SHINING – “IX – Everyone, Everything, Everywhere, Ends”

Es irremediable que en mi tremenda ignorancia en estos avatares de la vida, quepa un apartado donde vanagloriarse, respecto de ciertas bandas, que, tal vez, irracionalmente, sean para uno, seres omnipotentes, estando por encima del bien y del mal, y que pase lo que pase o hagan lo que hagan, siempre (o casi) saldrán victoriosos de cualquier afer que se propongan tener. Los suecos y controvertidos (al menos su líder) SHINING son, para el que se planta hoy frente al pc, de ese tipo de bandas. Pero bueno, como suele ser habitual espero que esto no afecte a la objetividad.

¿Por qué suelto toda esta parrafada?, pues porque estamos ante el regreso de esta gente de moral distraída, eso es muy grande, pero, es un regreso, algo extraño, que, en cierta medida, con este “IX – Everyone, Everything, Everywhere, Ends”, se puede atragantar de primeras para los seguidores de toda la vida, y por eso, mi exposición de arriba. Sin embargo, y vuelve la pregunta de marras, ¿Por qué advierto lo del posible choque con el álbum?, pues muy sencillo, el encuentro con lo acústico es más que evidente, y eso, quizás sorprenda a más de uno, a mí lo hizo. Por cierto, ya lo veis en la nota, pero que quede claro que no por esto es mal álbum, todo lo contrario.

El caso es que este “IX – Everyone, Everything, Everywhere, Ends” es ya su noveno álbum, se dice pronto. Y la verdad es que por mucho sentido acústico que entrañe el redondo es innegable que de nuevo estamos (por fortuna) en la aberrante mente del “carismático” Niklas Kvarforth y en uno de sus tortuosos, malévolos y geniales laberintos musicales. “IX – Everyone, Everything, Everywhere, Ends”  sirve como cálido y tenebroso refugio de tus miedos ya que la música de sus adentros es una absoluta amalgama de las emociones humanas y de recuerdos atormentados por demonios internos de las animas negras.

El completo abre con “Den påtvingade tvåsamheten”, un tema que navega entre la intro y el tema convencional. De corte épico, se podría decir, un tanto raro ellos, eso sí. Siguiendo con el truculento juego llega “Vilja & dröm”. Aquí  es donde nos topamos con los SHINING más típicos, la pista más potente y pegadiza de todo el álbum con ese sonido como de Metal Alternativo pero con suciedad y mucha viveza.

El descenso a los abismos continua con “Framtidsutsikter”.  “Framtidsutsikter” es el empiece del sentimiento acústico del álbum,  tema que puede ser una especie de balada oscura, terrorífica y melancólica que hacia el final coge impulso de medio tiempo con marcado acento roquero. “Människotankens vägglösa rum” para mí, y aunque sea el corte más semejante a los SHINING de los últimos tiempos con su fuerza en las estrofas, su melodía y su parte suave, delicada y hasta sensual en el centro, sin duda pasa bastante desapercibido por no estar todo lo atinado que podía.

Ya llegando al destino, aparece, “Inga broar kvar att bränna”, la niña de mis ojos (no me matéis por la frase). Serena, fría pero a la vez cercana, bella como el abrazo de la muerte, hipnótica como el desgarro de la vida, y gracias a dios, desgarradora. Canción, única, imprescindible, oscuramente mágica, a la que solo hace falta decirle, GRACIAS. Como colofón, “Besök från i(ho)nom”. Con inicio arrollador, va decreciendo periódicamente en su sintomatografia puramente metalera, quedando de nuevo el sentido acústico en un plano del todo sugerente. La parte final presenta un derrumbamiento total.

Bueno no sé cómo lo verán los puritas (aunque los suecos nunca han sido muy dados a lo estricto del género), a mí me parece un álbum sensacional, donde Niklas y los suyos, en fin, vuelven a ganar, y más que ellos, nosotros, los oyentes.

Número de visitas: (528)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music