INSISION «Terminal Reckoning»

Hay bandas que nunca fallan, e INSISION es una de ellas. Tras un espectacular y obligatorio compilado de demos editado en 2012 y una renovación de plantilla en 2014, pasan a la acción directa con este nuevo trabajo, a través de su Death Metal clásico con dirección directa al Brutal Death y siempre primando la esencia americana ante ligeras excepciones. “Terminal Reckoning” (Sevared Records) respeta la línea de su material anterior, el EP “End of All” (2011), ya que básicamente estamos ante otro aparato cercenador que puede integrarse en el cajón de SUFFOCATION, VILE, CANNIBAL CORPSE, pero también la garra de SEVERE TORTURE, últimos VOMITORY o puntuales IMMOLATION, HATE ETERNAL… mostrando al veterano combo sueco en muy buena forma.

El disco ha sido producido por el músico, ingeniero y productor sueco Anders Eriksson, que ya se ocupó de su material anterior. En esta ocasión parece haberse superado, con una mezcla de gran compensación general y algo menos puntiaguda, logrando un sonido incandescente y bien expandido. Se ha logrado aunar la limpieza y potencia con toda la esencia destructiva, afilada y corrosiva que una banda de estas características debe emitir a través de su impronta, consiguiendo extraer sin fisuras todas las bondades que INSISION puede ofrecer sin salirse del tiesto, tanto en las partes más bestias como en los medios tiempos o en los juegos más tenues, contrastes, etc.

Base rítmica de nitidez total, en la que la batería logra articular sus juegos e inflexiones con solidez aplastante, portando un sonido a verdadero parche y emanando grosor, al margen de sus juegos y cabriolas que, lejos de buscar el artificio, resultan efectivísimas y altamente gráficas. Su sonido no parece excesivamente comprimido, al menos no prioriza tanto en ese aspecto, ofreciendo al disco un colchón exquisito y bien potente. Como contraste, el matiz sonoro del explosivo bajo destaca en medios y agudos, muy comprimido, en la onda del último trabajo facturado por Erik Rutan y los suyos, pero compenetrándose eficientemente con la percusión. Las guitarras continúan aplastando, sonando a fuego puro en ritmos, arreglos, melodías y solos, integradas con tremenda calidez y equidistancia, a pesar de su aparente e inteligentemente sobria discreción. Sumando las congruentes y pétreas voces de Carl Birath y el buen trabajo realizado para la ocasión, el disco refleja un mortal y demencial aspecto sónico-estético, correspondientemente apoyado y precedido por la apropiadísima obra de arte plasmada en su carátula, autoría del mítico Andreas Marschall.

La verdad es que no se me ocurren pegas ante este trabajo, más allá de sus típicas esencias que en algunas partes recuerdan a otros grupos, sobre todo a los bien perfilados últimos SUFFOCATION; pero esto es el pan nuestro de cada día y puede formar parte inherente del estilo. Así que por lo demás, decir que el disco se disfruta de arriba abajo, alternando cumbres de intensidad y repartiendo algunas partes más monótonas o unicoloristas con las secciones veloces y los juegos tonales, de mayor o menor calado plomizo. En este sentido y tras poco más de media hora, “Resist” hace morir al disco mediante su amalgama de proyecciones, una avalancha destructiva que es capaz de implicar partes más livianas y ambientales, no exentas de fuerza y plenitud, llevándonos a un final bien templado. Lo mismo pasa con la penúltima, implacable y técnica “XXVI.II.MMXIV”, crudo y enrevesado barrizal en el que priman pesadísimos esquemas, sin dejarse amilanar ante el feel del Metal Death clásico y los pinzamientos del feroz Blast Beat, en una efectiva conjugación de todo tipo de variables que además resulta coherente al oído, terminando con arrastrado sabor SUFFO/CAPITATED.

Pero toda prueba de fuego se marca en el inicio de la carrera, con la férrea “Among Us”, con esencia clásica en plan antiguos MONSTROSITY/DEICIDE, CANNIBAL CORPSE, y que lleva a INSISION a través de las junglas de Florida, primando el aura cortante y simplista, la gloriosa intensidad y oscuridad ante las crueles velocidades acatadas a posteriori. “Ominous Spiral” toma el relevo y comienza a retorcerse, implicando buen balance entre los venenosos riffs y el Pinch Harmonic, los chorreos de bombo, los picantes solos de guitarra, el marcado bajo eléctrico o los arreglos serpentinos que las propias hachas van desgranando. Pero esto crece de forma progresiva, y con “Infected” se va alcanzando un grado de negrura y tensión que ejerce notables variantes y además logra hacernos gozar como corresponde, mostrando mayores cotas de ferocidad mediante una técnica totalmente precisa, brutalmente aplicada en una única dirección: crear Death Metal épico y oscuro.

No obstante, el centro del disco se compone de tres temas igualmente abrasivos, pero en los que las subidas y bajadas de ritmo e intención se codean con cierto toque de monotonía (lo dicho, casi inevitable): “Shapeshifting” se basa bastante en medios tiempos tipo SUFFOCATION del “Blood Oath”, y el marcado “Old Ways” asemeja un espeso híbrido entre la banda de Frank Mullen, IMMOLATION y GORGUTS, con ambientes tensos y claustrofóficos pero sin perder de vista cierta esencia melódica en forma de arreglos laterales que complementan bastante bien. “Cold Air” vuelve a despegar hacia cotas mucho más fieras en cuestión de velocidad y envite, manteniendo la citada estría de los creadores de “Pinnacle of Bedlam”. Sí, es lo único que podría “ensombrecer” el trabajo, más allá de que es una simple apreciación personal y totalmente subjetiva, pues sus ejecuciones son descarnadas y firmes, basándose más en la exploración de los cenagosos aspectos rítmicos e hipnóticos que en la simple tralla pelada y dura.

A pesar de todo, me quedo con el principio y el final del disco, con esos cinco cinco tracks que he disfrutado más plenamente, tanto en su sencillez como en sus más complejas formas. Ya por otra parte, y de alguna manera, decir que este lanzamiento me ha recordado al último trabajo de ENTHRALLMENT; ojo, no por su estilo, sino por sus correspondientes y respectivas direcciones muy enfocadas hacia terrenos tan particulares y que apuntan a dos bandas muy grandes, cada cual en su caso (SUFFOCATION/IMMOLATION), además que que ambos combos europeos surgen en la misma época. Sin embargo, y como contrapartida positiva, pienso que una de las grandes virtudes de INSISION reside en su elección de no acatar las diversas gamas de sonido «Swedish» (al igual que sus compatriotas DERANGED, SPAWN OF POSSESSION o SOREPTION, también cada uno en su estilo). No es por nada, pero lo que hacen les sienta muy bien.

Buena remontada, “Terminal Reckoning” les mantendrá en el lugar que se merecen y con su credibilidad intacta. Han creado un buen disco de Death Metal, y para ello han hecho lo que siempre han hecho, sin dar cuartel, mostrando además su progresión como músicos e instrumentistas, y que la nueva formación se encuentra en plena forma. Pienso que el disco ganará enteros con el tiempo, todo se verá.

Número de visitas: (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music