THORNAFIRE «Magnaa»

Desde Chile nos llegan un trío cargado de brutalidad y mala leche por doquier bajo el nombre de THORNAFIRE y con su ya cuarto larga duración bajo el brazo titulado «Magnaa«. Aquí no encontraréis miramientos de ningún tipo, Death Metal en estado puro tal y como saben hacer tan bien en los países latinoamericanos.

«Magnaa» se compone de catorce cortes, de los cuales nos encontramos con una intro y su correspondiente outro además de tres instrumentales. Si tuviera que definir a esta banda con un par de ejemplos para todos aquellos que no los conozcáis diría que me suenan a una mezcla entre KRISIUN y los primeros MORBID ANGEL del “Altars Of Madness” con algún que otro riff de reminiscencias bastante Thrashers. Aquí hay caña por un tubo; una batería llena de furia con una caja que suena como un martillo golpeando un yunque en pleno infierno y un veloz doble bombo dando contundencia a unos temas ya de por sí aplastantes. El sonido de la guitarra es nítido y bastante desgarrador, aunque quizás me habría gustado más si fuera un poco más “sucio”. En cuanto al bajo, bueno, creo que, como su propio nombre dice, suena demasiado bajo y la voz de Christian Argandoña es furiosa y contundente aunque sin llegar a registros ultra guturales.

Los temas son variados e intercalan continuamente cambios de ritmo aunque la velocidad media del disco en sí es realmente alta. Temas como “La Esencia Invisible” o “La Sierpe” dejan bien clara su predilección por mantener el velocímetro cuanto más arriba mejor, aun y así en esos mismos temas saben combinar perfectamente partes algo más machaconas y a medio tiempo. Otros como “En EL Trono De Los Ciegos” y su entrada acústica o “Die Unaufhaltsame Strömung” (para mí el mejor tema de todo el álbum) y “Spiritual Lid Paranoia” son un compendio de continuos cambios y variedad en cuanto a riffs y matices. Y eso es lo mejor de este disco, la variedad. No se basa solo en destripar sus instrumentos de forma brutal y magistral sino que aportan algo de frescura en interludios acústicos e incluso con alguna parte esporádica compuesta a base de instrumentos tribales. Evidentemente la velocidad y la brutalidad son la nota predominante del disco, pero con ligeros matices que lo hacen sonar algo más personal y con identidad propia.

Me atrevo a recomendar este disco sin miedo a equivocarme a todo amante del Death Metal furioso aunque sonando original y aportando un ligero toque de frescura a un estilo en ocasiones encallado y algo falto de ideas. No es una obra maestra, incluso creo que seguirán siendo muchos los que por desgracia seguirán sin conocerlos, pero os puedo asegurar que es un muy buen disco que merece ser escuchado con detenimiento y disfrutado tema a tema. ¡Avisados estáis!

Número de visitas: (378)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music