DELUSIONAL PARASITOSIS «Ingurgitating Intestinal Rot»

El sello New Standard Elite mantiene su cruzada pro Brutal Death, con lanzamientos de supuestas bandas o actos “First Class”, tanto de grupos ya rodados y de nivel evidente como de bandas más recientes que buscan el impulso definitivo y que deberían implicar calidad probada. Algo verían en la agrupación que nos ocupa, pues su apuesta hacia ella ha sido firme como pocas, pero las piedras en el zapato pueden entrar incluso en la bota de combate más lustrosa. El brillante betún no tapa las rozaduras, solo las disimula.

DELUSIONAL PARASITOSIS es un proyecto compuesto por miembros de Alemania y Estados Unidos. Su material seminal, predecesor del presente lanzamiento, consiste en un CD editado por Inherited Suffering Records, bajo el título “Demo 2013” y con un solo corte: “Gluttonous Consumption of Prenatal Malformation”. La construcción de esta noble frase, así como su formato pentasílabo, evidencia que la idea podría beber directamente del debut de CEPHALOTRIPSY.

Tras trabajar sobre nuevas canciones, todo estaba preparado para lanzar su disco debut. Por desacuerdos entre banda y sello, el compromiso con ISR fue disuelto, surgiendo la posibilidad de editar bajo la citada etiqueta New Standard Elite. Además de apostar por los nuevos temas y antes de darles salida, “Demo 2013” es reeditado en CD, a modo de simple rescate que, al mismo tiempo, enfatiza la ruptura con el sello anterior. Un capricho lícito, no habitual pero posiblemente debido al carácter específico del material, track que implica toda una declaración de intenciones. Posterior y finalmente, el debut pudo ver la luz en 2014: “Ingurgitating Intestinal Rot”.

El disco se nutre de cinco canciones a las que se han añadido dos cortes en modo Bonus, con sonido mucho más casero. Para justificar este relleno, el material debería de ser lo suficientemente llamativo o mantener un mínimo de calidad, y de hecho, no está mal del todo. Ambas canciones podrán sonar todo lo Brutal Death que uno quiera, más técnicas o menos, aunque es evidente que producen un cambio demasiado brusco, sin más, difuminando el grueso del trabajo en un simple y desesperado intento por ofrecer minutaje. Pero lo peor no es eso… de las cinco canciones, una de ellas es la misma que editaron y reeditaron en “Demo 2013”, a través de otra versión, regrabada, brutalmente inhumana, que constituye toda una lucha de egos y timbres por parte de su vocalista. ¿Quieres caldo? Pues toma tres tazas. A priori, el acabado resulta un poco irregular, por los diferentes tipos de producción y una curiosa manera de integrar el propio repertorio y los estilos. Algo un poco extraño, para un sello que ha editado los últimos trabajos de GORGASM o DISENTOMB.

Respecto al sonido de los nuevos tracks, tampoco puede decirse que sea una maravilla, aunque cuenta con momentos bastante aceptables. Es más, cumple con ciertas normas casi obligadas en ciertos ámbitos Slam: confusión, mogollones de mugre similares a salpicaduras decibélicas o una grotesca voz cuyos efluvios podrían ponernos ante un serio dilema ¿Están proyectados por una garganta humana o derivan de la ecografía sónica de un intestino en gravísimo proceso diarreico e imparable emulsión? Y en esto son consecuentes con el título del disco, dadas las vívidas sensaciones que emulan desagües engullendo buenas raciones de líquido cenagoso, o viajes astrales por los inexplicables e ignotos designios de malolientes inodoros. Incluso malvados pitidos, muy  posiblemente emitidos por pollitos modificados genéticamente, pero también prolongados Brrrrrrrrrr o Glllllllllllllll que de vez en cuando apoyan el discurso de James Shuster (SCATORGY). Todo vale, hasta el punto de tener la plena sensación de que manadas de lobos, osos y jabalíes pelean entre sí. No lo hace nada mal, hay variados registros y la jungla cacofónica está asegurada, pero este pastel no es para cualquier estómago.

Por no hablar la caja, que en las secciones de corte blasting puede simular a una cazuela cayendo sobre el suelo de la cocina y girando como una peonza, llegando al punto de sonar como si se cogiese un palo e hiciésemos percusión sobre dicho e imprescindible instrumento culinario en el interior de un gran túnel. Y de esto, en el disco hay bastante.

Lo bueno del trabajo es que también contiene momentos potentes y efectivos, sobre todo cuando trabajan en medios tiempos o velocidades moderadas, definiendo mucho mejor los riffs e ideas rítmicas, incluso en la batería se establece un balance bastante pasable. Es entonces cuando las cuerdas muerden como sierras, el bajo sobresale y ruge como un tractor, los bombos y las cajas avanzan a paso comedido pero pudiendo llegar a proyectar decenas de disparos por segundo… nada que no esté más trillado que una cinta de La Ramona en el loro de un Simca 1200 y en plena España setentera. Sin duda, la bestial voz se erige en total protagonista: sus melodías balbucean por diferentes registros que la mayoría de las veces actúan como una infructuosa búsqueda ante el dial radiofónico, escupiendo y emanando brutales delicias para los fieles amantes de tales barrabasadas lírico-onomatopéyicas. Una tortura impasible, sin fisuras y a placer.

Estamos ante un compendio flojo, que sigue la estela de algunas bandas de actualidad y cuenta con momentos pasables o decentes y al mismo tiempo bastante ruido, en sentido literal. Lo que está claro es que está hecho aposta, evidenciándose que disfrutan con esta onda y que en la brutalidad vale casi todo, desde tralla desmedida de simpleza abismal a los cortantes grooves del estilo, sin poder destacar nada en concreto, ni originalidad ni especial calidad. Salvo algunos pasajes de los nuevos cortes, el material extra se lleva la palma, por su crudeza y por el propio estilo compositivo, a pesar del aspecto maquetero. Aún así, podría apostar algo a que “Ingurgitating Intestinal Rot” resultará un disco demencial, cachondo e ideal para los más acérrimos fanáticos de estas lides.

Número de visitas: (402)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music