TRIPTYKON: “Es probablemente el álbum más difícil que he creado nunca” Tom G. Warrior

Triptykon_photo01

VISION MORBOSA: Tom G. Warrior es un Icono, un hombre que lleva 30 años en la Música Extrema, ha visto nacer y morir a HELLHAMMER y CELTIC FROST (y se enfrenta más que a su parte justa de reveses. Pero, como Terrorizer ha descubierto, la oscuridad que persiste con TRIPTYKON no es ninguna farsa) esto es simplemente Tom G. Warrior.

“Creo que es hora de que la muerte me reclame. No tengo apego a la vida de ninguna manera. Cuando era más joven deseaba vivir, ahora la verdad es que no quiero vivir”, Tom G. Warrior afirma sombríamente al principio de esta conversación, sin una pizca de dramatismo exagerado o exageración. Lo dice en serio. Es una perspectiva escalofriante, sobre todo cuando sus puntos de vista por lo general son tan inequívocamente directos, pero no debería ser una sorpresa. La muerte siempre ha sido el tema central de toda la obra notable del legendario músico.

Desde sus inicios, cuando tan solo era un adolescente en HELLHAMMER, la frase “Sólo la muerte es real” (“Only Death Is Real”) fue utilizada casi como un eslogan, en el debut de CELTIC FROST, hace 30 años, propuso al mundo la famosa pregunta “¿Sois morbosos?” (“Are Your Morbid?”). Efectivamente, como el propio Tom admite libremente, el uso del concepto de la muerte en esos días se utiliza más que nada por lo extremo de la expresión más que cualquier otra cosa, siempre a habido algo perturbador y real sobre su propia relación con la muerte, una relación que el tiempo y la edad tan sólo ha intensificado en profundidad.

“Siento lo que los seres humanos están haciendo en este planeta, a los animales, a sí mismos, a nuestro alrededor, y lo detesto”, continúa. “Vivimos completamente irresponsables, no tenemos ningún respeto por nada en este planeta, somos codiciosos, una raza egoísta, y no me gusta ser parte de esto. Soy un ser humano, yo mismo, no me excluyo de esto. Así que la única conclusión que puedo sacar es que si la muerte llama a mi puerta, ¿qué puedo decir? Un humano menos es algo bueno. No digo esto a la ligera. He tenido un montón de años para pensar en profundidad sobre estos asuntos, he experimentado muchas muertes en mi entorno inmediato en los últimos años, así que tengo muy claro lo que digo”.

Es imposible determinar con precisión dónde este hombre, nacido como Thomas Gabriel Fischer y crecido hasta convertirse en una figura central del Metal Extremo y uno de los pioneros más importantes, empezó esta obsesión de toda su vida con la muerte. Al igual que la muerte misma, es algo que parece que siempre ha sido una parte de él, un factor determinante de su personalidad, que se trasluce en la forma clara y materia-de-hecho, él habla de ello.

Triptykon_photo02 “Tenemos que calificar que es lo primero”, dice, mientras nos aventuramos más lejos en el tema y en realidad utilizamos el término obsesión para definir la relación. “Cuando se habla de fascinación u obsesión, esto puede sonar como si fuera un hobby. TRIPTYKON no es una banda que formé y luego fui en busca de letras radicales. Olvídalo todo lo que he escrito en esta banda es real. Dejé CELTIC FROST porque había gente en CELTIC FROST que me ratificó en sus propias palabras, que todo lo que hicieron en esa banda era una jodida farsa. Odio eso”, afirma con fuerza.

Así que está claro.“Entonces sobre el tópico de la muerte…”, hace una pausa, como si reorganizara sus pensamientos antes de continuar. “Es algo que forma parte de la vida de las personas, solo que simplemente se niegan a hablar de ello. La muerte es muy real en la vida de todos, es parte de cada árbol, de cada animal, de cada ser humano de este planeta, es parte del propio planeta, y del sol, y de todo. Todo va a llegar a su fin con el tiempo. Sólo porque las personas eviten el tema, no quiere decir que no esté sucediendo. Nunca tuve miedo de hacer frente a ella, y sí, me parece interesante. ¿Por qué no lo iba a ser? Todo lo que tiene que ver con la vida en este planeta es fascinante. Parece que cuanto más mayor me hago, más pienso en ello. Cuando tenía dieciséis o diecisiete años, en los comienzos en HELLHAMMER, usábamos el tema de la muerte para ser lo más radicales posible, por supuesto”.

