HORRID “Sacrilegious Fornication”

HORRID (ita) Album Cover HORRID (ita)
Sacrilegious Fornication
Again Kill
Death Metal
Dunkelheit Produktionen
2014
CD
facebook.com/horrid1989
8.5


1. Sacrilegious Fornication
2. Vortex of Primordial Chaos
3. Necromancy
4. Demonic Sadocarnage
5. Blood on Satan's Claw
6. The Fire of Impenitence
7. Diocletianic Persecution
8. Goddess of Heretical Perversity
9. Massacra (Hellhammer cover)

Hay días especiales, de esos que solo se producen una vez al año y que sin lugar a dudas nos sitúan un escalón por delante en la cuenta de la vida. Y es que cumplir noviembres no es moco de pavo, sobre todo cuando echamos la vista atrás en un intento de visualizar un importante número de citas ineludibles con el calendario de Cronos. Claro, el resto del tiempo parece envolvernos con su endiablado ritmo… pero las fechas clave y significativas, las que sirven para acumular montoneras de pensamientos, también nos ponen en nuestro sitio, respecto a una realidad posiblemente ficticia pero que tal vez es la que debería cumplirse, al menos ante nuestras reflexiones trascendentales y para intentar ser consecuentes con la evolución de nuestro desarrollo personal, por muy perdidos que estemos en las terribles hogueras del Infierno musical y del omnipresente Death Metal.

El debate de que si esta banda “tal o cual”, mejor o peor, “copia de”, en el “estilo de” o más o menos original, es tan cansino (y necesario para mantener en forma nuestro nivel de atención y percepción) que en ocasiones lo mejor es zamparse un producto de los de verdad, aunque no sea autóctono, lo que no quiere decir que a su vez no sea completamente auténtico. Y es que no pocas veces, los sentimientos del producto bastardo son tan poderosos que hacen empequeñecer a ciertas etiquetas con denominación de origen, donde el marketing impera sobre todo lo demás, como un lastre, incluso en el caso de que la música sea buena. Esto es justo lo que pasa con los italianos HORRID, como bien reza en su caducada página web y en su disco anterior: “Old Swedeath since 1989”. Esta frase define a la perfección el sentimiento de una música y unos músicos que al margen de paripés y estrategias comerciales han contribuido a la escena pesada con canciones viscerales y angustiosas, de compromiso ineludible.

No es la primera vez que las huestes del guerrero David Newmann “Belfagor” acuden al mítico Sunlight Studio para grabar su material, en un acto de fe sonora y como quien sabe muy bien hacia dónde dirigir sus pasos. Ya lo hicieron en 1998 cuando registraron su EP “Blasphemic Creatures”, re-editado en 2011 como añadido de su lanzamiento “The Final Massacre”, además de también contener los dos temas de su vinilo “Awaiting for the Truth” (1996). Es a mediados de 2013 cuando el miembro fundador Belfagor y toda su cuadrilla peregrinan hacia la cueva del mítico semidios Tomas Skogsberg para dar forma a “Sacrilegious Fornication”, disco terriblemente oscuro cuyo sonido bebe de la maestría del gurú y se beneficia de su producción, con el apoyo ejecutivo del sello discográfico (acreditado), aunque posteriormente fuese masterizado en Occultum Studio (Italia) por Ossian D´Ambrossio de OPERA IX. Claro, los resultados sonoros son óptimos, pero además muy apropiados, habiéndose logrado un trabajo macabro y denso, pegajoso y con pegada, sin sonar igual que en los viejos tiempos aunque buscando cierta esencia de los mismos, pero sin inventos tecnológicos o modernismos desnaturalizantes. El resultado se devuelve a través de un disco actual pero con un sabor clásico impresionante, y una fuerza devastadora.

Por supuesto, un lanzamiento así merece una portada y presentación gráfica en condiciones, y no es para menos. La obra de Christophe Moyen “Thorncross” se encuentra muy en la línea ocultista y explícita de bandas como EPITAPH, IMPRECATION o los americanos ACHERON, además de que para este disco resulta perfecta, por definir sin tapujos una maldad satánica e inequívoca. Pero estamos hablando de un libreto de CD cuyas páginas están realizadas en cartón de lujo, grueso semibrillante, con una tétrica y macabra textura sobre la que se plasma un montaje muy bien salpicado a través de escenas sueltas de la propia carátula, y en el que con letra gótica nos plasman todos los datos necesarios, sin dejarse nada en el tintero, al menos nada interesante artísticamente, logrando un lanzamiento muy completo. La fotografía interior de la banda quedará para la posteridad, muy posiblemente: al parecer, y tras editarse este material, los miembros Max (bajo, voz) y Riccardo (batería) dejaron la agrupación.

