¡No… no es lo mismo!

No,-no-es-lo-mismoHace tiempo que venía dándole vueltas a este tema, y preguntándome a veces, si este tema en la actualidad le importa a mucha gente o no, y bueno, una forma de verlo mejor sería exponerlo un poco bajo mi punto de vista y ver como responde el personal.

coc_02Para empezar, podríamos remontarnos unas tres décadas y media atrás, cuando esto del internet era como un espejismo, o algo impensable. En aquellos tiempos se estilaba mucho el que un colega se comprara un cassette y todos los demás esperáramos con gran estusiasmo el poder hacernos una copia con un doble platina. Aquello tenía un valor, que vamos, a día de hoy es inimaginable, el tener una cinta grabada, por que no te quedaba otra, sino, a ver quien era el valiente que iba a sus padres a pedirles dinero para comprarte una cinta de locos, que era como se conocía a la mayoría de metaleros en aquellos tiempos.

coc_03Con el paso de los años, como todo en esta vida cambia, empiezas a tener eso tan “opresivo” que existe hoy en día, “dinero”, y empiezas a comprarte vinilos, y qué decir que ese momento de sacarlo de la funda y ponerlo en el plato, y escuchar ese ruidillo de fondo y comenzar a escuchar la música que contiene, un momento para “enmarcar”. Como le coges el gustillo, empiezas a coleccionar estas obras de arte, y sin darte cuenta tu colección empieza a coger tamaño, y con el tiempo, cuentas con un montón de joyas, que la mayoría de los mortales, ni las aprecian ni les dan ningún valor, tildándote de algo así como de “chalado”. Tras esto, surge el CD, y más de lo mismo, digital, pero atractivo, sin tener ese “feeling” que poseía el LP, pero que tampoco estaba mal. Y tu colección sigue creciendo, pero esta vez ya en tres formatos, tus viejas cintas de cassette, tus Long Plays y a estos se le suman tus nuevos CD’s. Hasta que un día te paras a mirar y dices, madre mía, lo que yo tengo aquí y seguro que más de uno pagaría por ver su cara de satisfacción frente a un espejo.

coc_04Y alguno dirá, ¿y para qué todo este rollo?, pues bien, te paras a pensar a día de hoy, 25 de Julio del año 2014, y para la inmensa mayoría, ¡ojo no digo todo el mundo! Esto es una gilipollez como una casa, y entonces es cuando piensas, ¿éste era el lugar donde yo he vivido todos estos años?, por favor, ¿en qué se ha convertido todo esto?

Bien, a lo que vamos, pues cuando tú miras toda tu colección y te sientes más que orgulloso, entonces viene el típico que te dice: Todo eso que tú tienes lo tengo yo en mi mp3 de 120 gigas. Entonces es cuando tu cara se queda como un poema, y piensas, ¿me lo estás diciendo en serio “desgraciao”?, ¿que esto mismo lo tienes tú en tu mp3?

coc_05Y ahora es cuando yo digo, ¿alguien en serio cree que eso es lo mismo? El hacer un pedido por internet y cuando el cartero te trae a tu casa esa caja con sus correspondientes CD’s o LP’s, el momento de abrirla, ese momento alucinante de quitarles el plástico, ver los libretos, escuchar la música en tu cadena, en un discman, en un plato, empaparte de toda la información contenida, ver el artwork fascinado, o el ir a una tienda y estar ojeando lo que tu bolsillo se puede permitir, pero vamos a ver, ¿dónde vamos a llegar?, ahora dejémonos que si apoyo a la industria, las bandas ni hostias, hablemos sólo del placer personal, ¿es lo mismo?, cada uno puede hacer lo que quiera, pero por favor, no nos digáis que es lo mismo, eso es un patraña, una chapuza, un lastre, una full, no sé, ¿a alguien se le ocurre algo más?

Llevar 200 discos en un aparato, para empezar, la música está comprimida, la calidad del sonido no es la misma, ni por asomo, y si a todo eso le sumamos que, llevando toda esa cantidad de discos, ¿cuántos habéis escuchado enteros?, venga hombre, y ya no hablemos si se te estropea el cacharro, “todo a tomar por culo”, ja jaja, me imagino la cara de más de uno cuando se le ha estropeado, seguro que piensa, ¿y ahora que hago?, me tengo que comprar uno nuevo y volver a pasarme toda la música, eso me llevará por lo menos una semana, señores, hay gente que le ha llevado entre 20 y 30 años tener su colección de música, vaya sacrifício, una semana….

