RAÚL TRAUMA (TRAUMA FEST): Con la honestidad por bandera

Hoy tenemos el placer de entrevistar a uno de esos veteranos de la escena extrema española que, pese al paso de los años, sigue luchando por ella y trayéndonos a un montón de grupos que, de normal, nunca pisarían estas tierras en sus giras. En el año 2005 montó la 2ª edición de un festival con el cual quería poner a España en el mapa del Metal Extremo, pero, por desgracia, los españoles solemos ir a contracorriente del mundo y no estábamos preparados para un evento de tal magnitud. Aún así, tres años después, ha tenido los SANTOS COJONES de montar la 3ª edición del festival. Creo que sobran las preserntaciones… Él es RAÚL TRAUMA y su festival el TRAUMA FEST.

Bueno Raúl, ¿preparado para la acción? ¿Qué te esperas de un tipo como yo, amante del brutal death más gorrino y del black metal más sucio y con más sonido a cacharrería?

Preparado. De ti me espero cualquier cosa y pocas buenas, la verdad. Todo irá bien mientras no me pidas que meta a tu grupo punki en el festival, jeje.

En primer lugar, quiero decirte que tienes unos cojones muy grandes. Todos conocemos más o menos lo que ocurrió con la 2ª edición del TRAUMA FEST y el descalabro económico que supuso. ¿A qué crees que se debió esto? ¿Los españoles no estábamos preparados para un festival de metal extremo de esa magnitud? Y lo más importante: visto lo visto, ¿qué es lo que te impulsa a montar esta 3ª edición?

La hecatombe de 2005 sólo tiene una explicación: el seguimiento a la escena extrema underground en este país es ínfimo comparado con el que existe en otras zonas. Ni más ni menos. En su día se barajaron factores como las fechas, el precio de la entrada y alguna que otra zarandaja más, pero sinceramente pienso que tuvieron poco que ver. Lo cierto es que ese mismo cartel habría congregado a mucha más gente de haberse celebrado, no ya en Centro Europa, sino en Grecia o en Italia, sin ir más lejos. Mi «gran fallo» consistió en pensar que en España se podría conseguir, al menos, una tercera parte de la asistencia que habría habido en cualquiera de esos otros países. Ya ves qué expectativas más colosales. Pero no. Ni tan siquiera eso. Hay demasiada gente que cuando dice «me gusta la música extrema», en realidad está diciendo «escucho a CANNIBAL CORPSE, SATYRICON, IN FLAMES, BEHEMOTH y NAPALM DEATH, que son las bandas que conozco y a las que voy a ver».

¿Qué me impulsa para haber reflotado el barco? Para empezar, haberme recuperado totalmente de aquel palo, sobretodo desde un punto de vista anímico. Después, ser consciente de que es posible seguir organizando el festival siempre y cuando me adapte a la realidad que tenemos en España, es decir, confeccionando carteles más asequibles desde el punto de vista económico y jugando con unas cifras de asistencia máxima ya contrastadas empíricamente. Otro factor que tuvo su peso en la decisión fue el hecho de que Juan Antonio, organizador del ALHAMA METAL MADNESS, anunciase el fin de su festival. Sencillamente no quiero rendirme a la idea de que aquí no tengamos un evento extremo underground de un mínimo calibre. Si el ALHAMA deja de existir, si el TRAUMA sigue muerto, si la mayoría de promotores estatales que tienen la experiencia, la seriedad y los contactos para organizar algo semejante están tan hartos de encadenar una palmada con otra y lógicamente no quieren arriesgarse… ¿qué nos queda? ¿Conformarnos con la visita anual o bianual de rigor de VADER, NAPALM DEATH, NILE o KRISIUN? ¿Esperar a que una agencia centroeuropea de contratación tenga la bondad de incluir a España en tal o cual gira? ¿Acatar que otras muchas bandas no toquen jamás para nosotros porque al no ser chachipiruli ni estar en el candelero no hay agencia que invierta en traerlos? Yo no me conformo con eso. No me da la gana que todo lo que tengamos dependa de lo que decida esa gente. Para esos inconformistas como yo, existe, y de momento va a seguir existiendo, el TRAUMA FEST.

