INSATANITY “Divine Decomposition”

INSATANITY (usa) Album Cover INSATANITY (usa)
Divine Decomposition
Again Kill
Death Metal
Pathologically Explicit Recordings
2015
CD
facebook.com/insatanityofficial
10


1. Begotten, Not Made
2. Shemhamforash
3. Diabolical Indignation
4. Transfiguration
5. Intro
6. Divine Decomposition
7. Under The Baphomet
8. Rex Judaeorum
9. Angels of the Apocalypse
10. The Blood is the Life

"Ad Maiorem Satanae Gloriam" Demo 1994 (Bonus)

11. The Black Stone
12. Descended Lord
13. Mortification
14. Trail of Terror

2015 está resultando un año generoso para las reediciones, casi todas excelentes y algunas increíbles, a través de sellos de todo tipo de calado y mayor o menor recorrido como Xtreem Music, Memento Mori, Dark Symphonies, Vic Records, Marquee, etc, apadrinando en sus catálogos algunos de los viejos ecos de bandas míticas o incluso casi desconocidas, olvidadas… incluso de gran repercusión en su momento. Me gustaría sumar a esta cadena un trabajo realmente especial y que a buen seguro hará las delicias de cualquier flipado de los viejos y brutales sonidos: ni más ni menos que el primer larga duración de los americanos INSATANITY, reeditado por el sello español Pathologically Explicit Recordings.

Formados en 1992, sus primeros materiales vieron la luz en forma de tres demos en cassette; tras aguantar en la brecha, la constancia se vio recompensada en enero de 1996, justo cuando el sello griego Unisound Records se ocupó de editar “Divine Decomposition”, primer gran acto completo en el que ejercían toda su fértil imaginería maléfica. El resultado resultó una perfecta conjunción entre el pesado sonido Death Metal al estilo de bandas como BAPHOMET y los sutiles/oscuros destellos del Black Metal, marcados a conveniencia y por momentos. De hecho, no hay más que observar la imagen Mark Rhochar “The Reverend”, alma mater, vocalista/letrista de la banda por aquel entonces (dejó el grupo en 2001), para hacerse una idea de por dónde iban los tiros: Satanismo y Corpse Paint. Su capacidad para abarcar registros de corte espeso e inhumano y a su vez ofrecer timbres mucho más agudos y totalmente blackers pero no menos recios, conforma una de las más claras improntas de un trabajo excelente, con sabor a New York y Florida pero sin hacer ascos a puntuales sonoridades afines.

Divine Decomposition” fue registrado y mezclado en los estudios Trademark Music a cargo de Bill Berends (MASTERMIND), ingeniero, productor y dueño del estudio, a su vez responsable de plasmar los escuetos teclados ambientales de esta obra. Un sonido genuino, producido por Berends y la propia banda, que representa fielmente las más densas y aplastantes tendencias sonoras de aquella época en cuanto a Death Metal tradicional, pero preservando el aura excelsa y majestuosa de los primeros noventa. La presente reedición logra mantener la esencia original, sin tocar el sonido ni un ápice, dado que se ha considerado que no era necesario un nuevo proceso de masterización. Así que toda la magia musical aparece tal y como fue concebida y prensada en su día.

De esta manera, podría parecer que lo que tenemos entre manos es una copia exacta del trabajo de 1996. Sí y no, debido a tres importantes detalles: primeramente, el grupo ha facturado una nueva introducción, que se agrega antes del corte “Divine Decomposition”, otorgando de esta forma un punto de diferencia en el tracklist, posiblemente haciendo hincapié en la condición como banda activa (y muy reformada) de INSATANITY.

Otra diferencia respecto al lanzamiento original, de hecho la más visible, está basada en la carátula del disco: se elimina aquel dibujo ideado por el propio Mark Rhochar y se emplea una nueva portada, realizada magistralmente por Juanjo Castellano. La verdad es que la vieja tiene mucho encanto, pero no es menos cierto que el genial artista gráfico español ha vuelto a realizar un trabajo absolutamente magnífico, recreando y mejorando la escena primitiva e implementando algún nuevo elemento; y por supuesto, aportando un sentido de las proporciones que hace a esta pieza ganar muchísimos enteros, porque lo que antes parecía un simple boceto aplastado, ahora parece cobrar vida en tres dimensiones, al margen de la calidad con la que está realizado cada detalle. Una recreación única, con un encanto fantasmagórico de lo más idóneo.

El tercer motivo, y verdadera clave del asunto, es que se han agregado las cuatro canciones pertenecientes a su potente demo “Ad Maiorem Satanae Gloriam” (1994), que fueron registradas un año antes en Top Ten Studios (Glenolden) por Chris Bradley. Salvo el citado vocalista, la formación que grabó estos cortes es completamente distinta a la de su álbum debut, ya que en realidad es la misma que participó en el primer demo de la banda, lanzado en 1993. Este núcleo primigenio se muestra totalmente descarnado, principalmente por la excepcional impronta de las guitarras; los aires maqueteros no emborronan una gran labor profesional provista de notables ejecuciones y un más que digno acabado sonoro, posiblemente obtenido de fuentes analógicas o previamente digitalizadas. Lo verdaderamente importante es que aportan mucho a esta edición, constituyendo oro puro para los oídos. Conservan el sabor Old School y al mismo tiempo mantienen un sonido despedazador y puntiagudo. Completa delicia, y el mejor de los premios para cualquier seguidor de estos materiales.

La presente reedición de “Divine Decomposition” (PER 065) se corresponde casi con el veinte aniversario de su lanzamiento original, ante el que faltan unos pocos meses, resultando una excelente puesta al día y recordando lo mucho que queda por excavar en los designios del Death Metal genuino, en todas sus vertientes. De momento se edita en formato CD, aunque está previsto hacer una tirada en vinilo. Ya lo sabéis, cazadores de recompensas: si queréis disfrutar de lo que es bueno, pinchad himnos negros como “Begotten, Not Made”, “Shemhamforash”, “Under the Baphomet”, “Descended Lord”, la espeluznante “Divine Decomposition” o la altamente descriptiva “The Blood Is The Life”, muestras palpables de la más fiel filosofía y entrega a una música que por muy muerta que se defina, estuvo, está y estará más viva que nunca, gracias a los músicos y a los sellos discográficos del imprescindible Underground. Lo simbólico de la puntuación no resta un gramo de valor real a la misma.

Número de visitas: (464)

3 opiniones en “INSATANITY “Divine Decomposition”

  1. Lechu

    Sí, lo sé, en 2010 editaron un larga duración titulado “The day God died”, no es un mal trabajo, pero con el Divine Decomposition dejaron el listón muy alto. Y de 2010 a 2015 que estamos sin sacar otro LP, es lo que digo, si entre un LP y otro van a esperar 14 años, como del primero al segundo…

    Responder
  2. Again Kill Autor del post

    Celebro que te guste este trabajo ¡es vicio puro!. La banda está en activo, solo queda el bajista Chris Lytle, y están muy volcados en el directo. A ver si editan algo pronto…

    Responder
  3. Lechu

    Un discazo sin duda. Yo me compré la edición original en Repulse, allá por el ’97. Me lo he tragado como cien veces, y no tiene desperdicio. Un disco que merecía claramente ser reeditado. Lástima que la banda fuese algo inconstante, hubieran llegado lejos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music