Y tampoco nos olvidemos de las ediciones especiales, con parches, fotos firmadas de las bandas, posters, llaveros, caja de lujo, etc, etc, ¿eso tampoco vale nada?, alguno dirá, es que las discográficas se lo quedan todo, por eso yo no pago, ¿Si?, eso a lo mejor podría valer en cuestiones de música más comercial, ¿pero en el underground?, ¡aquí no se gana dinero hombre!, bueno, por lo menos la gran mayoría. Todo eso, en un mp3 lleno de discos no está, bueno, ahí solo hay música, ah, que se me olvidaba, que también se pueden ver las portadas y las letras… ¿en serio?

coc_07Luego es cuando llega el que te dice, yo lo escucho y si me gusta el álbum, después lo compro, ¿seguro?, bueno, habrá que creérselo. Eso está bien en cierto modo, pero y ese momento de impaciencia, incertidumbre y curiosidad, ¿cómo sonará este álbum?, ¿será igual de bueno que el anterior?, ¿se habrán superado?, ¿será una mierda?, y tras todo esto, llega el que te dice, ¿y si el álbum es una mierda?, sea una mierda o no, esa banda ha invertido su tiempo, dinero y demás en hacerlo, y nunca llueve a gusto de todos, seguro que a alguien sí le gustará. ¿Quién no ha ido a comer a algún sitio y el menú que ha comido era una auténtica basura?, ¿alguien se va sin pagar?, ¿no?, pues es lo mismo, a veces sin riesgo no hay gloria.

coc_09Bien, con todo esto ni critico a quien se baje toda su música, ni al que no compre ni un CD o LP original, cinta o lo que sea, cada uno puede hacer lo que quiera, aquí todos somos libres, igual que yo de escribir estas líneas, y no quiere decir que yo con lo que diga tenga razón, sólo es mi forma de verlo.

Por lo tanto, aclarado esto, por favor, ¡NO NOS DIGÁIS QUE ES LO MISMO!, puede ser mejor, peor, igual o como queráis llamarlo, pero ¡NO ES LO MISMO!, llamadnos frikis, o como os dé la gana, pero ver tu colección de música ahí en tu casa, ¡Eso no tiene precio!

 

Número de visitas: (2129)

15 opiniones en “¡No… no es lo mismo!

  1. Martín Gasa

    Excelente artículo. Llegué tarde. Por desgracia actualmente en Argentina estamos restringidos a ordenar CDs por Internet (Se debe hacer 2 veces por año y pagar aranceles infernales, más burocracia y cosas que desalientan), pero miro para atrás y todo lo que he comprado antes de eso… mierda, leo tu hermoso artículo y todo está allí. Recuerdo en los 90s cuando no había mp3 y compraba un CD cuando salía,y el disquero no me lo ponía por falta de tiempo…. el tomarme el bus a casa abriendo el CD, leyendo, etc… pero con la incógnita de “COMO SONARA ESTO???”

    Como tu has dicho, digannos frikis pero NO ES LO MISMO

    Extraño esas epocas

    Ahora todos acá escuchan en mp3, formato que para mis oídos desde que salió suena a lata. Cualquiera con oído puede detectar que la compresión afecta desde agudos, graves y rangos medios.

    Un gran abrazo.

    Responder
  2. Edu

    Totalmente de acuerdo, no es lo mismo aunque por otro lado si utilizo internet por dos razones: la impaciencia por escuchar un álbum nuevo que muchas veces se puede encontrar antes de su fecha de salida y evitarte comprar una castaña de cd (agradecido eternamente a internet por haber podido escuchar el ILLUD antes de que saliera entre alguno que otro). En mi caso si puedo decir que si me gusta lo compro seguro 100%. Luego la red me permite hacer escuchas de como mínimo algún tema, para saber de que palo va la banda ayudándome en mis compras y además como consumidor se ha producido una bajada de precios en los cd´s sobretodo underground que benefician el bolsillo (o quizás no porqué acabo comprando más cantidad). Por cierto, no se que opinareis de las ediciones especiales que por lo que traen no creo que compensen y son más un saca cuartos (prefiero siempre temas extra a pegatinas o demás). Saludos y gran artículo.