DEMIGOD, REGURGITATE, HAEMORRHAGE, SKEPTICISM, VOMITORY, ROMPEPROP, NERLICH, GRUESOME STUFF RELISH… La verdad es que el cartel asusta de lo bueno que es. ¿Qué criterio has seguido para contratar a las distintas bandas? ¿Has seguido tu criterio personal o has tenido en cuenta lo que más podría atraer a la gente al festi? ¿Alguna banda que te hubiera gustado meter en el cartel y que, por lo que fuera, no lo has podido hacer?

Sigo con los mismos criterios de selección de siempre, a saber: 1) que sean bandas que apenas se dejen ver por estos lares, o que directamente no los hayan pisado jamás, para que su presencia en el festival sea algo especial y memorable; 2) que encajen dentro de lo que yo considero «underground», lo cual básicamente viene a traducirse como «nada de estrellas mediáticas de lo extremo»; y 3) que le den a corrientes anacrónicas dentro del espectro extremo, o lo que es igual, «nada de hibridaciones modernas». Los tres puntos son igualmente importantes y constituyen la filosofía del festival. Espero que a partir de ahora le quede claro a todo el mundo por qué en el Trauma Fest no tocan, ni tocarán, ni tocarían aunque acertase un «pleno al 15», bandas como VADER, MORBID ANGEL, MY DYING BRIDE o JOB FOR A COWBOY: tienen que reunir los tres criterios a la vez.
Únicamente matizar que a la hora de invertir en traer a una banda extranjera, y teniendo muy en cuenta que vienen a tocar en exclusiva con todos sus gastos cubiertos y en la mayoría de los casos con la garantía de recibir un dinero extra por la actuación, necesito que sean bandas con un mínimo nombre para poder aspirar a recuperar esa inversión. Me parece de cajón, vaya.

Este año, además, he tenido muy en cuenta la opinión del seguidor. Si recuerdas, abrí una votación en el foro de esta web para que la gente se pronunciase con respecto a las bandas death metaleras que les gustaría ver en el festival. Las más votadas fueron VOMITORY y DEMIGOD, y aquí las tenéis.

¿Bandas que tanteé y que por una u otra razón declinaron la oferta? Los que siguiesen ese hilo en el foro saben que se intentó con algunas. Hubo más, pero todo eso me lo callo porque volveré a intentarlo y me gusta el factor sorpresa, jeje.

En el cartel domina el death metal y el grind, con la excepción del agónico funeral doom de SKEPTICISM. ¿Qué pasa con el black metal? ¿No hay lugar para el black metal en el TRAUMA FEST? ¿Tu aversión por el “osopandismo” sigue firme a lo largo de los años (si exceptuamos el llamado “war metal” que tanto te gusta, jejeje…)?

El Black Metal no tiene cabida en este festival. Es una tendencia que, excepto ese tipo de bandas caóticas que mencionas (onda BLASPHEMY, BESTIAL WARLUST, BEHERIT…) no me interesa lo más mínimo, ni en lo musical ni en lo extra-musical. Y son lentejas. Tampoco verás nunca a una banda del estilo eufemística y a mi juicio erróneamente conocido como «Death melódico», ni a una banda de Metal gótico, ni a una de Deathcore… ¿Qué es lo que me cabe entonces? Death Metal, Grindcore, Doom, Crust, Gore/Grind, Brutal Death, Thrash encabronado, bizarradas en plan GODFLESH… No es un abanico demasiado limitado que se diga.

Ya queda poco para el fin de semana en que se celebrará el festi. Cuéntanos un poco cómo vive estas últimas semanas a todos los niveles una persona que monta un festival de este calibre

Soy una persona detallista y perfeccionista hasta la náusea, así que básicamente las vivo atando pequeños cabos y haciendo énfasis en algunos matices. El grueso organizativo pre-festival lleva tiempo zanjado. A nivel de nervios y estrés, de momento suficientemente bien, pero ya se irá agravando con el paso de los días, jeje.

Cambiando un poco de tercio… Muchos conocemos tu límite cronológico de hasta donde llega para ti el buen death metal: el “Nesphite” de DEMILICH. Sin embargo, es normal que siempre vayas encontrando alguna banda que te recuerde esos buenos tiempos y que te mole como las de antaño. ¿Es ése el caso de NERLICH (que actuarán el primer día de festival)? Háblanos un poco de esta banda, para los que no los conozcan.