“Pero cuanto más viejo eres, más vida has vivido, y más te conviertes en muerte. Cada hora que vivo me acerco más la muerte”. Llegados a este punto de la conversación con Tom esta se vuelve más mórbida y críptica. “La muerte es algo muy real, está muy presente para mí y podría ocurrir en cualquier momento”, dice. “Yo pienso que es muy legítimo hacer frente a este tema, mientras que todavía estoy aquí “. Eso lo hace, como siempre lo ha hecho, sobre todo en la forma de sus ineludiblemente reales e inquietantes letras. Ellas son el principal vehículo para la expresión visible de la “obsesión”:

Triptykon_photo03“Estoy obsesionado con la muerte, más que nunca, a mi edad, y eso se refleja en las letras”, continúa, en relación con el nuevo álbum “Melana Chasmata” marcado en particular por la oscuridad lírica. “La canción como “Aurorae”, por ejemplo, trata de estar cansado de luchar, cansado de las deficiencias humanas, del sufrimiento. Sólo rindiéndose a lo inevitable. Después de haber vivido una vida difícil y llegar a la conclusión de que ya basta, ya no ver el punto en la lucha contra lo obvio. Como no escribo de acuerdo a una fórmula, depende mucho lo que escriba según lo que siento en ese momento. En los últimos años, escribí un montón de bocetos, a veces muy bien desarrollado, otras veces sólo sentencias individuales cuando sentía que tenía algo que decir o algo que necesitaba ser expresado por escrito. Se demostró que es muy difícil acabar con ellos, son lo último que he terminado para el álbum y que resultó ser una propuesta muy incómoda para cerrar estos temas. El álbum en realidad se ha retrasado un poco debido a eso”.

Frente a este discurso abrumador, estamos instantáneamente recordando las máscaras de muerte proferidas por el propio Tom G. Warrior, piezas desgarradoras de arte que parecen adquirir de pronto una nueva dimensión de la oscuridad después de escuchar todo esto. “Soy muy catártico”, confirma. “Hice algunas versiones muy aproximadas de estas máscaras cuando era un adolescente y siempre quise volver a eso y hacerlo mucho más profesional. Siempre he estado fascinado por el concepto de una máscara de la muerte. Pensé, si estoy muerto puede que sea demasiado tarde para poder verlo, así que tengo que hacerlo mientras aún estoy vivo. Es por eso que en el año 2007 en EEUU tenía un boceto que hice de mi cara. Esas fueron mis primeras máscaras de la muerte sólo para mí, y luego alguien que las vio quiso comprar alguna. Pero al principio la idea era simplemente hacer como un experimento para mí. Quería usar mi cara como un lienzo, como cuando subo al escenario, quería ver cómo se veía”.

Hasta el momento, Tom ha hecho solamente máscaras de la muerte de su propio rostro, y hay una razón: “Sentiría que es como una intrusión hacerlo con el rostro de otra persona”, explica. “A pesar de que todavía puedo hacer eso, he pensado en tomar bocetos de otra persona y hacer una máscara de la muerte, pero es un proceso muy íntimo. En cierto modo, sería intrusivo. Creo que cada persona debe pintar su propio rostro y hacer algo como esto, la sensación es completamente diferente para mí, personalmente, es una actividad muy interesante: es morboso, pero también de una manera extraña muy entretenido, es fascinante para mí cambiar mi propia cara con la pintura y otros materiales. Me agrada mucho este tipo de experiencias”.

