PUTREVORE “Tentacles of Horror”

Citar a PUTREVORE implica señalar a dos músicos absolutamente prolíficos, cada cual en sus respectivos roles. Trabajadores incansables del Underground, ambas piezas unidas forman uno de los mejores proyectos de sus respectivas carreras, a mi juicio. Una banda aislada en el espacio-tiempo, una esponja precataclísmica de la que nunca se sabe qué tipo de negras semillas, criaturas o engendros pueden brotar. Sobra decir que me refiero a Rogga Johansson y a Dave Rotten. Hacer música, estar inmersos en diferentes proyectos, de continuo… no es tarea sencilla, hay que darle a la sesera y dejarse la piel. Los discos no se hacen solos, los proyectos no surgen del aire. Es la única parte de esta revisión que difícilmente sucumbirá ante objeciones, más allá de los matices personales que cada cual pudiera señalar respecto a la apreciación de la música producida por grupos como AVULSED, PAGANIZER, HOLYCIDE, MEGASCAVENGER, CHRIST DENIED, REVOLTING, FAMISHGOD, RIBSPREADER, etc, etc, etc. Sintetizando: si en este mundo corrupto hasta la médula hay algo admirable, entre otras cosas, es la capacidad para asumir el trabajo.

Por lo tanto, al juntar facetas y talentos por esta vía tan explícita, dada su catalogación de banda internacional, la comunión tiene que ser absoluta, como única forma de justificar este tipo de materiales, para que constituyan un hecho relevante y no un simple disco más; es preciso tener algo que decir y además poder decirlo, mantener el nivel, reforzar el edificio. Así nace el tenebroso “Tentacles of Horror” (XM 193 CD), nuevamente a través del sello Xtreem Music; un trabajo de tez agónica y tormentosa, otra historia de apariencia conceptual y con sabor a los densos mundos onírico-fantásticos del maestro H.P. Lovecraft y los numerosos e incontables continuadores de los denominados Mitos de Cthulhu. Existen miles de trabajos influidos por la fértil materia; pero si el citado e imprescindible creador de relatos pudiese escuchar algo así, en su momento, si este “posible” imposible sucediese, en algún remoto momento del espacio-tiempo y los vacíos cósmicos, validaría la música contenida en este CD como una apropiada banda sonora de miedos y sueños espantosos, aquellos que supo transmitir como nadie y que tantas historias han inspirado e inspiran.

No negaré que la presente relación músico-estilística y la añadida narrativa fantástica son conceptos de mi agrado, y que posiblemente alargan mi bulliciosa lengua virtual, mi exceso de imaginación; por suerte, aún no estoy tan poco cuerdo como para dejar de reconocer que la enorme y descriptiva portada creada por el talentoso y prolífico Juanjo Castellano no hace sino bordar, de nuevo, la relación entre el disco y su impecable arte de presentación.

Los PUTREVORE de 2015 otorgan un leve giro a su sonido, incluso realizando algunas canciones o fragmentos más accesibles, queriendo atrapar, no menos potentes por ello; pero sin duda volviendo a crear un gran trabajo, cargado de la personalidad de ambos músicos. Por supuesto, el apoyo y completa integración del percusionista Brynjar Helgetun, de nuevo tras los parches, redondea un disco que navega por los negros senderos del Death Metal tradicional pero al tiempo abre nuevas brechas o caminos, saltándose las señales de “prohibido” y adaptándose cual ofidios que mudan su escamosa piel. Por el momento, la oscuridad, la niebla, lo corrompido… son elementos que están asegurados.

Ampliando el concepto, la exhaustiva labor compositiva del incansable Rogga, que abarca música y letras, es admirable. La readaptación estilística de “Tentacles of Horror”, óptimamente integrada en la continuación natural de su trayectoria, lo convierte en el lanzamiento más orgánico emitido por la banda hasta la fecha. Para ir más allá y por emplear un claro símil, estamos ante el disco más “NILE“ facturado por PUTREVORE, apuntando al evidente toque exótico que, también hay que reconocer, se abarca con bastante fortuna y concreción. No es algo raro en el combo, ya lo han realizado anteriormente, aunque quizás de forma más comedida y no tan dinámica como ahora, dado que por otra parte, las mezclas de este trabajo conllevan una diferente visión acerca de lo anteriormente facturado por el grupo, además de que se refuerzan, amplían y enfatizan algunos conceptos rítmicos. Pero sobre todo implican un mayor colorido de las guitarras, en sus registros graves, medios y agudos.