Permíteme que te corrija… No es que piense que no haya habido buen Death Metal desde que salió el «Nespithe» de DEMILICH. Lo ha habido y bastante. Bandas como FUNEBRARUM, EVISCIUM, REPUGNANT, DEATHEVOKATION, FUNERUS, DEAD CONGREGATION, HAIL OF BULLETS, COFFINS, HOODED MENACE, MANDATORY, NECROS CHRISTOS, WARMASTER, KAAMOS, PENTACLE o SLUGATHOR, por nombrar unas cuantas, demostraron o siguen demostrando que el Death Metal permanece vivo. A lo que me refiero cuando digo que todo «acabó» a mediados de los ’90 es al hecho de que no se puede llegar más allá de lo que bandas como DEMILICH, PHLEBOTOMIZED o VOMITURITION hicieron entonces. Dentro de lo que personalmente entiendo como Death Metal, vaya. Eso no quita para que haya habido y siga habiendo bandas cuyos discos sean muy buenos, pero que a estas alturas de la película ya no me sobrecogen del modo en que lo hicieron y lo siguen haciendo los discos clásicos.

En cuanto a NERLICH, me enviaron un mensaje hace dos días anunciándome que cancelaban su aparición en el festival. Prefiero no hablar de ellos porque sigo un poco caliente con el tema.

Hablemos mejor de sus sustitutos: DEAD CONGREGATION. A mi juicio, estos griegos son uno de los mejores exponentes actuales del tipo de Death Metal que personalmente más me llega: denso, grave, solemne, mohoso y oscuro. El disco que sacaron a principios de año, “Graves Of The Archangels”, es uno de los trabajos más redondos que ha dado el género en los últimos muchos años. Estoy seguro de que a más de uno, y de dos, y de diez, se le va a caer el mentón al suelo cuando les experimente en vivo y en directo. La verdad es que estoy muy contento de tenerles en el cartel.

En el cartel del TRUMA FEST has incluido bastantes grupos españoles (MOÑIGO, DIFENACUM, HAEMORRHAGE, UNSANE CRISIS, GRAVEYARD, y GRUESOME STUFF RELISH). ¿Cuál es el que más admiras de todos y por qué? ¿Crees que tenemos una buena escena en España por lo que hace a grupos españoles? En mi opinión sí, aunque hay gente de aquí que directamente no escucha a los grupos españoles por distintos prejuicios absurdos…

Admirables por igual son las que estuvieron, las que están y las que estarán, de eso no te quepa la menor duda. También algunas que no estuvieron, que no están y que no estarán porque lamentablemente sólo puedo tener doce bandas por edición. Lo que me irrita sobremanera, como en cualquier otro aspecto de la vida, es la carencia total de objetividad por parte de algunas personas. Por el mero hecho de ser española, a una banda no se le tiene, ni por qué menospreciar, ni por qué ensalzar. La mierda huele tan mal aquí como en la Cochinchina, del mismo modo que lo bueno es bueno aquí y en Madagascar. Ve a cualquier punto medianamente civilizado del planeta y diles a los seguidores del underground que las bandas españolas son una mierda. Se llevaría las manos a la cabeza pensando que has perdido la chaveta. Aquí tenemos bandas de auténtico culto allende nuestras fronteras. No se debe generalizar.

Tu festival tiene una página de MySpace: www.myspace.com/traumafest2008 ¿Qué opinas sobre estas nuevas tecnologías? Cada vez más, los grupos dejan de tener páginas webs tradicionales y se decantan por tener simplemente un MySpace. Sin embargo, hay bastantes puristas que aborrecen este tipo de recursos. ¿Crees que la época de la carta definitivamente ha muerto y que el tape-trading ya es historia? Te lo pregunto porque hay mucha gente (más de la que parece) que sigue usando este método y, de la misma forma, muchos grupos underground que siguen editando su material en cinta (sobre todo en la escena black metal). ¿Qué opinión tienes sobre todo este tema?

MySpace es una magnífica herramienta para dar a conocer tus actividades, sean éstas las que fueren, y como tal me resulta muy útil para darle cobertura y promoción al festival. ¿Qué diferencia a una web ordinaria de una página en MySpace? Nada salvo que, al contrario que sucede con un dominio, es gratuita y que no es imprescindible pagar a un webmaster experto en informática para diseñarla, actualizarla y mantenerla. Sólo le veo ventajas. No entiendo qué puede tener nadie en contra de su uso para este tipo de cuestiones.

