El Metal con el paso de los años

Download PDF

metal_08¿Quién no recuerda con cierta nostalgia aquella época en la que se embarcó en esto del METAL? Imaginaos un chaval de 12 años, en pleno 8º de E.G.B (algo que supongo que algunos de vosotros no sabéis ni que existía, ja ja ja) y se encuentra un día con un par de cassettes de AC/DC y empieza a alucinar como un loco, sobretodo al darse cuenta que algunos de sus colegas de clase también se han visto infectados por esa rara enfermedad.

metal_02Empiezan a pasar los días, incluso los meses y se da cuenta que dicha enfermedad todavía continúa a su lado, y que sin darse cuenta, empieza a vivir una etapa diferente en su vida, algo que desconocía totalmente. Empiezan las tertulias con el resto de colegas, intercambio de cintas, tejanos elásticos, chupa de cuero, bambas de bota, chaleco tejano con el típico parche de espalda, y…… las geniales tachuelas. Cuando quieres darte cuenta, ves que esto no es una moda pasajera, ni siquiera un breve impacto, simplemente que empiezas una nueva forma de vivir, ¡EL METAL!

Pero bueno, no todo era algo alucinante, ya que había que pagar cierto peaje, sobretodo con los “malos”, ya que ir paseando por la calle con tu “pintaza” y tus greñas, era algo mal visto, un personaje non grato, y esto conlleva el verte parado en una acera, con un par de tipos pidiéndote el carnet de identidad, la gente casi huyendo de ti, sentado sólo en el autobús, ser el primero atendido en una tienda, para que te fueras pronto y no dieras mala imagen, ja ja ja, y yo me parto, es que la peña se cagaba viva, por favor, ¿qué diferencias había entre uno así y uno trajeado?, vamos no seamos ignorantes.

metal_01Va pasando el tiempo, y empiezas a pasar de todas estas paridas y te centras en lo que de verdad importa, la música, esa gran razón que tienes para vivir la vida de otra forma totalmente diferente de antes de haberla conocido. Al hacerte más mayor, tu nivel adquisitivo crece, y puedes empezar a asomarte al “vinilo”, aquel disco negro con sus geniales surcos que te da ese subidón tremendo al ponerlo en el tocadiscos y empezar a escuchar ese genial ruido de fondo “crujiente” que te hace sentirte el tío con más suerte del mundo.

Tras adquirir una buena colección de estos geniales objetos, les da por innovar y aparece el CD, un disco con un tamaño mucho más pequeño, a caballo entre un cassette y un 7 pulgadas. La gran diferencia entre uno y otro formato, es que pasamos de tener algo totalmente analógico para tener en las manos un producto digital, con una muy buena calidad de sonido, pero tampoco nos engañemos, no tenía el mismo “feeling”.

metal_03Sigamos con otras historias. Te vas dando cuenta que aquella movida que inicialmente te arrolló totalmente, se va diluyendo y van asomando nuevas vertientes musicales, con una postura mucho más agresiva, musicalmente hablando, claro. Y sin bajarte de un tren, te montas en otro, y le das espacio a tu corazón a nuevas historias que enrriquecen más tu cultura musical.

Pero por otro lado, vas viendo que tus colegas aquellos de toda la vida, de la infancia, del colegio, etc… que alucinaban contigo con aquella historia, ahora se han ido por las ramas, incluso despotricando de aquella época y maldiciendo aquella preciada música que tantos buenos momentos te hicieron pasar junto a ellos. Sin embargo, en lugar de decir, ¿qué hago yo aquí con esto?, te quedas indiferente y continúas con la misma pasión, con algo que se ha convertido indispensable para vivir.

metal_05Todo va cambiando a velocidades vertiginosas, y casi sin darte cuenta, ves que todo aquello por lo que te merecía la pena ser, digamos, “diferente” empieza a desmoronarse a pasos agigantados. Empiezan a surgir modas que rodean al METAL y a llevarlo a terrenos insospechados anteriormente, algo que desagrada enormemente a todos los puristas. Muchos metaleros están más pendientes de su vestimenta, que de lo que de verdad importa, la música, dejándola muchas veces en segundo plano.

metal_06¿Y qué se puede decir de cuando empiezan a surgir las nuevas tendencias?, es decir, internet y todo lo que rodea a la red. Empiezan las descargas de discos, los foros, grupos mediáticos, etc, haciendo más que nada que a parte de que algunas veces puedan ser herramientas muy importantes, otras no hacen más que alejar a la parroquia metalera cada vez más, perdiendo el trato directo, por el de unas teclas y una pantalla, algo triste la verdad. ¿Cómo nos íbamos a imaginar en nuestros inicios cuando nos juntábamos con una revista especializada en esta música, compartida por 10 personas, la cual daba un juego tremendo entre unos y otros, soltando comentarios a veces acertados y otras desorbitados, que íbamos a acabar hablando más a través de una máquina que viéndonos la cara?

Y no digamos de los conciertos. Aquellos eventos que te ponían la piel de gallina, cuando estabas en el gran estadio, sala, pub o lo que fuera, y se apagaban las luces, y te entraba aquel nerviosismo que se traducía en plena adrenalina cuando escuchabas los primeros acordes del tema que habría el evento. Ahora ves, como todo aquello, no es que se haya perdido, pero se hace cada vez más difícil, por falta de dinero, tiempo, y diversas cuestiones.

Pero claro, como ya he comentado anteriormente, cuando te vas haciendo mayor y dispones de tu propio capital, te puedes permitir algunas de aquellas cosas que antes eran impensables, pero muchas veces, ya no te proporcionan aquella gran satisfacción que te daba el abrir un vinilo cuando te había costado el ahorrar la semanada (el que la tenía claro) de tres meses para poder hacerte con él.

metal_07Quizás el METAL se ha visto abordado por el frikysmo (con todos mis respetos a los frikys por supuesto), algo que muchas veces no he entendido, ya que el merchandising de una banda, es muy importante para ésta, ya que le proporciona algo de dinero extra para poder afrontar los diversos gastos que supone el grabar un álbum y poder realizar una serie de conciertos. Hasta ahí bien, pero bueno, quien no se acuerda de cierta revista metalera cuando sacaba unos álbumes con pegatinas, sí habéis oído bien, con pegatinas, ¿pero qué era?, ¿una revista infantil?, por favor, en mi opinión eso era excesivo, y otras cosas de otra gente que prefiero no mencionar, pero bueno, hay que respetarlo.

Y ya para terminar, sólo me queda decir, que los tiempos cambian, para algunos para bien y para otros para mal, pero yo lo que tengo claro, es que aquella primera época, no tiene precio, es algo que siempre estará en el corazón de los que la vivimos y perdudará por los siglos de los siglos, algo de lo que estoy sumamente contento. Y sólo me queda decir, que “GRACIAS” a todas las bandas que hicieron, han hecho y hacen que mi vida sea más fácil, amena y llevadera.

Número de visitas: (514)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Portal