Triptykon_photo04 Con este enfoque poco ceremonioso de la muerte y una visión práctica de la existencia, en última instancia, sería comprensible para cualquier otra persona que haya desarrollado alguna noción de una vida futura, aunque sólo sea para crear una breve zona de confort mental. Sin embargo, para Tom G. Warrior, la creencia no es ni siquiera una opción. Bod Dylan bien puede seguir cantando que la muerte no es el final, pero de acuerdo con Tom, lo es.

“No creo en nada, ya sea ahora o más adelante. Creer no significa nada para mí”, nos ofrece sin ningún rastro de duda en su voz. “Estoy bastante seguro de que después de la muerte no hay nada. Esto siempre lo he tenido muy claro. Voy a descomponerme como cualquier hoja, al igual que cualquier trozo de madera, y eso está bien. Para eso estoy aquí. Todos fuimos polvo en el universo antes y vamos a ir allí de nuevo, no hay nada malo en ello”.

“No tengo que esperar o creer en una vida futura, porque trato de vivir mi vida tan bien como puedo, vivo al máximo, y no siento la necesidad y la esperanza de que hay algo más tarde. En ese sentido estoy muy tranquilo. Cuando sea mi hora de ir, me sentiré libre, será un alivio. No tengo que mirar hacia atrás y decir que debería haber hecho esto o aquello, porque yo estoy vivo y lo estoy haciendo ahora. Todo lo que he pensado que tenía que hacer, me puse a trabajar duro para lograrlo. Algunas cosas las he conseguido, otros no, pero no voy a tener que morir pensando que debería haberlo hecho, porque yo siempre lo intenté. La muerte es algo muy sereno, es el sueño eterno y me encanta dormir, así que no hay nada de malo en ello”.

Triptykon_photo05Y antes de realizar la conexión con la canción “In The Sleep Of Death” y crearnos una idea equivocada, este tema no trata sobre esto en absoluto. Sus orígenes son mucho más literarios que eso. “En realidad es un homenaje a la clase de escritura inglesa de Emily Brontë, cuyo trabajo ha desempeñado un papel importante ya CELTIC FROST”, dice Tom. “Es algo que he querido hacer desde hace mucho tiempo. Porque Martin Ain ya ha utilizado algunos de sus poemas en CELTIC FROST, he sentido durante muchos años que tenía que hacer algo para ella, a pesar de que murió más de un siglo y medio atrás. Así que esta canción soy yo tomando un arco y rindiéndole homenaje”.

A medida que la conversación da paso a la temática y las motivaciones que hay detrás del nuevo álbum “Melana Chasmata”, las cosas no se aclaran demasiado como era de esperar. Como insiste Tom, todo lo que él crea artísticamente es real, por lo que los tonos sombríos del álbum no son más que un reflejo de la oscuridad en su propia vida y la de los compañeros de banda también. “Sí, es probablemente el álbum más difícil que he creado nunca”, dice en su tono habitualmente solemne. “Estoy muy contento de lo que hemos hecho y tengo muchas ganas de trabajar en un nuevo álbum muy pronto. Tengo sentimientos encontrados acerca de la creación del álbum. Hay una serie de cosas personales que les pasó a algunos de los miembros de la banda, y eso me gustaría contar, es realmente barato si tratas de promover un álbum sobre una base de dificultades personales”.

“Siempre podemos ver que en la prensa amarilla, cuando artistas como Rihanna o Britney Spears publican un disco, hay siempre algún chisme personal de por medio que se usa para la promoción, eso me da asco, es una falta de respeto esto. Pienso que este álbum es mucho más íntimo. El primer álbum TRIPTYKON, está basado sobre la ira, la frustración y el odio, mientras que éste es mucho más melancólico. La parte lírica es mucho más íntima y privada. Hay mucho más tristeza y dolor, y nada esta creado artificialmente, todo está basado en experiencias personales”.

Que la ira y la frustración están detrás de “Eparistea Daimones”, se da por supuesto, debido a la salida de Tom G. Warrior de la banda que era el trabajo de toda su vida: CELTIC FROST. Como aquel acontecimiento se desvanece atrás en el tiempo, uno tiene que preguntarse no sólo si hay bastante cólera para abastecer de combustible la música más amarga, si no también si “las malas vibraciones” que existieron en CELTIC FROST no comenzará a ser perversamente omitidas, para el bien de sus consecuencias musicales.

