FLESHGOD APOCALYPSE: Ferocidad en estado puro

En apenas seis años, FLESHGOD APOCALYPSE han pasado de ser una desconocida banda underground a una monstruosa fuerza dentro del Metal Extremo. Terrorizer nos descubre cómo lo consiguieron. La ferocidad en estado puro de «Agony», en el 2011, hizo ganar a FLESHGOD APOCALYPSE un amplio reconocimiento, debido a su fuerza y virtudes agresivas; pero su continuación discográfica, debe tanto a su ingenioso método como a su locura de ritmos ametralladores. El vocalista Tommaso Riccardi nos revela por qué «Labyrinth» está llamado a revolucionar el metal extremo tal como lo conocemos.

«Ningún cambio viene de una revolución violenta»; una afirmación que pocos esperarían de una banda que ha crecido como la espuma por su despliegue de agresividad, que ha dejado boquiabierta a la escena extrema Europea. Desde que su fundación, hace seis escasos años, el quinteto italiano, de desconcertante y explosivo talento, ha sido objeto de creciente asombro y admiración, debido a las nuevas cotas de brillantez técnica que han logrado con su segundo opus, «Agony».
Mientras que los inmensos rumores mediáticos que rodearon este pelotazo del 2011, estaban principalmente centrados en la dinámica agresiva de FLESHGOD APOCALYPSE, fueron, sin embargo, los cambios menos publicitados en su complejo tejido sonoro, los que allanaron el camino para dar continuidad a su desafiante género.

Su primer álbum con Nuclear Blast, «Agony», con su candente combinación de Death Metal cargado de técnica y ágiles secciones sinfónicas, pronto les proporcionó el honor de compartir escenario con pesos pesados ​​como SEPTICFLESH y SUFFOCATION; y tal como queda patente en su monstruoso y épico nuevo «Labyrinth», en los dos últimos años, los italianos han conseguido darse un impulso aún mayor.

Tommaso explica: «Es la primera vez que hemos tenido el tiempo necesario para dedicar a todo el proceso, y hemos hecho un trabajo muy meticuloso, mientras que con «Agony», todo iba un tanto a la carrera. Por el lado de la composición, era la primera vez que estábamos introduciendo la idea de la orquesta y era muy diferente a lo anterior – a pesar de que las reglas básicas de nuestro estilo ya estaban ahí en nuestro álbum debut «Oracles» del 2009 – así que todavía teníamos muchas cosas que aprender. En estos dos años, hemos tenido tiempo para entender más profundamente lo que teníamos que hacer para mejorar; de modo que, cuando empezamos a escribir material nuevo, tuvimos una concepción mucho más clara de lo que íbamos a hacer»

Del mismo modo en que la violenta mezcla de blasts y majestuosas sinfonías de «Agony» supuso el modelo para un nuevo y revolucionario estilo, Tommaso es el primero en admitir que esa fórmula explosiva estaba lejos de estar perfectamente alineada. Mientras que su agresividad sin descanso es una de las mayores fortalezas del álbum, inmediatamente resultó obvia la necesidad de un asalto más estructurado, en el que FLESHGOD APOCALYPSE equilibrara en la balanza, los elementos agresivos y melódicos que son su sello de identidad. Con la esmerada producción, cortesía del siempre peculiar Stefano Morabito, junto con unos arreglos clásicos cada vez más sofisticados, la banda no tardó en pulir su sonido en busca de la perfección definitiva.

Tratamos de cambiar el equilibrio entre las guitarras y la orquesta, de una manera que los hiciera interaccionar más orgánicamente, ya que, como se puede escuchar , hay un montón de riffs complejos ahí detrás» comenta el cantante con entusiasmo. La producción de «Agony» en ocasiones estaba un tanto saturada, así que esta vez hemos tratado de comprimir un poco menos y dejar algo más de aliento en el álbum, mediante la adición de más momentos de tensión y liberación. Lo que intentábamos hacer era lograr un mejor equilibrio y dar un paso adelante desde «Agony» para conseguir un estilo más definido para FLESHGOD»

Desde la diabólica arrogancia apocalíptica de «Minotaur» hasta los ritmos desquiciados y grandiosas secciones de cuerda de «Pathfinder», la suma dinámica de partes ,impecablemente dispuestas de «Labyrinth», poco tiene que ver con cualquier cosa que se hayan atrevido a intentar tanto los coetáneos de Fleshgod como sus predecesores. Con el listado de influencias tan diversas de Tommaso, como el jazz y el pop de los 80, junto a todas las referencias clásicas y extremas que pueden esperarse en una banda de este tipo, es difícil precisar cómo comenzó esta fórmula alucinante. Sin embargo, aunque es imposible determinar con precisión todas y y cada una de sus muchas y variadas dinámicas, lo que está claro es que su sonido inconfundible, y su sello de identidad, proviene de su manera única de disponer las estructuras. Inspirándose tanto en el Metal como en las pomposas complejidades de la música clásica o las atractivas simetrías del pop, pocas bandas entienden el mecanismo interno de la música de un modo tan íntimo como estos compositores visionarios.

«La música tiene una estructura», explica Tommaso. «Es como la arquitectura, en donde la disposición lo es todo. Hay algunos elementos que tienen en común hasta estilos muy diferentes entre sí, y es importante comenzar conectando esas cosas, para entender cómo hacer que tu música funcione. Por ejemplo, si cogieras riffs de FLESHGOD y los pusieras en un orden diferente, con diferentes arreglos y una estructura diferente, probablemente serían imposibles de seguir. El hecho de que esto funcione, no se debe a los riffs o las notas, sino a los arreglos. Realmente creo que otro de los motivos más importantes, es que somos italianos; tenemos un trasfondo musical diferente, por lo que simplemente suena diferente de cualquier otro metal sinfónico que pueda venir de otros lugares. Así que, obviamente, nuestra impronta musical es muy diferente«.

