PROSTITUTE DISFIGUREMENT «From Crotch to Crown»

Habré escuchado como cien mil veces este disco y he dedicado horas y horas a buscar en él lo que hizo únicos a PROSTITUTE DISFIGUREMENT, pero no lo he encontrado. Dos meses de búsqueda en vano, para acabar opinando lo mismo que la primera vez que lo oí, y es que por más que uno busque y rebusque esos elementos no los va a encontrar, ni con toda la fe del universo ni la mejor de las voluntades. Sencillamente esto ya no es PROSTITUTE DISFIGUREMENT, es un grupo bestial que toca que te mueres y que puede grabar un disco tan brutal y feroz como este «From Crotch To Crown», pero son otros. Es que literalmente son «otros», son otros músicos. Como miembros originales siguen Niels (Adams) a la voz y Patrick al bajo, y luego está Michiel a la batería por tercer disco consecutivo. Hasta ahí la continuidad parece garantizada, pero en un grupo de Brutal Death cambiar las dos guitarras es mucho cambio, y eso es lo que ha ocurrido en este álbum. Haciendo un rápido repaso a la historia guitarrera del grupo, hay que decir que el dúo Roel/Niels (Van Wijk) grabó los dos primeros discos y luego el dúo Roel/Benny los dos siguientes, es decir, que Roel siempre estuvo ahí, y encima a la rítimica y a la solista, lo que unido a la presencia de los citados miembros originales en el bajo y la voz le daba total continuidad a la identidad sonora del grupo. Es más, los discos tercero y cuarto («Left In Grisly Fashion», 2005, y «Descendants Of Depravity», 2008) son los únicos que grabaron con idéntica formación, de resultas de lo cual pudieron dar el impresionante giro que supuso «Descendants…», dejar atrás el gruñido amorfo de sus orígenes, sacar de sí todo su potencial compositivo y hacerlo todo sin dejar de lado su arrolladora personalidad. Pero en este último trabajo se la han cargado vilmente, y esto ni es una reunión ni es un regreso ni es nada, porque simplemente no es PROSTITUTE DISFIGUREMENT.

Por concretar: esto es Brutal Death tirando a técnico en una onda absolutamente convencional, nada que no hayan hecho ya otros mil clones de CANNIBAL CORPSE, SEVERE TORTURE (a su vez clones de los anteriores, sobre todo en sus comienzos), GORGASM, SUFFOCATION o DISAVOWED. ¿Qué tiene para conservar el nombre del grupo? Nada. ¿Dónde están los riffs tradicionales y los elementos desvergonzada y orgullosamente «retro»? En ningún sitio. ¿Dónde los pasajes pegadizos, dónde los fraseos clásicos combinados con megabrutalidad moderna? No están. Quedan, como mucho, las incursiones melódicas que aparecen de forma esporádica y, por supuesto, la bestialidad inhumana con que destrozan los instrumentos, pero es que esto es BDM, si no, apaga y vámonos. Es como tener letras de sadismo misógino y depravaciones homicidas varias, se da por hecho. Pero todo lo que les hizo distintos, excitantes y verdaderamente singulares ha desaparecido.

Quizá los omnipresentes solos dan un aire a lo que el grupo fue en otros tiempos, pero solo por el hecho de estar ahí, no porque su estilo se parezca al de Roel, ni de lejos, y alguna vez que lo hacen dan la impresión de querer copiarle sin ningún pudor («Under The Patio»). También la portada es una más en medio de la pila de portadas con la imagen de… ¡una mujer en la mesa de disecciones!… uuuhh, qué gran idea y qué ocurrentes somos, debieron pensar. Cierto que PD nunca se habían caracterizado por tener portadas especialmente curradas ni imaginativas, pero tampoco tenían necesidad porque su música hablaba por ellos. Esta parece una mezcla de la serenidad aséptica de CARCASS y la orgía criminal de unos LIVIDITY, y al menos esta orientación a la hora de tratar el consabido tema sí tiene mérito y hasta más personalidad que la propia música. Y el detalle jocoso del pene sobre la mesa, junto a la rodilla derecha de la pobre desgraciada, tiene su gracia, su macabra y sanguinolenta gracia, pero en realidad ya aparecía hace diez años en la portada del «Harvesting The Cunt Nectar» de otros caballerosos angelitos como XXX MANIAK.

Así pues, ¿qué tenemos entre manos con este «From Crotch To Crown»? Básicamente lo dicho en el segundo párrafo, Brutal Death veloz, salvaje, técnico y convencional. Blasts de otro planeta, continuos cambios de ritmo, violencia sonora y unas guitarras que no paran de soltar notas y más notas. El bajo suena con cuerpo y pegada, y hasta tiene momentos de protagonismo en el tema-título, pero en general se dedica a doblar las guitarras y poco más. «Battered To The Grave», «Set Forth To Annihilate» o «Reduced To Stumps» son muestra del gusto por los ritmos irrregulares y las frases asimétricas, «Under The Patio» destaca como uno de los escasos temas con momentos pegadizos y «Dismember The Transgender» como el único que no empieza a mil por hora… y para de contar. El resto, previsible, genérico y oído ya en muchos otros sitios. ¿La producción? fantástica, ¿trabajo de los temas y arreglos? muy bueno, ¿ejecución? impecable, ¿brutalidad? aplastante, ¿ideas e inspiración? muy escasas, ¿personalidad? nula. Se me ocurren otros álbumes igual de bestias e intensos pero con identidad a prueba de bombas, como el «The Spiritual Decline» de SUICIDAL CAUSTICITY el año pasado, o el reciente «Exhumation Of Sacred Impunity» de POSTHUMOUS BLASPHEMER. El disco es bueno, por mucho que me pese, y es disfrutable de principio a fin, qué duda cabe, pero en el catálogo de PROSTITUTE DISFIGUREMENT quedará como una deshonrosa anomalía.

Número de visitas: (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music