Sin dejar de intercalar esencias sueco/finlandesas, a su vez accedemos a graníticas auras BOLT THROWER e INCANTATION, ciertos paralelismos con los daneses UNDERGANG, leves elementos Death-thrashers de completa contundencia y cenagoso espesor, numerosos obstinatos con envolventes melodías o la propia afinación en La grave. Todo ello confiere un perverso matiz a esta obra y a los pasajes expuestos por Rogga a través de sus guitarras y del bajo eléctrico, a nivel rítmico y armónico, incluso a nivel solista y en los arreglos melódicos, ambientando muy bien esta historia onírico-fantástica. Las cuerdas ejercen como eje central, muy presentes en el mix, predominando y aplastando, con una mecánica, contundencia y madurez basadas en los principios del que no tiene nada que demostrar pero sabe regodearse en el peso de los riffs. Distorsiones muy gordas recreándose en diversas dinámicas que ofrecen buen contraste, secciones ambientales de corte armónico y/o melódico, pegadizas y de tinte paquidérmico, generosamente reverberadas; puntuales jugadas de trémolo que emulan bramidos de saurios arcaicos… en definitiva, una labor regenerada y apropiadamente recreada para este nuevo relato de poso terrorífico, pero que ofrece cierta sensación de cercanía, independientemente de su mayor o menor complejidad; y que vuelve a dar fe de lo pródigo que puede ser un músico constante y con las miras siempre enfiladas hacia el Norte, con los sentidos alerta y el ingenio bien aguzado.

La voz de Dave Rotten se encuentra en las profundidades, al servicio de esta misión mórbida, rozando un punto DEMILICH que resulta idóneo, con esa cavernosidad gutural pero bien proyectada y definida, quizás un poco menos presente de lo que podría esperarse. Y sin embargo se percibe a la perfección, en un punto adecuado y de clara elección personal. A pesar de todo, en ciertas partes más ambientales, su volumen se incrementa para torturar al oyente, creando esos muros de tensión y primer plano tan necesarios en algunas ocasiones, o cuando la música lo pide. Porque en su línea habitual, la música conlleva voces dobladas o alternándose en el espectro estéreo, a modo de dialogo o refuerzo y como parte de un juego que, para la ocasión, resulta bien redondo y exquisitamente ambientado, tan primitivo como rudimentario, pero con una determinación completa y aportando su personal e inequívoco sello. Puro Death Metal.

Con un más que sobrado pero implacable Helgetun, el concepto sonoro de la batería resulta ligeramente diferente al anterior “Macabre Kingdom”, similar aunque con cierta lejanía en el sonido de caja, principalmente. Pero está bien engranada, ya que el conjunto de la música es demoledor, y es lo que verdaderamente importa. Sentarse a mezclar un disco no es motivo de alegrías desenfadadas, en una labor “para siempre” y que hay que vigilar; para el caso, y tras varias escuchas, el resultado me parece un acierto, funciona bien. Hay una obvia expansión de los instrumentos y de los elementos en juego, ofreciendo una masa pastosa pero definida al mismo tiempo. Como ya se adelantó en su día, el vocalista de AVULSED se ha hecho cargo de las mezclas contenidas en “Tentacles of Horror”. Pienso que las horas de trabajo han valido la pena.

Una vez sobrepasamos la primera andanada blasting de “These Caverns Breed Filth”, puro estilo PUTREVORE, podemos encontrar cierto tinte del Thrash/Death antiguo mezclado con latigazos suecos a lo UNLEASHED y similares, con pocas notas pero ese aire cómplice y de vieja escuela. No obstante, al pasar por el filtro de la afinación tan grave y otra tensión de cuerdas, todo cobra un diferente matiz. A su vez vuelan por gruesos tramos de velocidad media, bien oxigenados. Un potente track de apertura que además maneja pasajes muy pesados, aplastantes obstinatos y exóticas mordeduras, mostrando variedad a la par que contundencia y plasmando in situ una carga mortal, asfixiante.

