RIMFROST “Rimfrost”

Tercer álbum de estos hijos suecos de la oscuridad. Aunque podríamos hablar de un estreno, ya que es el primero que sacan en su nuevo sello, Non Serviam Records, y quizás también lo indica la propia banda en el título de su nuevo trabajo, “Rimfrost” o la portada (o más bien la ausencia de ésta) con tan solo el logo de la banda. Si no conocíais a la banda, viendo el sello con el que van a publicar ya podéis haceros una idea de por donde van los tiros, ¿verdad?

Pues sí, hacen Black Metal….pero quizás no al uso. Su música es bastante melódica con una base puramente Thrash Metal. Para haceros una idea, en ocasiones me vienen a la cabeza los IMMORTAL del “Sons of Northern Darkness”, aunque no tan épicos. No creo que ello se deba a una subida descarada al carro de lo que más suena, de hecho, su anterior álbum va en este estilo y “Rimfrost” no hace otra cosa que seguir las pautas marcadas en “Veraldar Nagli”.

Lo primero que salta a la vista, o al oído en este caso, es la apabullante mejora en su sonido. Ahora es mucho más nítido, no me malinterpretéis. No tenemos delante un caso de mega-banda con aires blackers que poseen una producción digna de un grupo llena estadios. Sí es verdad que su sonido es mucho más nítido, pero no ha perdido nada de fuerza. De hecho el refuerzo en los graves, dados por una caja seca a la par que “grande”, un bombo contundente y un acertado sonido de bajo, hacen de su sonido mucho más contundente y potente. La guitarra es otra de las grandes beneficiadas. Posee la fuerza y la crudeza necesaria para sonar brutal y oscura a la par que goza de un matiz melódico y melancólico perfecto para las partes más tristes y calmadas del disco.

En cuanto a los temas en sí, como ya he mencionado antes, estructuras puramente Thrash Metal dotados de un componente melódico y frío heredado de su faceta Black Metal. Con ello podemos escuchar temas rápidos, directos y contundentes, pasando por medios tiempos aplastantes formados por un sólido muro creado por el binomio de un bombo entrecortado acompañado de forma quirúrgica por una contrapúa compasada destrozando la sexta cuerda. Todo esto sin dejar de lado gélidos y oscuros pasajes donde somos transportados por un triste rasgueo de guitarra, una voz malvada a la par que agonizante y una base rítmica lenta y majestuosa.

Pues eso es lo que hay. Nada nuevo en el horizonte, pero lo existente tiene calidad suficiente como para tenerte enganchado durante mucho tiempo a “Rimfrost”. Estamos ante un álbum compacto, homogéneo, hecho con sentido y un gusto compositivo exquisito. Variado, directo, potente y melancólico. Si os gusta el Black Metal melódico con una base Thrash Metal de gran factura y técnica sin teclados ni florituras varias, este disco os va a encantar. Al menos a mí me ha convencido por completo.

Número de visitas: (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music