Triptykon_photo06“Ese enojo era perfecto para el primer álbum y fue muy honesto, que hizo que fuese un álbum único y muy agresivo”, Tom reflexiona. “Pero aun así, yo sabía que tenía que explorar diferentes vías, que no quería hacer veinte álbumes llenos de odio. Desahogué mis emociones a través del primer disco y eso me vino bien, pero esa ira ha quedado ahí. Pero eso plantea una serie de preguntas muy válidas. De alguna extraña manera, echo de menos el lado malo de CELTIC FROST, por expresarlo de algún modo. He hablado de ello con los miembros de TRIPTYKON, porque ese lado negativo en CELTIC FROST era muy real. Hubo algún perjuicio en la banda debido a que los conflictos eran reales, un lado muy brutal y extremadamente agotador”. “Sí, se vio afectado todo, y por supuesto, parte de la música se hizo mucho más intensa, debido a que la oscuridad era real. En TRIPTYKON todos somos muy buenos amigos, eso es fantástico, es lo que yo quería, pero por extraño que parezca a veces pienso que para que una banda sea oscura y toque Metal Extremo, los conflictos pueden aportar algo positivo”, dice. Aun así, no se arrepiente: “Habiendo dicho eso, yo nunca quiero volver a CELTIC FROST. Es algo que no se puede hacer siempre. Prefiero y me gusta mucho más tocar en una banda que es un círculo de amigos que en una que sea un círculo de enemigos, CELTIC FROST ha llegado a su fin”.

Un rayo de esperanza aparece entonces de repente en medio de la severidad de la conversación. Tom G. Warrior, posiblemente el músico más importante de las últimas tres décadas del Metal Extremo, un verdadero hito de integridad artística, brutalmente intransigente cuyo trabajo en HELLHAMMER y CELTIC FROST está profundamente impreso en el propio ADN del metal, obsesionado con la muerte, después de habernos dicho que daría la bienvenida a la muerte en paz si ella viniese a por él hoy mismo, menciona de pasada que ya tiene el diseño para los próximos tres álbumes TRIPTYKON. Entonces, ¿qué está todavía por llegar? ¿Qué importancia tienen estos álbumes de cara al futuro trabajo?

“La compañía de discos me odiará por decir algo como esto, pero no, no tengo ningún meta más”, responde sombríamente. “Sí, tengo diseñado el próximo álbum de TRIPTYKON, pero eso no quiere decir que en realidad vaya a hacer. No sé cuándo tiempo voy a seguir viviendo en este planeta. Si todavía estoy por aquí cuando llegue el momento, por supuesto, que me gustaría pasar mi tiempo haciendo discos, porque eso es lo que me gusta, es mi vocación. Si vivo diez años más o lo que sea, voy a tener tiempo por lo menos para grabar cuatro álbumes más. Si el tiempo se agota antes, eso me da igual. Era un adolescente en un pequeño pueblo, y pude cumplir el sueño de hacer música, a pesar de todo”.

“Nada apuntaba en la dirección para que se hiciera realidad, pero lo hizo, y lo que he hecho después en mi vida ha superado enormemente mis sueños más salvajes de aquella época. Así que sería arrogante y codicioso decir que todavía tengo planes y todavía quiero hacer esto y lo otro. He llegado, mucho, mucho más lejos de lo que jamás creí posible y estoy muy agradecido por ello. No soy una de esas personas que siempre quiere más, más, más. He formado una banda que me gusta, me gusta el camino que a tomado TRIPTYKON y estoy muy feliz de simplemente poder seguir escribiendo buena música todo el tiempo que esté aquí. Que yo no tenga ningún objetivo de momento no significa que haya desistido”.

Triptykon_photo07Esta entrevista ha sido usada con permiso y amablemente cedida por TERRORIZER Magazine (www.terrorizer.com)

Número de visitas: (885)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music