Ni la época de la carta ha pasado a la historia, ni mucho menos el «trading», sea éste de cassettes, de CD’s, de vinilos, de merchandising o de revistas/fanzines. Es algo inherente a la cultura underground aunque haya mucho aficionado a lo extremo que ni sepa que existe ese mundillo. Por eso diferencio muy mucho entre «seguidor de lo extremo» y «seguidor del underground». En realidad los que nos interesan, a los que formamos parte activa de este mundillo, son los segundos, por lo que también veo necesaria una cierta labor pedagógica con los primeros, para que al menos tomen contacto con lo verdaderamente subterráneo y sepan de sus valores y de sus mecanismos. Hay (mucha) vida más allá del mainstream extremo y sigue latiendo con fuerza.

Y en conexión con la pregunta anterior, ¿qué recuerdos tienes de los viejos tiempos? Aparte de ser conocido como organizador de conciertos, mucha gente también te recuerda por formar parte de grupos como SACROPHOBIA o POSTMORTEM. Cuéntanos un poco la historia de esos grupos y qué llegaste a hacer con ellos.

Siéntate cómodamente porque barrunto una buena chapa…

Lo que más recuerdo, y a la vez añoro, es la indescriptible sensación de descubrir un mundillo que empezaba a dar sus primeros pasitos y que, a la vez que te calaba hondo musicalmente, te permitía ser parte de ello de un modo activo, y no sólo como mero comprador/espectador/oyente. Entrar en contacto con la música extrema, y con los valores/ideales que entonces representaba, me enriqueció de una forma bestial. Abrió mi mente más si cabe, arraigó ideas que hasta entonces sólo eran pensamientos difusos, me hizo valorar el esfuerzo que supone el que alguien saque adelante sus propias iniciativas… Conceptos como «D.I.Y.», «non-profit», «underground», etc, se volvieron fundamentales en mis enfoques, no sólo musicales, sino también vitales. Añoro todas aquellas sensaciones y la febril pasión con la que vivíamos cada nueva demo que caía en nuestras manos, cada disco que comprábamos a base de ahorrar pagas semanales, cada concierto al que asistíamos, cada carta que llegaba al buzón, cada viajecito que hacíamos para ver a tal o a cual banda que tocaba en nosedonde… nuestra vida entera giraba en torno a todo ello. Soy de los que piensa que aquellos tiempos son, de lejos, mejores que cualquier otro tiempo posterior. Ahora hay muchas bandas, muchos discos, muchos sellos, muchos conciertos, muchas distribuidoras, muchos webzines, las infraestructuras en general han mejorado de un modo bárbaro y la gente puede comunicarse más rápida y eficazmente… pero en gran medida se ha perdido aquel espíritu de finales de los ’80 / principios de los ’90. En cierto modo es lógico que así haya sido porque de aquellas se estaba gestando todo y además no existían las diversificaciones de hoy en día, pero algo, algo debería haber pervivido… no sé, la esencia, los valores, la implicación… y sin embargo me cuesta horrores percibirlo entre la gente más joven. Todo se ha estandarizado y comercializado tanto que se ha convertido, sin más, en un estilo de música que te gusta o no, y que no tiene mucho más detrás. En definitiva: otro producto de la industria musical. No es cuestión de ir de pureta o de, como suele decirse, «true». Yo no soy auténtico en tanto en cuanto escucho muchos otros tipos de música, pero sí soy extremadamente reaccionario y exigente en lo tocante a este mundillo porque sólo lo concibo tal y como surgió, tal y como lo viví.

Y después del ladrillo, te cuento… SACROPHOBIA fue una banda de Death Metal que formamos cinco amiguetes allá por 1990. Estuve un año y pico berreando junto a ellos, durante los cuales grabé la primera demo y toqué en cinco conciertos. Tuvieron la inmensa fortuna (imperatrix mundi) de que abandonase la banda porque a partir de entonces empezaron a sonar de la hostia y grabaron una segunda demo que es de lo mejorcito que haya parido este país jamás. La pena es que no llegasen a grabar ningún disco. Juancar, guitarrista de AVULSED, lo fue de SACROPHOBIA previamente.
A los pocos meses de dejar SACROPHOBIA, los chicos de POSTMORTEM me invitaron a unirme a la banda y acepté. Hasta entonces venían tocando Thrash Metal estilo Bay Area cruzado con OVERKILL, pero les había abandonado el cantante y querían endurecer su propuesta hasta alcanzar cotas Thrash/Death. La verdad es que eran muy buenos músicos, mejores personas, y lo que íbamos sacando sonaba bastante bien, pero decidieron mudarse a un local de ensayo en Canillejas y ahí se acabó mi historia con ellos porque yo vivía en Leganés y no podía invertir tres o cuatro horas diarias, entre ida y vuelta, para ir a ensayar. Fueron sólo dos o tres meses durante los cuales no llegué a grabar nada ni a tocar en directo con ellos.

