THE OATH «The Oath»

THE OATH ya no existe como grupo. Es la primera vez que cuando voy a hacer una crítica el grupo se ha disuelto pocas semanas después de sacar a la venta el disco. Solo un Single «Night Child/Black Rainbow» y este larga duración de titulo homónimo y se acabó. Comenzaron en 2012 y han terminado en 2014. Igual con el tiempo como sucede con otras bandas que solo tienen un disco terminan siendo una banda de culto, nunca se sabe. Y es que sacar poco y de calidad se ve que a muchos les pone mucho.

Describir «The Oath» es sencillo dado su gusto añejo sin alardes que consigue un resultado compacto recogiendo matices de las música de los años 70 fundamentalmente. Temática satanica en las letras y buenos riffs dentro del Heavy/Doom Metal que practican. Imposible no pensar en BLACK SABBATH o en los actuales BLOOD CEREMONY.

Linnéa Olsson (guitarra) tiene un estilo directo sonando cómo quiere uno que suene la guitarra muy en plan retro con riffs muy elaborados dentro de la vertiente más Rock del Metal. Johanna Sadonis realiza un trabajo vocal de esos que enganchan por la perfecta melodía que consigue plasmar aunque para mí seria criticable el hecho de que el trabajo vocal sea sumamente lineal ya que si algunos tramos fuesen con voz algo más rasgada (cosa que saber realizar de sobra de su época en grupos Black Metal cómo DIES ALTER y CRYOGENIC) no le habría venido nada mal al disco. El segundo y último detalle negativo del álbum sería que abusa de clichés volviéndose algo predecible durante el transcurso del mismo pero esta lo suficientemente bien ejecutado que uno olvida rápidamente ese pequeño detalle.

Lo tremendamente positivo es que pese al resurgir continuo en los últimos años de grupos de corte nostálgico THE OATH consigue hacerlo de forma excepcional siendo el resultado final muy bueno ya que para ello cuentan con dos grandes músicos en la parte rítmica cómo Simon Bouteloup (bajo) y Andrew Prestidge (bateria) de altísimo nivel.

Cómo dato curioso destacar que el nombre del grupo se debe al clasicazo «Don’t Break the Oath» de los dioses MERCYFUL FATE y que el logo del grupo es obra de Erik Danielsson vocalista y bajista de WATAIN.  Rise Above Récords le dio una promoción bestial a THE OATH ya que consiguió que se hiciese mención del disco en diferentes medios de forma destacada mucho antes de su edición.

Destacar alguna canción es difícil ya que el disco es muy homogéneo sin altibajos de ningún tipo siendo la canción más rápida «All Must Die» junto con la segunda mitad del tema «Psalm 7» además de contar con un tema acústico titulado «In Dream«.

Cuando haces las cosas bien da igual que no seas innovador o que este muy visto ya que a nadie puede amargarle una buena dosis de satanismo, muerte y drogas.

Número de visitas: (568)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music