OBITUARY – Veinticinco años de “Slowly We Rot”

obituary_photo1

Uno de los mejores, más sucios y más influyentes debuts ha cumplido veinticinco años. Hemos hablado con Donald Tardy para rememora el clásico “Slowly We Rot” de OBITUARY y descubrimos algunos secretos en el proceso…

Escribir música es el resultado de una combinación de propósito, expresión, habilidad y casualidad. Es un proceso al que la gente puede is muy deliberadamente, sabiendo lo que quieren oír y hacerlo fluir de sus dedos, miembros y laringes, incluso cuando no tienen un plan exacto para lo que quieren, las partes de su cuerpo lo hacen. Cuando el batería de OBITUARY y miembro fundador Donald Tardy mira atrás a la los inicios de la banda, recuerda el simple placer de unos voraces fans del Metal por estar en una banda. Él puede, sin embargo, detallar cuándo el material que él y el otro principal compositor, Trevor Peres, realmente estalló y encendió no sólo el proceso de composición del debut de la banda, sino también el de una carrera que, a pesar de los muchos altibajos, trata con el mismo ímpetu que le llevaba a tambalear las paredes del garaje de la familia de Tardy a principios de los ’80.

obituary_photo3Hubo dos temas que no llegaron a incluirse en el álbum – “Find the Arise” y “Like the Dead” – que fueron nuestra transición hacia lo que se consideraba Death Metal”, recuerda. “Realmente ni siquiera se llamaba Death Metal por aquel entonces, simplemente nos volvimos más extremos. Antes que eso, sólo éramos chavales jóvenes aprendiendo lo que queríamos. Después de haber hecho esos temas, inmediatamente seguimos esa dirección. “Slowly We Rot” no fue premeditado, fue de repente que escribimos esos temas, John Tardy (vocalista) desarrolló ese estilo de la noche a la mañana y de repente ya sabíamos lo que queríamos”.

Como muchas de las bandas de los estados soleados del sur, OBITUARY buscarían refugiarse del calor y la humedad reuniéndose para abrir algunas bebidas para adultos (a pesar de que ninguno de ellos era realmente reconocido como adulto en el estado de Florida) y componer y tocar Death Metal. Ese calor generado en los apretados locales de ensayo por cuerpos sudados, amplis de válvulas y destartaladas pruebas de sonido, generando condiciones más vaporosas dentro que fuera, iba más allá de aquí: OBITUARY, MORBID ANGEL, ATHEIST, DEATH, MALEVOLENT CREATION, DEICIDE y los originarios de Buffalo y residentes en New York CANNIBAL CORPSE estaban creando música y un vibrante circuito del cual emergió la ya constatada escena de Death Metal de Florida. Para OBITUARTY todo empezó con su debut que sobresalió gracias a su estilo más lento y rítmico que mamaba de sus bandas favoritas a través de un turbio amasijo de afiladas cuchillas y barro de cloacas.

No queríamos ser una banda rápida”, explica Donald. “Queríamos estar entre el Metal y el Southern Rock que nos gustaba y hacerlo lo más duro que pudiésemos”.

obituary_slowlywerotA pesar de eso, se establecieron definitivos lazos de unión con el Death Metal, con John, el hermano mayor de Donald, mereciendo mucho del crédito por establecer un nuevo estándar de abuso de garganta. Su voz era también fueron características por el hecho de que durante esos momentos donde el oyente no puede entender lo que está diciendo, era porque realmente no estaba diciendo nada. Las voces en “Slowly We Rot” eran un contraste dicotómico de enfermiza coherencia sonora y el monstruo de las galletas, un método creado desde la timidez y la inexperiencia, pero también una táctica que le ha servido al frontman desde entonces.

