IMPRECATION «Satanae Tenebris Infinita»

Desde Missouri City (estado de Texas) nos llega el primer larga durada de esta oscura banda de Death Metal en la frontera misma que separa los clásicos del Sur estadounidense y el Brutal Death característico de la inmensa (por espacio y por bandas) escena hispanoamericana. Llamándose tres de sus miembros Rubén Elizondo (a la batería y a los teclados), Dave Herrera (a las voces) y David Ramírez (al bajo) no creo que IMPRECATION puedan ser una banda ajena a ese mundo capitaneado por auténticos referentes mexicanos (DISGORGE, RAVAGER) o brasileños (SARCOFAGO, KRISIUN, OPHIOLATRY, NEPHAST o MENTAL HORROR).

Y aunque se trate de su primer álbum completo, no hay que pensar que se trate de una banda joven, ni mucho menos. IMPRECATION nacieron nada menos que en 1991, se tomaron un descanso entre 1998 y 2009, y en esas dos etapas diferenciadas fueron editando tres demos y dos EPs, perfilándose como una de esas bandas que se aseguran de que no salen nunca del subsuelo. “Forever Underground”, que dirían Tony Lazaro y sus compinches de VITAL REMAINS, una de las bandas que más se parece a la línea seguida por IMPRECATION. Pero no los VITAL REMAINS de “Dawn of the Apocalypse”, “Dechristianize” o “Icons of Evil”, sino los más tempranos de “Let Us Pray” o “Into Cold Darkness”. Por cierto que es este álbum de 1995 con quien veo más paralelos, por la sabia mezcla de Death y Black y las pequeñas y acertadas dosis de teclados. Maravillosa la pieza instrumental, con tormenta incluida, jugando con los recursos de siempre, que cierra el álbum de estos chicos de Missouri.

A veces los mismos latinoamericanos, cuando alguien del otro charco les habla de “Hispanoamérica” se ríen un poco, porque a ver qué se puede tomar por un conjunto lo que equivale a decenas de Europas diseminadas por un continente que nada tiene de uniforme. Ahora bien, no hay más que comparar la actitud especialmente radical de todas esas bandas, las portadas de sus discos y el timbre de sus guitarras salvajes para darse cuenta de que podrá no haber uniformidad cultural y política entre un brasileño y un hispano tejano, pero lo que sí podemos asegurar es que hay unidad de criterios en lo que es filosofía del Metal Extremo. Un ejemplo máximo son MORBOSIDAD, que tantos rasgos comparten con IMPRECATION, y que se trata de una banda aún más fronteriza que nació en California para desarrollarse después en el estado mexicano de Jalisco. Esa frontera fascinante forma una de las catedrales (o anticatedrales) del Death Metal mundial.

En la portada de este relevante “Satanae Tenebris Infinita”, una escena de sexo extremo desarrollada entre símbolos cristianos y diablos traviesos. Exactamente igual que en el “Cójete a Dios por el culo” (2004) de MORBOSIDAD.
¿Qué encontrará quien se adentre por estos terrenos de blasfemia? Auténtico Death Metal de vieja escuela, situado en un estadio deliberadamente anterior a la llegada de la oleada de Brutal Death técnico. Es decir, una grabación sin trampa ni cartón, sin triggeados, con una producción tan correcta como siniestra que sabe detenerse en el umbral de la sobreproducción para ganar autenticidad y sonar a antiguo. Encontrará también temas magistrales a medio tiempo (el segundo, “From Beyond the Fiery Temples”; el tercero, “Hosanna Ex Inferis” y el sexto, “Chapel of Rotting Flesh”). Los fans de SHUB NIGGURATH, de México DF (¿cuándo volverán aquellos tiempos?), “Black Force Domain”, de KRISIUN y de las demos de OPHIOLATRY y MENTAL HORROR disfrutarán con esta descarga de maldad digna de los clásicos del género.

Número de visitas: (664)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music