Volviendo al TRAUMA FEST… Sin duda, este festival va a ser la cita más importante del año en España por lo que a metal extremo se refiere. Sin embargo, todos sabemos lo complicado que es meter a una cantidad razonable de gente en un concierto extremo. ¿Se ha vuelto la gente cómoda con el paso de los años o siempre ha sido así? ¿Tiene esto algo que ver con que ya no se compre apenas música original y todo el mundo opte por las descargas y se conforme con quedarse en casa escuchando sus mp3’s de mierda?

No, no ha sido siempre así. Te pongo un ejemplo, ya que me preguntabas por SACROPHOBIA… En el último concierto que di con ellos (1991), en el Ateneo Libertario de Villaverde Alto, compartimos cartel con POSTMORTEM y FERMENTO, y asistieron unas 300 personas. Impensable hoy en día que tres bandas locales maqueteras congreguen ni a un tercio de esa cantidad. Pero vuelvo a decir que es lógico y normal porque por entonces lo vivíamos de un modo distinto y la gente apoyaba prácticamente todo porque apenas había nada. Actualmente la oferta excede con mucho a la demanda y éste es un hecho que obviamente repercute en la asistencia a conciertos. Esa misma cuestión afecta a la venta de discos, sólo que en este caso también influye, y mucho, internet. No voy a ir de Ramoncín por la vida echando pestes sobre la piratería y sobre las descargas gratuitas vía la red de redes, pero sí quiero matizar algo. No tengo mayor problema en que la gente se baje el nuevo disco de JUDAS PRIEST. Total, es de los directos y de los «royalties» de sus discos antiguos (vendidos a espuertas) de lo que ha vivido y vive la banda, y si quiebra la multinacional que lo edita no voy a llorar precisamente. Pero si alguien se baja el nuevo de C.B.T., o el de MANGLED, o el de MOURNING BELOVETH, o el de MACHETAZO, estará tirando piedras sobre su propio tejado. ¿Que no sabes si te va a gustar o no? Te jodes y te arriesgas. Y si no te gusta lo revendes o se lo regalas a un colega que sí pueda disfrutar con el disco. Pero privarle de esos 8-10 euros al sello que lo saca puede desembocar a medio plazo en su desaparición, y eso no mola porque, señores, este mundillo lo sustentamos nosotros mismos. Nadie de fuera va a venir a hacerlo por nosotros, así que preservémoslo.

A título personal, y reflexiones aparte, no descargo nada de internet. Si algo me atrae o me interesa, lo compro y fuera. Además necesito que el disco sea tangible, con su caja o carpeta, su portada, sus letras, sus créditos… El concepto «disco» que manejo no es compatible con archivos .zip, .rar o .wav

Cuando pase el festival, ¿cuáles son tus planes inmediatos? ¿Vas a seguir de promotor de conciertos? ¿O todo dependerá del resultado que saques del festi?

Independientemente del resultado económico de esta próxima edición, habrá Trauma Fest 2009. A partir de 2009, y como diría un creyente, «Dios proveerá». Aparte, es muy posible que el año que viene organice la fecha madrileña de un par de giras que me hacen especial ilusión. Eso será todo en principio.

Raúl, ¡no quiero aburrirte más! Un placer haberte entrevistado. ¡Nos vemos en el TRAUMA FEST! Te dejo estas últimas líneas para que expliques a la gente despistada dónde se celebra el festi, días, horarios, cómo pillar entradas y todo eso. The Trauma is back…

Incluso los más despistados pueden visitar www.myspace.com/traumafest2008 y empaparse de toda la información recogida en los distintos blogs, así que prefiero aprovechar estas últimas líneas que me ofreces para agradecer el apoyo y los ánimos insuflados por un buen montón de gente (bandas, sponsors, público, artistas gráficos, webzines, gente involucrada en la producción del festival…) desde 2004 hasta hoy, hacia mí y hacia el Trauma Fest: mil gracias de todo corazón. Si este sueño sigue siendo real es por y para vosotros.
Nos vemos dentro de unas semanas.
The Trauma is back.

Entrevista efectuada por: Roberto Revert (Eto) 

Número de visitas: (11957)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music