Los trolls ya no son lo que eran…

troll_01

Si te das una vuelta por Wikipedia, y buscas el significado de “troll”, encontrarás lo siguiente, un trol (del nórdico troll) es un temible miembro de una mítica raza antropomorfa del folclore escandinavo. Su papel en los mitos cambia desde gigantes diabólicos, similares a los ogros de los cuentos de hadas ingleses, hasta taimados salvajes más parecidos a hombres que viven bajo tierra en colinas o montículos, etc, etc, y bla, bla, bla… Estos seres, son hasta simpáticos comparados con los que de verdad trata este artículo, ya que en realidad, de lo que queremos hablar aquí es de otros trols, los que veremos a continuación, una nueva especie surgida de las nuevas tecnologías y de la incapacidad de algunos de estos seres, para distinguir entre “libertad” y “libertinaje”.

Volvemos a Wikipedia y buscamos otro significado de la palabra “troll” y encontramos lo siguiente: En la jerga de internet, un troll o trol describe a una persona que publica mensajes provocadores, irrelevantes o fuera de tema en una comunidad en línea como un foro de discusión, sala de chat o blog, con la principal intención de molestar o provocar una respuesta emocional en los usuarios y lectores, con fines diversos y de diversión o, de otra manera, alterar la conversación normal en un tema de discusión, logrando que los mismos usuarios se enfaden y se enfrenten entre sí. El trol puede crear mensajes con diferente tipo de contenido como groserías, ofensas, mentiras difíciles de detectar, con la intención de confundir y ocasionar sentimientos encontrados en los demás.

troll_02Bien, es pues de estos “energúmenos” de los que queremos hablar. Imaginaos, cualquier persona que se dedica a escribir de una forma desinteresada, con humildad e ilusión, con el único fin de apoyar a la escena y tratar de expresar su opinión, a veces de forma positiva y otras negativa, no todo van a ser flores, y como surgidos de la nada, se encuentra con un “tarugo” de estos, cuestionando su trabajo de una forma claramente hostil, buscando el enfrentamiento e incluso herir los sentimientos del mismo. Esto te lo puedes encontrar infinidad de veces rulando por la red. Hemos utilizado este ejemplo, pero se podría ceñir a infinidad de casos, como el músico que muestra sus obras, un escritor con su novela o cualquier persona que comparta algo que ha creado o simplemente que exponga su opinión sobre algo.

También habría que recalcar que no siempre van con malos modales. De hecho es una tendencia implantada desde hace pocos años, debido quizás a la falta de privacidad que a veces ofrece Facebook, el criticar, el ir a la yugular, yendo de lobo con piel de cordero, primero entrando de buen rollo, alabando incluso a la que luego será la víctima. De esta forma quiere dar a entender a quien lo lee, que lo que luego vendrá, no va promovido por la animadversión o frustración y que al contrario, la crítica vendrá de alguien que en realidad es hasta fan de la víctima. Obviamente no lo es, pero así parece que sus palabras contienen mayor valor que las de un simple energúmeno que se dedica a escupir mierda así porque si, tras un nick anónimo.

troll_03Lo más absurdo de todo esto, es que la mayoría de estos “palurdos”, no tiene ni idea de lo que está hablando, no suelen ser capaces de aportar argumentos contrastables, incluso seguramente, ni se ha leído el libro, ni ha escuchado la canción, ni ha visto la película o lo que sea de lo que trate el tema del que se está hablando. Es gente que por lo general, ni sabe lo que es tocar en una banda, ni componer música, ni organizar un concierto, ni editar música y mucho menos, comprarla… es gente que se sabe inútil para cualquier cosa que no sea la de escupir mierda sobre lo que sea. Bueno o malo, sin ningún tipo de lógica, con opiniones que tienen el mismo valor que el anonimato tras el que se esconden. Todo esto lo ha cultivado internet, el arma perfecta para estos trolls que siempre reventaban, solitarios en casa, ante la impotencia de poder llevar a cabo lo que mejor sabe hacer el ignorante ser humano: DESTRUIR! Como podéis comprobar, y muchos ya lo habrán hecho, son gente “penosa”, que no tiene otra cosa que hacer, que buscarle las vueltas al personal para así tratar de dar cierto sentido a su patética existencia.

Es curioso observar cómo suelen esgrimir la “libertad de expresión” como una especie de salvoconducto que creen que les puede valer no sólo para poder difamar, vejar e insultar a cualquiera (y de forma inpune), sea del propio foro o de fuera, sino, lo más gracioso de todo, a los propios dueños de dicho foro o plataforma. Es gente a la que de pequeños, sus padres olvidaron darles la lección de que si alguien te invita a su casa, lo último que deberías hacer es insultarle y cagarte en su propia casa… o si no, que sepas que no sólo no lo van a permitir, sino que además te van a echar a patadas. Ni libertad de expresión, ni hostias, jaja! A tomar por culo!!!

troll_04¡Ojo! Me gustaría aclarar una cosa, no estamos hablando para nada de la gente que en un momento dado pueda verter una opinión negativa sobre algo o que no esté de acuerdo con lo que haya comentado cualquier otra persona, cada uno es libre de dar su opinión sobre lo que sea, pero siempre, qué menos, con “un poco de respeto” sobre el tema que se esté hablando y principalmente hacia la persona a la que se dirige.

Pues bien, esto sería, a grandes rasgos, en mi opinión, lo que significa esta “gentuza” que se dedica a ir deambulando por la red tratando de hacer la vida imposible a los demás y que a veces, aunque no deberían, tanto daño causan a los que si tratan de hacer cosas positivas y provechosas.

Número de visitas: (7737)

Una opinión en “Los trolls ya no son lo que eran…

  1. Javier Martínez Alfonso

    Dejad las redes sociales, yo lo hice. Os están volviendo paranóicos del todo. Os acabáis acusando los unos a los otros y nadie guarda las formas y se incrementa el odio social, se nota mucho en la calle. Además, así «dejaréis» de conducir con el móvil en la mano, al menos en algún porcentaje a analizar todavía. Hay vida fuera de internet y sino siempre quedan los videojuegos! Jajaja. Y si os parece mal esta opinión, recordad que no es anónima antes de ponerme apodos, como troll. Porque a mi también me llamaron troll en varias ocasiones por criticar actitudes irresponsables de más de un individuo. De esas que anuncian a bombo y platillo y animan a imitar! Por cierto, a mi «algunos» influencers si me dan grima, más que los trolls, aunque no me refería a esta especie, algunos precisamente, son malas influencias para jóvenes y no tan jóvenes. Haced un artículo sobre eso, sino lo hicisteis ya, XD.

    PD: tened en cuenta el uso de comillas, es para no generalizar o dejar de hacerlo, según el caso. Porque ni todo el mundo conduce de forma irresponsable, ni son pocos los influencers que dan mal ejemplo de vida ( Sigue siendo un opinión que puede estar equivocada o ser prejuiciosa y basada en esteorotipos, pero la verdad, los estereotipos muchas veces son muy certeros). El consumismo descontrolado nunca lo és!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music