GUTTED “Martyr Creation”

GUTTED (hun) Album Cover GUTTED (hun)
Martyr Creation
Again Kill
Brutal Death
Xtreem Music
2016
CD
www.facebook.com/guttedhorde
9.5


01. Chaos of the Beginning (Intro)
02. Cosmos of Humans
03. False Happiness
04. Consuming Life
05. Deeper than Hell
06. Fades Away
07. Kings of Emptiness
08. Hell Dwells Inside
09. Into Oblivion
10. Atrophied Existence (Outro)

Hoy encaro un trabajo que me ha sorprendido de forma muy positiva, ya que nunca había seguido la pista a los brutales húngaros GUTTED. Pero tras escuchar y reescuchar su último disco, hay que calificarlo como demoledor y convincente, de principio a fin. No obstante, desde el anuncio del lanzamiento y tras catar las muestras de audio pertinentes, se auguraba que lo que venía era serio. Su producción ha corrido a cargo del guitarrista Gábor Drótos: un infierno sónico, palazo de lleno en toda la nuca.

Editado por el sello Xtreem Music, “Martyr Creation” (XM 227 CD) está impregnado en el Brutal Death Metal implacable y de connotación balcánico-mediterránea, careciendo de algunos alardes exóticos de los que sí abusan otros compañeros de batalla; o más bien, sabiendo introducir detalles rítmicos y armónicos que aluden a ello sin recargar el ambiente, logrando un efecto claustrofóbico pero fluido. Sus riffs apuntan al ámbito técnico, sin pasarse, combinándose con buenos latigazos escalísticos y cautos arreglos melódicos, de agilidad milimétrica pero cargados de viveza e intención, volando por diferentes aunque consabidas esencias que abarcan a HIDEOUS DIVINITY, HOUR OF PENANCE, NILE o HATE ETERNAL, incluso en ocasiones llegando a mayores cotas de cabreo, tipo ORIGIN. En este caso, la onda de los actuales GUTTED me ha recordado bastante a la ejercida por los despiadados americanos CHAOS INCEPTION, sin ir más lejos.

Tirando de macabras analogías de tipo distópico o incluso fantástico y partiendo de la raíz, esta base rítmica circula cual apisonadora sónica cuyo rodaje se sucede tal y como si un tanque recorriese kilómetros y kilómetros por apocalípticas carreteras sembradas con cabezas recién cortadas, chasqueando a cada milisegundo, generando chorreos, crujientes juegos auditivos y continuadas capas de vibración ósea, clavándose en las sienes y acelerando el flujo sanguíneo. Un desmadre musical de gran vigor y precisión. Qué aparente exageración ¿verdad? Pues tal vez no… el disco suena como una máquina de derribo, y con arte.

La exposición de guitarras es tremendamente efectiva, principalmente a cargo del propio Gábor Drótos, abarcando distintos recursos pero sin repetitivas apologías al Sweep Picking ni historietas efectistas, simplemente lo justo cuando es necesario. Por otra parte, y enfocándonos en esta rama concreta del Brutal Death técnico, las correspondientes melodías integradas en cada riff (cuando se da el caso) son proyectadas de forma gruesa y muy poco complaciente; y aquí es donde el trabajo ha cumplido su gran objetivo, conjugando y escupiendo un amasijo perfecto y con carácter, sin la necesidad de lanzar pajas al aire. Para hilarlo todo, la típica voz Blackened Brutal Death que mantiene su inminente rugido a lo largo de toda la obra, por parte de Sándor Hajnali, autor de las letras.

Desde el inicio y hasta el final, este es uno de los trabajos que más rápido se me han pasado en los últimos tiempos; al principio pensé que era una sensación, o que el disco era corto. No, simplemente es magníficamente entretenido, muy denso pero bien calibrado y repartido en esencias, durando una más que intensa media hora exacta que sobra para dejarnos exahustos y freír los sesos de cualquiera. La forma de hilar las canciones es brillante, respecto a las variantes rítmicas y connotaciones armónicas, no hay ninguna ante la que objete con un “pero”, “es que”, “aquí tal vez”… como suele pasar en otras bandas similares, mediante esos “pinchacillos” que cortan un poco el rollo, bajando nota; y claro, al conseguir un impacto de idoneidad (subjetiva) y amenidad, se invita al oyente a prestar más atención en cada escucha, pudiendo absorber todo mucho mejor.

Los adelantos “Cosmos of Humans”, “Deeper Than Hell” y “Fades Away” (este último con la colaboración guitarrística de Attila Vörös, incluyendo unos fraseos bestiales, casi en plan BRAIN DRILL) son muy reveladores: aquí no hay trampa ni cartón, ni caramelo ni golosina, solo se nos entrega una brutalidad cruelmente concebida. Por otra parte, la vía de crítica social y de relacionados temas peliagudos elegida por GUTTED se hace evidente en sus videoclips, mostrando que tras esas implacables murallas de decibelios existe un mensaje crítico e inteligente, bien direccionado, apuntando a la verdadera incomodidad mediante situaciones reales y cotidianas, ocultas o visibles pero ante las que cualquiera puede sentirse identificado, algo mucho más impactante que todas las ficciones juntas. Si he de escoger un track del CD, sin duda es “Hell Dwells Inside”, simplemente por todo lo que encierra y expresa, y por cómo lo hace, enganchando. Como dato reseñable, el corte “Into Oblivion” incluye la participación vocal de Attila Csihar (MAYHEM), además de resultar otro misil de calibre superior, albergando ciertos detalles exquisitos.

Da la sensación de que este discazo está pasando algo desapercibido. Así que reiterando lo dicho, y respecto a los materiales editados en 2016, considero que es uno de los más impactantes lanzamientos de su gama. Por decirlo más claro, el último trabajo de GUTTED se los come a casi todos. Vamos, que se los zampa, literalmente. Resaltar la pétrea y laboriosa portada de Krisztián Hujber, por fundirse debidamente con tal oscuridad musical y temática. Habrá que estar atento a lo que este furioso combo labre a partir de ahora. Un disco para tener.

Reseña cedida por gentileza de: https://bloodydeathblog.wordpress.com

Número de visitas: (327)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music