosismo narcisista, los riffs son en gran parte más técnicos y variados, perfectamente enlazados entre sí pese a los cambios de tiempo entre ellos. El sonido ha mejorado, la producción es mucho más acertada, siguen sonando muy brutales con la nitidez justa para no hacer de esto un disco sobre producido. Aunque quizás hecho un poco de menos el sonido algo más cafre del “Black Throne Of All Creation”. A lo largo de ocho cortes ritmos pesados, medios tiempos con el clásico “tupa tupa” y blast beats se dan la mano dando lugar a una obra de sobresaliente factura. Desde el disparo inicial de “Sepulcher Of Malevolence” a el final devastador de “Goddess Of Sins” es un continuo de intensidad, mala leche, furia incontrolada y técnica exquisita. A destacar especialmente “Temple Of Lust And Fire” y “Obedience To Pestilence”, cumbres de un trabajo ya de por sí sobresaliente.

Resumiendo, Death Metal técnico, con ligeros tintes progresivos, brutal, intenso, con riffs espectaculares y sonido a gran altura. Creo que no me equivoco si digo que este disco va a estar entre mis diez mejores cuando hagamos nuestro Top 10 a final de año. Recomendadísimo, sin lugar a dudas.

Número de visitas: (495)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music