 Entre las características principales de esta mezcla única, Tommaso reconoce que el pianista de FLESHGOD y amante de las bandas sonoras, Francesco Ferrini, ha jugado un papel fundamental en la realización del concepto altamente cinematográfico de la banda. Habiéndose convertido en un miembro permanente de la banda en 2011 , el conocimiento enciclopédico de Ferrini acerca del cine épico y su formación clásica como orquestador, provocó un cambio radical en la dinámica de su estilo, con la llegada de «Agony». Este profundo en el amor del quinteto por las bandas sonoras de películas, queda patente en los coros estratosféricos, efectos sonoros teatrales y furiosos interludios operísticos ofrecidos en «Labyrinth», que como era de esperar, tienen una fuerte influencia de los grandes de Hollywood .

El frontman reflexiona: « nosotros estamos muy metidos en la música clásica y, obviamente, en el Metal Extremo, pero por otro lado hay algunas diferencias muy claras entre nosotros. Por ejemplo, nuestro pianista Francesco Ferrini es un experto en cine – No sólo en películas italianas o americanas, sino también en clásicos chinos y japoneses. El modo en que él toca el piano y hace arreglos orquestales, ha causado un gran impacto en nuestro sonido también. Él escucha un montón de bandas sonoras de películas, que son una de las influencias más grandes que tenemos. Siempre encuentro que en nuestros arreglos hay también mucho de John Williams y Hans Zimmer, además de las cosas más clásicAs, como Beethoven o Mozart«.

 Con estos arreglos épicos, basados en un concepto igualmente grandilocuente y teatral, «Labyrinth» gira (al igual que el rebosante de carga política » Oracles» y «Agony») en torno a las complejidades más oscuras de la condición humana. Centrada en la historia clásica de Teseo y el laberinto de Knossos, en la antigua Creta, esta última epopeya de Fleshgod, trata sobre las tribulaciones ante la adversidad de una figura heroica puesta a prueba en cada paso de su joven vida. Desde que Teseo descubre el secreto de sus origenes reales, hasta el momento en que valientemente mata al minotauro, estas crónicas atemporales sirven a un propósito de enorme carga simbólica; como el retorcido y desconcertante laberinto, que representa la metáfora de la búsqueda fundamental del hombre durante toda su vida, que no es otra que el autodescubrimiento. Junto con una portada impresionante de Colin Marks (Kataklysm, Origin) , cuya oscura imaginería icónica capta perfectamente la escala infinita, inspiradora de este concepto, ‘ Labyrinth ‘ es, en todos los aspectos, la mejor incursión en el estudio de FLESHGOD hasta la fecha.

«Tomamos toda la historia de Teseo, Ariadna y el laberinto de Knossos como una metáfora perfecta para una cosa muy importante: la principal lucha que todo el mundo tiene que librar en algún momento de su vida, que es la búsqueda de uno mismo«. Tommaso se detiene un momento para reflexionar profundamente: «el diseño de la cubierta, la idea que queríamos dar era la de un laberinto que se pierde de la vista; que parece que lo ves pero no sabes exactamente dónde va a acabar, y todo lo que puedes ver es un cielo oscuro en el horizonte. También es un poco como el sello de identidad de nuestras portadas, ya que representa algo desconocido, y es exactamente lo que Teseo hizo en la historia y lo que cada uno de nosotros está haciendo en su vida: vamos andando por este camino, por este sendero, y no sabemos exactamente cuándo, dónde y cómo acabará todo«.

Así , con estas reflexiones filosóficas en mente, ¿qué será lo que les deparará el futuro a FLESHGOD APOCALYPSE? Con tan sólo seis años de carrera, la creciente influencia de los italianos, ya supera a la de bandas que les doblan la edad; habiendo forjado ya el quinteto, una sólida reputación en directo, junto a algunos de los nombres más legendarios del Metal Extremo. Habiendo conseguido alcanzar una a una definitiva cota de perfección en su disco, tras muchos meses de trabajo incesante y puesta a punto, no es ninguna sorpresa que soñar con ser cabezas de cartel de Wacken, o actuar en grandes salas de conciertos sean parte de los, cada vez más ambiciosos, planes de FLESHGOD.

«Por supuesto que queremos dejar nuestra huella en la escena musical y ser recordados , si no, no haríamos esto«, comenta con la mayor naturalidad el vocalista, en referencia al cada vez más elevado estatus de la banda. Pero en cualquier caso , es la determinación de la banda y la dedicación a su arte lo que Tommaso identifica como el secreto para el éxito continuo de FLESHGOD. «La gente está acostumbrada a pensar ‘vale, nosotros tenemos una vida ordinaria y normal, así que vosotros, tíos, que estáis haciendo algo artístico, debéis ser considerados como un símbolo de libertad, y deberíais hacer lo que os apeteciera en cualquier momento y nunca atados a ningún compromiso’… Pero en realidad es mediante el respeto a ciertas reglas, cuando un artista es capaz de elegir su propio camino y conquistar exactamente lo que quiere a través de su arte.: Hacer algo bello significa reconocer las reglas y limitaciones impuestas por la mera existencia de la industria musical, de los fans, o de cualquier otra cosa. Eso es lo que le da la motivación para hacer algo hermoso y, poco a poco , cambiar algo en este mundo. Para mí, esa es nuestra visión y ese es nuestro objetivo«.

Entrevista efectuada por Faye Coulman.
Esta entrevista ha sido usada con permiso y amablemente cedida por TERRORIZER Magazine, www.terrorizer.com

Número de visitas: (643)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music