    Responder
  3. Offizielle

    Independientemente del tema central del ¿artículo?, a mí lo que me parece de chiste es la forma de redactar del autor. Ni un niño de doce años lo haría peor, macho… lo de la doble “platina” ya me ha matado…

    Responder
    • JuanMa Torre Autor del post

      Hola, lo primero de todo es darte las gracias por tomarte tu tiempo en leer el artículo y en escribir el comentario. Tras unas cuantas visitas al artículo? Es normal que haya opiniones de todo tipo. Yo por lo menos he hecho mas que tu, he conseguido que te haga gracia, tú en cambio a mí no me has hecho ninguna. Es muy fácil destruir lo que ha hecho alguien. Lo único que sí te pediría es que cuando quieras despreciar algo que yo haya hecho, no uses la frase “ni un niño de doce años lo hubiera hecho peor”.Hay muchos niños de esa edad que hacen cosas mucho mejor que tú y que yo. Gracias y acepto tu crítica despectiva.

      Responder
  4. Pako Deimler

    Joder Pedro como te aburres macho jajajaja siempre estás rizando el rizo que ya se a rizado con anterioridad y te quedas tan pancho jajajaj eres lo más tronk…

    Responder
  5. Pedro Ingelmo

    Creo que en realidad lo que hay es música en formato digital frente a música en formato analógico (los vinilos), y luego hay soportes externos (un CD) frente a soportes internos (memorias de todo tipo). Existe una confusión en la que algunos caen por pura idealización, por una especie de exceso de romanticismo: es el caso de los que después de bajarse cosas en mp3 las pasan a un CD porque dicen que “el formato físico suena mejor”. A ver… el archivo digital es el mismo esté almacenado en un disco duro o en un disco compacto. Si te lo bajaste a 320 kbps va a seguir estando a 320 kbps y no va a sonar mejor por arte de magia al grabarlo en CD. Lo que se confunde aquí es “formato” con “soporte”: tanto en CD como guardado en un ordenador se trata de música en formato digital, y soporte físico como tal siempre tiene que haber, sea un CD o una memoria. La primera diferencia entre un CD y una memoria es su muy distinta capacidad de almacenamiento, otra es que un CD lo puedes tener entre tus dedos, cogerlo, manipularlo, mientras que la memoria interna del PC no, y la tercera es que el CD viene acompañado de un envoltorio con una portada, fotos y letras. En cuanto al sonido, la diferencia entre un CD y un archivo mp3 es que habitualmente el segundo está muy comprimido, pero no tiene por qué ser así, y si los mp3 estuvieran siempre sin comprimir y yo pudiera tener en mis manos el libreto con la portada, fotos y letras, el resultado sería exactamente el mismo. A mí me da igual que el sonido proceda del CD o de un disco duro externo de un Terabyte, siempre que en ambos casos la compresión, y por tanto la calidad, sea la misma. Es mucho peor el caso de un e-book frente a un libro en papel, porque ahí el objeto, la “cosa”, siempre está entre mis manos, mientras que el disco, una vez que lo meto en el equipo, ya no. Es decir, mientras dura la reproducción yo no estoy manipulando el objeto físico, cosa que sí hago cuando leo un libro. Es como si toco una guitarra en una consola, o como si juego al tenis cogiendo un mando de quince centímetros, eso sí que no es lo mismo.

    Responder
    • JuanMa Torre

      Bueno, es tu opinión, pero de lo que trata el artículo es sobre la afición de coleccionar musica en formato original y no en acumular millones de discos en un mp3 sin sentido, ese es el mensaje.

      Responder
      • Pedro Ingelmo

        Ah, pues en ese caso disculpa por no haberme enterado bien, pero pensé que el artículo hablaba de lo distintos que son los formatos entre sí y de que “no es lo mismo” el placer de un formato y el de otro formato, como cuando dice “hablemos sólo del placer personal, ¿es lo mismo?, cada uno puede hacer lo que quiera, pero por favor, no nos digáis que es lo mismo”, o como cuando dice “puede ser mejor, peor, igual o como queráis llamarlo, pero ¡NO ES LO MISMO!”. Pero quizá lo estoy sacando de contexto, no sé.

        Lo que yo comenté me pareció que sí tenía relación con el tema, ya que me referí a los libretos, portadas, letras, fotos, etc, como propiedad exclusiva de los CDs y vinilos, igual que señala el artículo: “¿alguien en serio cree que eso es lo mismo? El hacer un pedido por internet y cuando el cartero te trae a tu casa esa caja con sus correspondientes CD’s o LP’s, el momento de abrirla, ese momento alucinante de quitarles el plástico, ver los libretos, empaparte de toda la información contenida, ver el artwork fascinado”.