Sacrilegious Fornication” es un trabajo completo que bebe de las fuentes del Death Metal sueco, principalmente en su vertiente oscura, pero también del finlandés o de los holandeses DISSECT, así como implementa elementos del americano, en plan MORBID ANGEL. Todo es tan puntual como inesperado y a la vez evidente, estando masticado con una naturalidad digna del que vive y proyecta esto sin fisuras. Y la esencia del sonido motosierra (no acentuado al máximo pero sí en gran medida) define muy bien las bases, plantándonos ante pasajes que pueden recordar a DISMEMBER o CENTINEX pero de repente viajar hasta el sonido de VITAL REMAINS. Lo mejor de todo es que, al margen de influencias, el potente sonido y el concepto de HORRID despiden credibilidad y autenticidad por los cuatro costados, asegurando un viaje musical espeluznante.

El propio tema título (que abre el disco) se inicia con un pequeño trozo de audio tomado de la película “Escalofrío” (Satan´s Blood, Carlos Puerto, 1978), a través de un montaje y ajustándose muy bien a la temática del disco, por tratar sobre prácticas y rituales de culto al Príncipe de las tinieblas. La música irrumpe y ya no es posible bajar el volumen, estamos ante una masacre arrastrada que implica numerosos ritmos y compases, con guitarras trémolo, voz gutural, batería de brutal blasting y un bajo taladrador. “Vortex of Primordial Chaos” cambia de tercio radicalmente, con alusiones al sonido de Florida y pasando del medio tiempo a la velocidad aplastante en menos de nada. Muy buen tema del que se desprende un aura malévola, y cuyo estrillo se trasforma en Death Metal sueco. “Necromancy” es otro cañonazo que mezcla diferentes tipos de blast, de forma salvaje y sin apenas pausa, trayendo ecos de Finlandia y aportando variedad a la escucha.

Tenemos temas de clara influencia Sweden: “Demonic Sadocarnage” y “Blood on Satan´s Claw”, aunque es “The Fire of Impenitence”, con su entrada de bajo y la batería, la que vuelve a captar la atención poderosamente, simplemente por romper la intensidad y evidentemente por muy poco tiempo. Cuenta con la colaboración vocal de Johan Jansson (INTERMENT, ex CENTINEX) y resulta un corte negro y brutal, con cierto groove incluido en la parte central y con blasting a modo de batidora, en clara alusión a MORBID ANGEL o ANGEL CORPSE. Lo bueno es que pasan a la vena melódica (sin finuras de tipo alguno) con una pasmosidad terriblemente llana, notándose muy bien la esencia “Sunlight”.

Diocletanic Persecution” comienza de forma curiosa y majestuosa, con un buen dibujo guitarrero. De inmediato saltan a una rápida cabalgada de sabor ENTOMBED/DISMEMBER, matriz principal desde la cual se accede a innumerables cambios de ritmo y en la que destacan las partes instrumentales del centro del tema, en forma de abrasivo riff melódico apoyado por una base rítmica implacable y posteriores ecos DISSECT. “Goddess of Heretical Perversity” mantiene formas y riffs similares al track anterior, aunque abraza intensidades y velocidades bastante encomiables. Posiblemente se erija en uno de los cortes más oscuros y despiadados, respecto a la voz y la fuerza instrumental. El disco termina con “Massacra”, un cover de HELLHAMMER que en principio rompe bastante los moldes, dado que el estilo cambia de forma considerable. Pero tiene mucha frescura, resultando una pieza de ejecución simple y directa, buen homenaje a parte de las raíces del Metal Extremo.

Escuchando las canciones de “Sacrilegious Fornication” puede constatarse que en muchas ocasiones es difícil encontrar la autenticidad espontánea, disfrazada con capas de brillo frente a baños de moho y suciedad. Escarbando se encuentra, y este disco es un dignísimo trabajo que ni esconde sus esencias ni pasará a los altares de los catálogos de ventas, pero que sin duda alguna refuerza la mentalidad del Death Metal bien hecho, sin pomposidades ni campañas mediáticas, sin trampa ni cartón. Esto es un “Sunlight” moderno, con Death Metal blasfemo y bien realizado, además en Jewel Box… qué más puedo pedir. Ya veremos qué depara el futuro a HORRID, de momento acaban de planchar un nuevo legado, satánico y musicalmente entretenido.

Número de visitas: (445)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music