SEPTIC FLESH “Titan”

SEPTICFLESH (gre) Album Cover SEPTICFLESH (gre)
Titan
Uretra
Symphonic Death Metal
Seasons of Mist
2014
CD
www.septicflesh.com
6


1. War in Heaven
2. Burn
3. The Order of Drakul
4. Prototype
5. Dogma
6. Prometheus
7. Titan
8. Confessions of a Serial Killer
9. Ground Zero
10. The First Immortal

Ya tenemos noveno álbum de estos monarcas griegos, y tenemos también pinchazo. Con una producción más Heavy Metal, con una distorsión menos acusada, se han querido intercalar pasajes y temas más Death Metal con unas composiciones complejas y alambicadas, como escritas por partes, que no logran articular, en general, canciones cohesionadas, unidas, recordables. A mi modo de ver, “Titan” no consigue crear esa atmósfera densa, negra y delirante de su predecesor, “The Great Mass”, y al conjunto le faltan garra y unidad.

Quizá el ejemplo más representativo de esto que digo sea el tema “The Order of Dracul“, el tercero: bien grabado, retorcido, pero… absurdo. ¿Por dónde cogerlo? ¿Qué aporta? ¿Realmente es original ese parón de clavicordio que lo rompe todo, esa algarabía de orquestación barroca? ¿Con qué nos quedamos de este rompecabezas sónico? Buscan deslumbrar, pero no expresan.

Tras una “War in Heaven” situada como obertura orquestal y therioniana, cae en descarga una de las piezas más interesantes, “Burn“, con una potente entrada limpia de orquestaciones y muy deathmetalera. Y esta limpieza y esta ausencia de esas voces traseras que recitaban tradicionalmente los coros dan idea de cierta honradez, porque en directo eran demasiadas las cosas que se confiaban a las pregrabaciones. Pero pronto se deshace el espejismo, porque el tercer corte peca de todo lo contrario. En el fondo, creo que se ha querido volver a “Communion“, todo suena más compacto pero menos ambiental, pero sobre toodo no se tiene en cuenta algo esencial: esos himnos del 2008, las canciones que les piden a gritos en los conciertos, eran mucho más sencillos, eran pegadizos, recordables. “Persepolis” o “Sunreal” no incorporaban todas estas pamplinas, de hecho no es más que rock gótico con puñetazos de guitarra a lo FEAR FACTORY, pero resultaba. Llegaba, ilusionaba. Esta algarabía de ahora es gélida. Puro intelectualismo incompatible con el fondo siempre húmedo de su música de siempre.

Prototype“, el cuatro tema, es más de lo mismo, y así nos mantendremos hasta el final: temas entrecortados, como con hipo. Más Heavy Metal. Más entrecruzamiento de pasajes preciosistas con ráfagas brutales, pero sin ton ni son. Definitivamente, esto no tiene ni pies ni cabeza. “Dogma“, “Prometheus“, qué poco interesantes. “Titan”, el séptimo, insulso, dimmuborgiano, seguidista. No aporta absolutamente nada: estamos acercándonos a una banda sonora de película de terror mala.

Afortunadamente, la cosa despega hacia el final. “Confessions of a Serial Killer”, un tema extemporáneo que tiene la virtud de sacurdirnos la modorra, y que sorprende por su  brutalidad; y la décima y última canción, “The First Immortal” sí consigue reproducir una atmósfera de tensión y enfermedad muy acorde con su obra anterior. Pero quizás hemos tenido que esperar demasiado.

No, no. Aquí falta espontaneidad. SEPTICFLESH se han forzado a innovar y les ha salido un disco cuadrado, con una dirección demasiado obvia y dirigida. Me hubiera gustado más, simplemente, un buen disco de metal extremo, más terrorífico, menos dirigido, algo fresco como “Sumerian Daemons”. Pero no, aquí todo es intelectual y geométrico. Sin embargo, en SEPTICFLESH todo era visceral. No hay aquí ni un solo himno como los de “Communion“, ningún tema hipnótico como los de “The Great Mass“. Me guardaré muy mucho de suspender el disco, porque malo no es, simplemente decepcionante.He estado dándole muchas vueltas a la puntuación, pero creo que hay que darles un pequeño palo.  Y es que de algún modo me esperaba esta desilusión. A veces a uno no le entra un disco esperado y siente rabia, pero es que yo sigo enganchado a los dos anteriores. No me importa tanto que se puedan desorientar. Lo que hay allí es demasiado fuerte y extraño. Simplemente, es posible que me pareciera harto improbable que una banda pudiera mantenerse a ese nivel.

De momento, a la altura de junio, yo creo que los discos del año (y ha de pasar algo muy gordo para que deje de ser así), son “Melana Chasmata”  de TRYPTIKON y “The Satanist” de BEHEMOTH. Y el caso de éstos últimos es muy ilustrativo de cómo mantener la coherencia y la creatividad a toodo trance. El problema es muy parecido a lo sucedido con FLESHGOD APOCALYPSE y su, a mi modo de ver, insulso “Labyrinth”, que no cosechó más que un 60% en la Enciclopedia Metallum, creo yo que con justeza. Otra banda del Sur europeo que había conseguido meterse (sin tantas tablas como SEPTICFLESH) directamente a lo más alto: multiplicando los recursos no se llega a gran cosa, sólo a la barroquización y la desvirtuación por exceso, que entregaba en 2013 un álbum prescindible.

Suéltense el pelo, por favor. Déjense llevar por el instinto y volverán a Ítaca.

Número de visitas: (1053)

2 opiniones en “SEPTIC FLESH “Titan”

  1. Rebo Lleitor

    Curiosa crítica, da la sensación que te pilló en un momento malo, porque ciertamente no te ha satisfecho. En mi caso no lo veo tan mediocre, si es cierto que mi nota rondaría el 7 ya que algunos riff de guitarra me han parecido más que rescatables. Si que concuerdo en el tema del exceso de arreglos estilo barroco, pero no tanto como para llegar a BSO de peli mala, jajaja. Imagino que mirar hacia atrás es lo que te ha llevado a esta crítica, ya sabes, las comparaciones son odiosas. Saludos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music