        Y ciertamente también dije que ese ‘envoltorio’ no está presente en los mp3, asunto que también expone el artículo: “Todo eso en un mp3 lleno de discos no está, bueno, ahí solo hay música, ah, que se me olvidaba, que también se pueden ver las portadas y las letras… ¿en serio?”.

        También hablé de la pérdida de calidad de sonido como consecuencia de la compresión en los mp3, en línea con lo que dice el artículo en otro de sus puntos: “para empezar, la música está comprimida, la calidad del sonido no es la misma”.

        Lo que no encuentro por más que releo es ninguna referencia a “acumular millones de discos en un mp3” y menos que sea “sin sentido”, de hecho el caso concreto que menciona el artículo es el de un hipotético dueño de mp3 que le dice a un coleccionista “Todo eso que tú tienes lo tengo yo en mi mp3 de 120 gigas”. Es más, la “afición de coleccionar música en formato original” también consiste en acumular, y no veo claro que eso pueda considerarse “sin sentido”: ¿si tienes 5.000, 7.000, 10.000 originales está mal y no tiene sentido? ¿O sí lo tiene desde el momento en que son originales aunque a saber “cuántos habrás escuchado enteros”?

        Por último, lo que quise aportar como reflexión personal a raíz de todas estas ideas del artículo es que los CDs -los vinilos obviamente no son música digital y están en otro plano- son archivos informáticos igual que los mp3, y que si estos no estuvieran comprimidos el sonido sería exactamente igual. Escuchar la música “en tu cadena, en un discman, en un plato” es igual en cuanto al sonido que escucharla cuando procede de un ordenador, siempre que no esté comprimida. Por ejemplo, yo en el coche, en vez de llevar un montón de CDs y correr el riesgo de estamparme mientras los saco de las cajas y los cambio, llevo una memoria de 32G con mis propios discos guardados en mp3 sin comprimir, el archivo es el mismo que el del CD original y, por tanto, el sonido también. Ya está, esta era la parte personal de mi comentario o la que se salía de lo que trata el artículo.

        Responder
          • Pedro Ingelmo

            Qué va, si te fijas bien yo no opiné en ningún momento sobre el artículo, sino que aporté un punto de vista extra sobre el tema, que es muy distinto. Entiendo que eso es lo interesante de un comentario, precisamente comentar, hablar acerca del tema, añadir o aportar algo, pero entrar a valorar el artículo como tal es otra cuestión. Ya que me pongo, lo que opino sobre el artículo es que está muy bien, que transmite pasión por la música, una pasión cultivada durante mucho tiempo de constancia y devoción sinceras, que al mismo tiempo también da argumentos sobre las ideas que defiende, y que trata un tema muy controvertido sobre el que se podría hablar largo y tendido pero consigue tratarlo sin caer en la provocación fácil.

  6. Patricio

    Yo he sido coleccionista desde que pude tener los recursos para ello… y claro, para mi no hay como una copia física de tu música preferida. Nada como ver los artes, sentarse a escuchar en los pocos momentos libres o mientras trabajo. Y se que no soy el único que piensa así. Es verdad que meto los discos en mi iPod, pero es por un tema simplemente de portabilidad. Pero siempre me compro el disco… ¿cómo no recompensar el talento nuevo de unos WITHERSCAPE o el regreso de unos esperados CARCASS comprando el disco que le regalan al mundo? Seríe un carerraja absoluto y un tacaño si no lo hiciera, jeje!

    Responder
  7. Andrés

    Ufff… imagina que yo perdi muchos discos paa el terremoto de Chile en 2010… estan ahí todos rayados, pero ni se me ocurre botarlos, que me costó varios años completar algunas colecciones… y de hecho ahora me ha costado mas recompletarlas…

    Responder
  8. Merciless

    Emotivo artículo con el que sólo nos sentiremos identificados quienes somos consumidores en sentido amplio de música. Al hilo de quien se echa las manos a la cabeza cuando se le estropea el reproductor de Mp3, reconozco que una de las sensaciones más horribles es cuando la aguja del giradiscos se atasca en un punto del vinilo y por mucho que lo limpies no hay solución.

    Responder
  9. S.O

    Magnífico articulo, estoy totalmente de acuerdo con el, personalmente sigo comprando en cassette , vinilo y cd y la colección nunca para de crecer un saludo a todos los melómanos metaleros.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music