THRASHFIRE “Vengeance of Fire”

THRASHFIRE (tur) Album Cover THRASHFIRE (tur)
Vengeance of Fire
Again Kill
Thrash Metal
Xtreem Music
2015
MCD
facebook.com/thrashbeerandviolence/
7


1. Intro (Back to Ritual)
2. Vengeance of Fire
3. Thrash Assassinations of Rotten Streets
4. Chainsaw Metal
5. Silent Torture (Bonus – Demo 2007)
6. Kill the Fake God (Bonus – Demo 2007)

El Thrash Metal constituye una de las apuestas habituales del sello Xtreem Music, habiendo editado dos de los mejores discos del estilo en lo que va de año, al menos de los realizados en España: “Toxic Mutation”, debut de HOLYCIDE, y “Return to Pangea”, segundo larga duración de los isleños BREATHLESS. A su vez, sin dejar de bucear por los reductos de cualquier lugar del mundo, por fin ha podido lanzar el primer trabajo de los griegos BENEFACTOR DECEASE, un retrasado “Anatomy of an Angel” que ha visto la luz en forma de círculo y que aplasta cualquier cosa que se le ponga por delante. Y no puede olvidarse el compilado que contiene toda la discografía de los finlandeses OPPRESSION, “Scars”, buen material de culto que sin duda se encuentra entre las mejores ediciones del año. También colaboró en la edición digital de PANIKK, “Pass the Time”, una entrega anecdótica de tres cortes que no tiene por qué incluirse en este ejercicio memorístico por su diferencia de planteamiento y formato, pero que da muestras de cómo el sello madrileño vigila y cuida a sus pupilos eslovenos.

Aunque hay algún otro trabajo relativamente relacionado con el estilo, los citados son los que sin duda pueden lucir semejante etiqueta con mayúsculas. Por h o por b, he tenido la suerte y el placer de haberlos disfrutado y comentado para la presente Web; simple matiz sin aparente importancia, pero que para quien suscribe sí resulta significativo, por ser el Thrash Metal un estilo (el buen Thrash Metal) al que guardo un respeto especial y del que tengo recuerdos increíbles. De hecho, en el miserable remedo de días que resta para finiquitar la temporada, aún queda un lanzamiento de similares características, la última chispa de la pira, que se resiste al cierre de la temporada y arde como las ascuas del Infierno: “Vengeance of Fire(XM 199 CD), nuevo EP del trío turco THRASHFIRE, tras otro EP de 2010 y su larga duración de 2011, el balístico “Thrash Burned the Hell”.

Principalmente, este nuevo trabajo se nutre de cuatro cortes producidos por Ali ÖZTÜRK (Studio DEEP) y Ünsal ÖZATA (SoundDamage), de los cuales el primero es un intro; muestran la propuesta actual de la banda, mientras que al tiempo se han añadido otros dos temas extra pertenecientes a su “2007 Promo”. Algo que se agradece… no solo por cumplir con el tiempo más o menos “reglamentario” de un MCD, sino porque es un material que de otra forma quedaría perdido en tiempo y espacio, mientras que ahora sabe a caramelo, bien planchado y tostado. Por aquel entonces afinaban en Mi convencional, tonalidad cómplice del viejo estilo y que dota a esas canciones del punto añejo necesario, mientras que ahora lo hacen en Re, sabiendo respetar las mismas esencias de edificación musical pero aportando grosor y un enfoque más acorde con la visión del combo, o más bien, de su mentor.

Porque el guitarrista Burak TAVUS es el único músico coincidente en ambas etapas, manteniéndose en la banda desde el principio y resultando el verdadero hilo conductor del asunto; la gran diferencia es que desde 2010 también se ocupa de la voz principal, labor que ejerce con furia y convenciendo, aunque como es lógico existan las habituales connotaciones a los referentes del estilo. Una especie de mutación entre varias etapas de Angel Ripper y Petrozza y que maneja este cotarro con firmeza, como también muestra con sus bien medidos rasgueos de guitarra, de diferente mecánica y dinámica pero muy candentes, rindiendo verdadero honor al nombre de la banda. Le acompañan el bajista Okan ÖZDEN y el baterista Oktay FISTIK, lo que casi conforma un trío al estilo SODOM. Tal y como se desprende de su halo natural, THRASHFIRE no intentan cambiar el mundo, tampoco ser demasiado originales ni mejores que nadie; pero logran efectuar un Thrash Metal clásico y candente, de corte europeo y sobre todo teutón (SODOM, KREATOR, los TANKARD más bravos, EXUMER…), aunque a su vez con la radioactividad puntual de DARK ANGEL o SLAYER, y otras pequeñas influencias que se van calando por el camino, siempre apuntando a la forma de hacer música en los dorados años ochenta.

