HOLY ORDER “Demo 1988”

HOLY ORDER (can) Album Cover HOLY ORDER (can)
Demo 1988
Thrash Metal
Self-released
1988
Demo

1. Born into Hatred
2. Sorry for the Inconvenience

Holy Order - 1988A veces algo muy pequeño puede tener gran valor, como esta Demo de 1988 a cargo de HOLY ORDER, en la que el hecho de ofrecer solo dos temas (aunque originalmente tenía más) no impide que merezca ser rescatada del olvido. En 1988 el Thrash ya había dado sus mayores frutos y se dirigía con rapidez hacia el estallido de una nueva década plagada de dificultades para el género. Estaba ya en marcha el giro de muchas bandas hacia terrenos más técnicos y hacia la grabación de discos cada vez más enrevesados, pero no era la única tendencia. En Canadá había cinco chavales anónimos -tampoco después de HOLY ORDER llegarían lejos- con una visión poco usual del Thrash para tratarse de esa fecha, un estilo más propio del comienzo de la década en el cual fusionan -especialmente en el primero de los dos temas- Speed, Thrash, algo de Heavy Metal, elementos técnicos y hasta algún toque de Power con una naturalidad pasmosa, logrando que nada resulte chocante ni brusco. Las influencias de cada género están ahí y son perceptibles, y hasta se pueden aislar si uno se empeña en una disección exhaustiva, pero el gran logro, lo que hace que en solo dos temas el grupo roce la gloria, es precisamente el conseguir fundirlo todo en una única y poderosa superaleación.

En el primer tema, “Born Into Hatred”, uno puede escuchar reminiscencias de SLAYER, de SAVAGE GRACE, de METALLICA, de IRON MAIDEN o de SCANNER, por increíble que parezca poder amalgamar a todos esos grupos en una sola entidad. El segundo, “Sorry For The Inconvenience” deja de lado los elementos melódicos y apuesta más claramente por el Thrash a medio tiempo, es decir. ritmos contundentes y riffs cargados de notas, pero sin abandonar del todo el sentido de eclecticismo bien entendido que preside esta Demo; aquí los ecos sonoros remiten a AGENT STEEL, HEATHEN, HOLY TERROR o NASTY SAVAGE, grupos que configuran quizá un universo más homogéneo que los anteriores, pero que ya de por sí son bandas caracterizadas por cultivar la mezcla de géneros, y todas con gran acierto.

holyorder_logoPero el estilo por sí solo no es garantía de calidad, si no, cualquiera que se dedique a la hibridación estaría en el olimpo del Metal. Es necesario, en primer lugar, hacerlo con total naturalidad, sin que nada chirríe, punto en el que ya hemos visto que HOLY ORDER se licencia con honores, pero sobre todo hacen falta buenos temas, y también ahí los canadienses triunfan. Son casi doce minutos de música, repartidos prácticamente por igual entre ambas composiciones. Estrenarse con semejantes duraciones en un debut es síntoma de ambición, pero si además dominan las amplias dimensiones, como es el caso, es prueba de maestría. Talento, ambición y maestría en un grupo tan joven deberían haberles llevado a un destino más ilustre, pero, misterios de la vida -o de la industria-, no fue así. Volvamos con los temas: cada uno de ellos discurre por diferentes pasajes, riffs, frases y secciones, pero todas están ensambladas en una estructura sólida y coherente, y el grupo domina especialmente el difícil arte de las transiciones entre las partes, consiguiendo desenvolverse con éxito en estructuras tan amplias. En “Born Into Hatred”, por ejemplo, la segunda sección vocal -lo que sería como una segunda estrofa, tras el cambio de ritmo poco después del minuto y medio- dobla sutilmente el ritmo de batería sin que las guitarras cambien de riff para introducirnos grácilmente en la siguiente sección, en la que al poco tiempo y como por arte de magia reaparece el riff principal de las guitarras armonizadas. Todo fluye de forma espontánea pero a la vez con una lógica aplastante, dando la sensación de que todo está donde debe estar. No contentos con ello, cada vez que aparece la estrofa principal, la de las guitarras armonizadas, el batería se recrea cambiando de ritmo o marcando con los platos los acentos de la voz. Colosal. Luego vienen los solos, donde introducen partes nuevas antes de retomar los elementos ya expuestos, dando lugar finalmente a una estructura que en realidad es de lo más clásica, más propia del HM que del Thrash. Culminan el tema repitiendo la intro del principio, en un gesto de simetría que deja bien claro cómo les gusta hacer las cosas, y así a lo tonto se han ido seis minutos que parecen un suspiro. “Sorry For The Inconvenience” es igual de denso y de bien trabado, aunque aquí los cambios de ritmo ya no son nada sutiles y las transiciones se limitan a un simple parón, pero se trata de un tema más áspero, con un estilo más agresivo y menos directo y en el que la estructura ya no es tan clásica, todo lo cual favorece que experimenten más y que cueste seguir el hilo, pero al mismo tiempo es ese carácter áspero lo que le da cohesión expresiva al conjunto, y estructuralmente al final consiguen poner orden tras los solos y recuperar el sentido de unidad retomando las secciones iniciales y, nuevamente, volviendo a la intro para rematar el tema.

La ejecución es todo lo agresiva e intensa que cabe esperar de un grupo que empieza y que se deja la piel en cada nota, todo está tocado con furia, con verdadera energía juvenil, al más puro estilo de lo que pasaba en la década que les vio nacer como banda. Y, por último, el sonido… habrá quien no guste de las producciones caseras como es el caso de esta Demo: gustos aparte, la grabación es buena, todo se oye con claridad y separado y el balance entre los instrumentos es el correcto, pero para quien disfrute del sonido crudo y descarnado, esto será un goce continuo, porque suena como si estuvieran tocando delante de ti, o como si tú estuvieras en el local de ensayo viéndoles tocar en directo, tiene esa fantástica sensación de realidad propia de las Demos y que mucha gente encuentra insustituible.

Quien quiera satisfacer su curiosidad y escuchar la Demo puede ir a la página Tim Gorman, uno de los guitarristas del grupo (timgorman.net), y en la sección “Holy Order” encontrará los dos temas para descargarlos (también los de su siguente Demo, posteriormente editada como EP, tan fabulosa como la primera y de la que también algún día merecería la pena hablar). Ahí además se hace un repaso de la breve historia del grupo y de sus comienzos, y se cuenta que esta primera Demo en realidad constaba de cinco temas. Una pena que solo sea posible acceder a estos dos. Digo yo que alguien en Canadá tendrá una copia de la Demo original en cassete y no alcanzo a comprender cómo es que aún no se la han hecho llegar al tal Gorman, pero al menos nos queda la esperanza de que algún día aparezca y podamos escuchar completo el debut de esta talentosa banda tan poco aprovechada.

Número de visitas: (318)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music