Éramos todos jóvenes y sólo queríamos tocar”, recuerda Donald. “Trevor y yo estábamos componiendo y John nos decía “dejadme escribir algo!”. John no era realmente un letrista, así que empezó a escribir extrañas sílabas y mierdas que sonaban bien en esas partes y eso se convirtió en su propio lenguaje. Cuando comenzamos a dar conciertos, hacía las mismas cosas. Aún las hace hoy día, pero va más al grano y más preciso donde la forma que tiene de cantar es más importante que lo que dice en sus guturales”.

Donald recuerda la determinación de la banda y la cantidad de tiempo que emplearon en el local de ensayo de sus padres. Recuerda las ganas con las que esperaban los fines de semana en los que los padres de los chicos ingenuamente confiaban lo suficiente para dejar solos en casa a los chicos durante un fin de semana. En cuanto se daba la orden, rápidamente construían su escenario casero y una tarima de batería para montarse uno de esos conciertos en el jardín, llenos de packs de cerveza.

Estábamos decididos a hacerlo”, nos dice. “Nos encantaba tocar música delante de nuestros amigos más que ninguna otra cosa, pero era principalmente temas originales lo que ofrecíamos. Nunca fuimos buenos haciendo versiones, así que compusimos desde el principio”.

Morrisound, por aquel entonces, era el único estudio de ocho pistas!” nos revela Donald. “Esta es otra de las cosas que no pienso que la gente se crea – joder, hasta para mí es difícil creerlo! – pero “Slowly…” se grabó en ocho pistas. La batería iba en un grupo de micrófonos que se fundió en una mezcla estéreo a lo cual añadimos guitarras y solos. Era la forma en la que las bandas lo hacían antes de aparecer las grandes mesas de mezclas de veinticuatro pistas allá por los ’70. Otra cosa que la gente no sabe es que la mayoría del álbum se hizo cuatro años antes que la segunda mitad. Grabamos ocho temas cuando no teníamos contrato. Tras fichar, nos hicieron componer cuatro temas más para un álbum de doce temas”.

Una vez el álbum salió editado, aterrizó en la conciencia pública. Inmediatamente vendió miles de copias y la banda se embarcó en su siguiente experiencia de aprendizaje.

obituary_photo2En el momento en el que salió, sólo habíamos estado fuera del estado de Florida una vez cuando fuimos invitados a tocar en el Milwaukee Metalfest. Tocábamos en Orlando (Miami), abriendo para NASTY SAVAGE y SAVATAGE. Tras la salida de “Slowly…”, SACRED REICH nos llevaron con ellos de gira durante unas siete semanas por todo el país. Fue entonces cuando nos dimos cuenta de lo que hacen las bandas y nos gustaba! Poco después fuimos a Europa y había shows totalmente llenos en cada show. Eso era otra de las cosas increíbles – que el mundo estuviese preparado para nosotros. El sello ponía nuestro disco en las tiendas, los chavales lo compraban, teníamos “street teams” y todas esas cosas de la era pre-internet. Esa gira fue de cuarenta y cuatro shows por toda Europa en un bus con unas cuatro bandas; fue la peor y la mejor experiencia que jamás he tenido”, comenta entre risas.

Hoy el álbum aparece regularmente en las listas tanto de viejas como nuevas generaciones. Incontables bandas han tomado como referencia su sonido pegadizo y su acercamiento a los orígenes.

“¡Lo encontramos!” exclama, analizando el legado y longevidad del álbum. “La banda despierta y componemos temas bien escritos, de buen sonido y bien pensados que no son demasiado difíciles de escuchar. Es como algo “estúpidamente simple”. Era también el comienzo. Creamos lo que creamos al mismo tiempo que Chuck estaba creando en Orlando y los tíos de MORBID ANGEL lo hacían aquí en Tampa. Nos convertimos en una banda que tenía sentido para los fans del Metal”.

Artículo originalmente escrito por Kevin Stewart-Panko

Este artículo ha sido usado con permiso y amablemente cedido por TERRORIZER MAGAZINE. (www.terrorizer.com)

Número de visitas: (1952)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music