Muy distinto se presenta “Unspeakable Madness Beckons”, cuya lentitud y espesura apuntan diferentes facetas, desde las cabalgadas de riff ascendente hasta los ritmos a medio tiempo y sobre los cuales el estribillo arropa con motivos reiterados a la macabra voz. La esencia sueco-mediterránea produce una completa sensación de continuidad conceptual y familiaridad respecto al track anterior.

Gable Window Portal Pt. I” y el tema de adelanto “Gable Window Portal Pt. II” forman un pequeño inciso plagado de cambios, un repaso por diferentes formas de ejecutar Death Metal, navegando por inmensos océanos de locura y al tiempo sumergiéndose en designios remotos en los que el chapoteo de cocodrilos predomina a base de algunas espesas secciones que remueven turba y fango, salpicando asfixia. Majestuosos trémolos y los graves rasgueos palmuteados del segundo acto aportan una gran subida, un nuevo viaje de sensaciones en el que los cambios, los riffs, intectan energía y mayor veneno a la composición. Incluso el grasiento bajo, que asoma tímidamente por nos instantes, huele a pulpa de cefalópodo. Dos cortes perfectos e intensos, llegando al epicentro del trabajo en plena forma.

Equinos de pesadilla galopan en “Through the Vortex to Aeons Past”, a través de remotos agujeros temporales en los que la velocidad se mantiene bien sujeta, trotando alrededor de un pulso inamovible y que da juego a diversos tipos de ataque en los que destaca el sobrio papel de los sencillos y potentes patrones percusivos, las ácidas guitarras y una voz de tez cavernaria, profunda y abismal. Los juegos de coros recrean el efecto Delay y aportan un toque más enfermizo, si cabe. Cada cual conlleva sus propios matices, otorgando un dramatismo firmemente apoyado por los insistentes escarceos acuchilladores de Rogga Johansson.

Especialmente denso resulta el track “The Rotten Crawls On”, con numerosas alusiones exóticas y ambientales, montañas de piedra de las que parecen brotar lamentos de almas que ejercen pena desde eones inmemoriales. Buenas combinaciones de Death/Thrash a medio tiempo con férreo Pinch Harmonic y secciones cercanas al Doom en la vena de viejos NILE, con sus correspondientes e insistentes motivos melódicos a modo de llamada o invocación. Pero cada vez que nos confiamos, un nuevo ritmo ejerce su ataque… reflejando nuevas improntas y resultando otro corte de específico peso en el CD.

Hyperborean Dreams” suena macizo y abrasivo, aunando los motivos y riffs Old School de la vieja Europa con elementos de otras latitudes. Es un track vibrante y carnoso, en el que Johansson nos ofrece un descarnado solo de guitarra y toda una serie de ataques de mute riff, Trémolo Picking y dentelladas claustrófobicas, creando a su vez ciertas auras con angustiosas armonías superpuestas, simples y efectivas, recreándose en la sensación de drama.

Pudiendo también catalogarse de angustioso, “A Maw Surrounded By Tentacles” conlleva un porte de total malignidad, supurando plasma con sus especialmente pesados elementos introductorios y voces catacúmbicas, al tiempo que agrega nuevos matices, siempre aportando un nuevo riff o motivo inesperado. Pero llega el final: las guitarras tocan a invocación, Rotten gruñe y ruge, puro primitivismo; ahora braman las bestias, a golpe de trémolo, abriéndose las puertas de antiquísimas construcciones inmersas en las profundidades, pues el Innombrable es convocado. Con su palpable presencia impregna una música que emana maldad absoluta, ofreciendo un tenso, preciso y resolutorio final que parece alumbrar el completo reinado del Primigenio sumergido, mostrando las temibles fauces y llenando el medio con todo su poder de Ente Primordial.

Buena forma de darle la vuelta a su anterior y oscurísimo material, creando un nuevo trabajo sin grandes entramados pero demoledor y con excepcional resultado, tan profesional como completamente humano. Sin pretensiones, aunque dándolo todo; incluso constituye una brisa de frescura que lejos de desagradar a sus seguidores, muy posiblemente conseguirá envenenar sus oídos con esta nueva dinamita de fluidos gástricos, crujir de huesos, entrañas y tentáculos. Tres trabajos diferentes, con su propia estela y personalidad, y que sin embargo no dejan de conllevar el aura y la oscuridad de PUTREVORE. Este lanzamiento llega en un momento perfecto, poniendo al combo en un interesante punto de mira y constituyendo un disco más que apetecible.

Número de visitas: (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music