DISFIGURING THE GODDESS “Deprive/Black Earth Child”

DISFIGURING THE GODDESS (usa) Album Cover DISFIGURING THE GODDESS (usa)
Deprive/Black Earth Child
Raúl del Amo
Independiente
2013
CD
https://www.facebook.com/disfiguringthegoddess
7.5

Formados originalmente en formato trío, allá por finales de la década pasada DISFIGURING THE GODDESS se convertirían en “one-man band” por obra y gracia del omnipresente Cameron “Big Chocolate” Argon, poco tiempo después de formarse como proyecto. Con él a las riendas, la banda unipersonal afincada actualmente en Washington hasta la fecha había editado un total de dos discos de estudio: “Circle of Nine” y “Sleeper”, este último fechado en 2012. Con numerosos proyectos siempre entre manos, “Big Chocolate” prometía para el pasado 2013 la edición de un nuevo trabajo de estudio para DISFIGURING THE GODDESS, un disco que se llamaría “Deprive” y que vería la luz a finales de 2013. El 10 de Diciembre concretamente. Pero cuál fue nuestra sorpresa cuando, llegada la semana de lanzamiento del álbum, el multinstrumentista americano nos sorprendía anunciándonos que finalmente el lanzamiento sería doble y que, junto a “Deprive”, vería la luz un segundo trabajo, titulado “Black Earth Child”. Tan solo imaginen si cualquiera de las vacas sagradas de cualquier estilo de buenas a primeras decidiera “regalarnos” por sorpresa un segundo lanzamiento no anunciado previamente. Impensable. Pues esto es lo que han hecho DISFIGURING THE GODDESS, y lo que analizamos hoy en XM.

Para los que desconozcan el proyecto de “Big Chocolate” (ex ABOMINABLE PUTRIDITY, ex BURNING THE MASSES, ex MISERICORDIAM), DISFIGURING THE MASSES es un proyecto encuadrable en un estilo Brutal Death Metal de corte técnico (a ratos) y aderezado con pinceladas Djent aquí y allí. Actualmente como se ha comentado el 100% de lo que oímos es obra del propio Cameron, aunque como ya ha demostrado en sus mencionadas ex bandas, lo suyo realmente es el plano vocal. Es precisamente “Deprive” y “Black Earth Child” un auténtico muestrario maestro de un amplísimo espectro vocal dentro del metal extremo, con predominio de los growls estilo Brutal Death pero con guiños puntuales a otros estilos como el Grindcore, como ocurre en “The Pathway to Everlasting Nothingless”, tema que abre “Depravity”. Destaca menos sin embargo en la realización y grabación de otros instrumentos como los que conforman la base rítmica. La batería, sin restarle brutalidad y contundencia, se nos sigue antojando artificial en exceso, algo de lo que ya pecaba en grabaciones anteriores y es que, no todo podían ser rosas, es pre-grabada. Para las guitarras, nuevamente se han abusado de afinaciones gravísimas, y compaginado con riffeos que nos recuerdan en ocasiones al Death Metal estadounidense más ochentero como en la que da nombre a “Deprive”, y en ocasiones incluso a lo que sería una versión embrutecida del Industrial Metal, caso de cortes como “All That is Flesh”, de “Black Earth Child”.

Si hablamos de ambos lanzamientos de una forma global y conjunta y no por separado es precisamente porque es evidente en exceso que pertenecen a un mismo proceso de grabación y no arrojan suficiente elementos diferenciadores como para hablar por separado de ambos sin caer una y otra vez en repeticiones. DISFIGURING THE GODDESS es un proyecto que desde sus inicios se ha concebido con discos cuya duración siempre ha estado entre los 20-30 minutos, con entre 7 y 10 temas en total. Según afirmó el propio “Big Chocolate” en una entrevista, cuando concluyó el proceso de creación de “Deprive” sintió que no se había vaciado del todo. Fue entonces cuando sintió la necesidad de crear un segundo trabajo, este “Black Earth Child”, cosa que hizo en solo cuatro semanas. Pero es solo por esto, por la idiosincrasia del propio proyecto, por lo que estamos hablando de dos discos por separado, y no de uno solo con 14 temas y cerca de 50 minutos de duración – que por otra parte podría habérsenos hecho excesivamente pesado.

Como decimos en lo musical los elementos que caracterizan a “Deprive” y a “Black Earth Child” son los mismos. Temas cortitos, muy variados en cuanto a tempo, originales, concisos y en los que impera el Brutal Death Metal grave y visceral que concibe el bueno de Cameron, y para el que no escatima en tecnicismos (sobre todo a las guitarras). Buenos riffeos puntuales, pero protagonismo absoluto primero de las voces y segundo de una monstruosa base rítmica, como comentábamos antes en la que quizá se peca de artificialidad. Curiosos arreglos aquí y allí de teclados que evocan melodías de videojuegos antiguos, o voces y teclados espectrales que inspiran entornos sombríos y húmedos, ideales para el desarrollo de temáticas que hablan nuevamente de terror cósmico, deidades o sacrificios. Un doble lanzamiento de calidad que disfrutarán los amantes del Brutal Death Metal abiertos a nuevas ideas.

Número de visitas: (254)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music