HORRIFIED «Descent Into Putridity»

Desde la inhóspita pero relativamente familiar y cercana lejanía llega un pestilente olor a huesos rancios. En los designios del cementerio Memento Mori, macabras instalaciones de muerte desde las que numerosos seres compuestos por amarillentas osamentas trabajan de forma incansable, hoy se dispone de un nuevo cadáver. Sí, este huésped no tarda casi nada en ser correspondientemente agasajado y devorado por sus congéneres, hambrientos de esos ya escasos, podridos y harapientos jirones de carne que se desprenden de su carcasa con una facilidad directamente proporcional al gusto de los gusanos por las entrañas frescas, a pesar de que dichos pequeños e insaciables seres no reflejen el más mínimo asco cuando se encuentran absolutamente resecas, con esa curiosa textura acartonada pero crujientemente deliciosa. Y es que esas alturas, su descendencia ya se ha multiplicado, cumpliendo las funciones de vida y muerte regidas por la madre Naturaleza. Es lo de siempre: vida y muerte son elementos que se retroalimentan, conceptos ineludibles el uno para el otro, desde hace millones de siglos y hasta el fin de los tiempos.

Descent Into Putridity” (Memento XXXIV) es el nuevo trabajo de HORRIFIED, joven agrupación de Newcasttle formada en 2012 y completamente volcada en rememorar los viejos tiempos, desgañitándose en pro de un Death Metal directo, fiero y belicoso, de sabor antiguo e infernal, abanderando la antigua onda americana. Debut sin piedad, más crudo imposible, pero con un sonido completamente específico, labrado muy conciencia por el guitarrista/vocalista Daniel Alderson y masterizado por Javier Félez en sus Moontower Studios. De esta forma han logrado conferir la pegada adecuada, definición y distinción, además de ofrecer el acabado afilado, crudo y crepitoso que la banda deseaba mostrar al público.

Y todo engendro debe ser coronado mediante una portada directamente proporcional a sus abrasivas cualidades. Vincent Helmkamp (Necromaniac Zine) es el artista gráfico responsable de este lanzamiento, que además repite para el sello tras aportar la carátula del último disco de MORBIDITY. El presente dibujo transmite la esencia temática del estilo mediante una escena que evidencia de qué pasta estamos hechos, o más bien deshechos, desnudando la inevitable realidad a la que todo ser viviente tendrá que enfrentarse llegado el momento: ser devorado por la propia muerte, sirviéndole de pasto por los siglos de los siglos. Su Macabra Majestad no entiende de certificados ni de denominaciones de origen, quedando claro que lo único que le interesa es la corrupción corporal, curiosamente para poder completar el ciclo de la vida. Toquemos madera, y no de ataúd, para que dicha norma se cumpla lo más tarde posible.

Esta mortaja sonora consta de siete canciones que constituyen la verdadera prueba de fuego para la banda tras su demo “Carcinogenic Feasting” de 2013. Lo que aquí encontramos es Death Metal en estado puro, sin un solo asomo de modernismo o nota fuera de lugar respecto al ámbito sonoro estrictamente citado, por supuesto emanando efluvios AUTOPSY, ASPHYX, PESTILENCE, POSSESSED o primeros DEATH, principalmente. Las canciones se suceden sin descanso, y desde los primeros acordes de “Tomb of Rebirth” asistimos a un festival necrológico instrumental. Y también desde ese mismo momento puede constatarse cómo HORRIFIED no son una banda perfecta ni explícitamente puntillosa, ya que las interpretaciones despiden feeling y parecen grabadas a la caída, mostrando esas pequeñas imperfecciones que solo la espontaneidad puede ofrecer pero volcando toda su carne en el asador a través de riffs Old School y en ocasiones sorprendentes y funcionales solos que se ajustan perfectamente a dicho terreno, con una base rítmica trituradora y la voz del propio Anderson, desgarrada y tortuosa, cabalgando en la línea de Marc Gewen o del mítico Martin Van Drunen.

Y si hay algo positivamente destacable a primera vista, posiblemente sea la fluidez con la que se mueven entre diferentes ritmos, en ocasiones auténticas marañas de blasting desalmado que sin previo aviso nos sitúan ante lentas agonías cuyos retorcidos motivos crujen con la maldad de un aparato de tortura. Por eso, cuando el bajo se queda solo, caso del inicio del tema “Dencent Into Putridity”, el oyente parece asistir a un funeral, despertando de forma inmediata ante el cortante sonido de unas guitarras literalmente asesinas. Pero las hachas también lo bordan en cortes como “Buried Among Putrified Flesh” (como si nos aplastasen a golpes), “Mortal Deceased” (desgarrador) o la brutal “Repugnant Degeneration”, cuyo inicio es una buena muestra de lo que significa tocar frenéticamente e ir al grano, además de mostrarnos a un vocalista absolutamente enfrascado en su rugiente y oscuro papel, logrando proyectar una voz especialmente demencial que solo puede sugerir locura y fiebre. “Narcolepsy” es una canción en la que se encajan riffs, técnicas y estilos mediante una buena conjugación de estructuras y sobre un doble bombo perfiladamente atronador. En el momento 2:18 pasan a explayarse con una breve y sorpresiva sección en plan MORDID ANGEL o IMMOLATION, de tintes robóticos y bio-mecánicos, cambiando el chip aunque simplemente para dar el salto a derroteros solistas, veloces y frenéticos. Y no hay que olvidarse de “Veils of Souls”, otro caramelo de sabor rancio cuyas cabalgadas hacia el Infierno emanan fuego a través de las rápidas pisadas y alaridos.

Descent Into Putridity” es un disco que vale la pena, sobre todo si te gustan las formas arcaicas del género y las bandas que se mueven bajo esos parámetros. De hecho, cuanto más se escucha más engancha. Y lo que al principio parece un sonido extraño acaba convirtiéndose en algo tan cercano y familiar que cuesta despegarse de ello. Aquí solo hay Death Metal, y nada más que Death Metal, del que emana hedor pestilente y nauseabundo. Buen trabajo de HORRIFIED, con sus defectos y virtudes, pero tan intenso e implacable como si el mismo diablo aullase en tus oídos. Estos posibles nietos de VENOM te harán disfrutar a través del MEMENTO-XXXIV. Bienvenidos al descenso…

Número de visitas: (429)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music