A velocidad de corte asesino, de filo del que no comprende más que un lenguaje, es decir, rebanar cabezas, ametrallar oídos y separar las pieles de sus carnes, lo que aquí tenemos es fuego thrasher o Thrash fogoso, abrasador… caña cruda y sin más pretensión que la de recrearse en las mieles antiguas del subgénero, con los bemoles apretados. El mejor nexo es la portada, cómica y cruel, en la vena macarro-diabólica de la banda; incluso aportando esa viveza que parece contener decenas de fotogramas en uno solo, dejando para nuestra imaginación una certera resolución con golpe seco en el suelo, inevitable y mortal conflicto. Y sin embargo, no es sino una muestra del Mal imperando sobre el Bien, con el propio Diablo como juez y tan explícita que sirve como analogía de lo que está ocurriendo a diario. Un concepto impecable, en contexto de representación casi teatral, con arte gráfico ejercido por Mert AYDIN y Slim RODRIGUEZ.

Tras el inciso marcado por un potente y bien establecido “Intro (Back to Ritual)”, “Vengeance of Fire” aparece entre nuestros ojos, justo encima del apéndice nasal y entre ambos globos oculares, mismamente donde el Pilder de Mazinguer Z plantaba su base de control y despegue, tal cual. Púas que se derriten, bajo que engloba con calor maldito y batería suelta y firme, con una pureza bastante loable, dominio de los redobles y dinámicas e incluso permitiéndose introducir una breve sección Blast beat como colofón del estribillo. Corte sólido con el que la banda muestra sus nuevas bazas, desde los terrenos DARK ANGEL a la negrura de SODOM.

Thrash Assassinations of Rotten Streets” se enfoca a los tiempos de “Flag of Hate”, con otras acometidas en plan SODOM o TANKARD; ejercicio de bravura primitiva que sin embargo logra incluir un funcional y escuetísimo pasaje a medio tiempo, antes de cada marcado y pegadizo estribillo, ejerciendo segundos de respiro ante su ímpetu habitual. Y gran densidad a través de esa forma de caminar sobre la quinta cuerda, tan colorista y de tez abierta pero en este caso más tenebrosa por la bajada de un tono en la afinación.

Chainsaw Metal” resulta todo un himno sodómico, en forma de corte caliente, rápido, oscuro y de estribillo fácilmente memorizable. Llega un momento en el que el corte se transmuta, incluso pareciendo una nueva canción, en lo que posiblemente sea el momento más vivaz del disco, una machacada que bucea en terrenos METALLICA del “Master of Puppets”, OVERKILL, ANTHRAX… dando pie al refresco y tomando aire para retomar el envite de la brutal motosierra.

El resto del lanzamiento se compone de los citados cortes de su demo de 2007, dos canciones grabadas en Studio Raven y que supuran aires “Show no Mercy”, ”Possessed by Fire” o ”Chemical Invasion”, pero resultando más intensas por su relativa proximidad al bando de DARK ANGEL, VIO-LENCE, etc. Un momento en el que la banda se está construyendo y tomando forma, por eso la gracia de este material reside precisamente en su inmediatez y sinceridad, pura esencia de THRASHFIRE en la que se empleaban coros más hardcorianos al estilo de los citados VIO-LENCE, ATROPHY o incluso EXODUS.

Como salvedad, “Silent Torture” comienza con intro electroacústica, pasando a una intensa maquinaria de quinteto en la que su por entonces vocalista Seref Umut trabajaba un registro más agudo y ácido. Evidentemente, estaban más verdes, lo que no impide que se recreasen de forma solvente y conteniendo esa gracia y chispa de la música sin artimañas, directa, casi inocente pero igualmente asesina. Buen corte de tez rápida, con diferentes planteamientos rítmicos a causa del antiguo baterista, pero que precisamente por ello también logra aportar diferentes tintes al tracklist. Y “Kill the Fake God” expresa cotas de rapidez acerada, crudeza y química cerveceza con aperitivos picantes, de los que producen digestiones duras y que no perdonan al oyente; total, dos patadas en la cara que complementan el disco en onda distinta al resto de los citados arriba, logrando ofrecer una variedad muy bien localizada y cerrando la sección Thrash 2015 de Xtreem Music con un buen tajazo.

Sé que mi imaginación es desbordante; pero también que, a ciencia cierta y si te descuidas, este mortal MCD te despellejará vivo. Atrévete contra la espada del mal, ya verás como sales trasquilado y con el cuello rebanado… ojo, no podrás contarlo. “Vengeance of Fire” es un potente colofón para este año sangriento, en lo más literal y realista de la expresión; una forma de dar la vuelta a la tortilla y reírnos de nosotros mismos, celebrar y agradecer el hecho de poder estar aquí contándolo y flipando con la música sincera, sin más objetivo que el de ser un poco más felices.

Número de visitas: (194)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music