VIBRION “Bacterya”

VIBRION (bel/arg) Album Cover VIBRION (bel/arg)
Bacterya
Again Kill
Death Metal
Xtreem Music
2016
CD
facebook.com/VibrionOfficial
9


1. Day of Replication
2. The Warth of the Beast
3. The Worm Immune
4. The Walls of Caffa
5. Ill Essentia
6. Of My Burning Brothers
7. Hidden Plague Disseminator
8. Bacterya
9. Circles are Closed
10. Mutant

Navegando entre sonidos extremadamente inconformistas, no todos los días surge la oportunidad de poder hablar sobre una agrupación veterana y poco convencional. La rareza en sí puede resultar un tremendo piropo, y en esta ocasión estamos ante una agrupación “rara”, que a decir verdad siempre ha abanderado la misma filosofía. Y estas sensaciones, nada extrañas en el amplio y blasfemo universo del Death Metal, se multiplican cuando el grupo que emite retorcidos amasijos de amargura logra a su vez pegar de lleno con un aura bastante propia; es difícil, pero hay bandas que lo consiguen en cierta medida.

El combo originalmente argentino VIBRION se ha caracterizado por asumir un Death Metal intrincado pero de faceta abierta y aglutinante, muy alejada de comodidades auditivas. Esto ha sucedido en todos sus trabajos, comenzando por el tanteador pero decisivamente enfocado demo “Erradicated Life” (1992), incluso en el que hasta ahora constituía su último material de estudio: el EP “Instinct” (2002), experimental, altamente rítmico y por momentos hipnótico, grabado tras la reubicación de la banda en Bélgica y con un vuelco en el lineup.

Tras una larga hibernación, la bestia despertó de su letargo. En 2012, el sello Disembodied Records se ocupó de reeditar su discografía al completo: mecha encendida, el empujón perfecto para asumir el excelente directo “Buenos Aires Re-infected” (2013), también lanzado en CD y DVD. La incubación estaba en marcha, gestando nuevas cotas virulentas en pro de su maldita expansión a través de túneles corporales.

Y hoy, VIBRION nos inocula el germen de otra espantosa y monstruosa criatura, vástago devorador, ente seminal y de reproducción vírica. Editado por Xtreem Music, “Bacterya” despide un oscuro halo de sobria esquizofrenia y además muestra un absoluto desprecio, basado en sus dispares arquitecturas. Escucharlo del tirón significa sufrirlo, dicho de forma literal y espontánea. Pero sarna con gusto no pica, la droga mata pero ayuda a alucinar… así que introducirse en el febril universo aislado que implica aferrarse auditivamente a este fantástico trabajo cuyo halo de perversión sonora llega a asemejarse a un viaje entre tripas y demás vías sanguíneas, resulta completamente sustancioso.

El estilo del disco se mantiene fiel a la línea original: su pluridimensional forma de conjugar parámetros logra emitir un halo familiar, por emanar de en un cofre cargado de elementos antagónicos, pudiendo beber por igual del imperante flujo de MORBID ANGEL que del néctar de CELTIC FROST y los bastardos derivados de su semilla, sobre todo a través de secciones más cercanas al Doom/Death técnico y experimental. Igualmente, a nivel instrumental pueden adquirir las puntuales pero bestias venas del Brutal Death y del Grindcore, todo mezclado con el acento de viejos SEPULTURA en varias de sus facetas. Se mantienen las exóticas y elefánticas fuentes, la bélica tez de IMMOLATION, la negra y expandida espacialidad fóbica y nihilista abarcada por bandas tan dispares como GORGUTS, ARKHON INFAUSTUS o DEATHSPELL OMEGA, los calambrazos y riffs más enrevesados o los puntuales momentos de rabia Crust, en una mixtura de dinamismo multiorgánico.

Así, el aspecto final resulta tétrico y poco complaciente, potenciado a través de una voz que en parte recuerda a un flujo entre algunas bandas citadas y sabe cómo jugar a varias bazas sin la necesidad de extralimitarse, y que en los cortes especialmente lentos y pesados se torna mutante y venenosa. La interacción entre músicos, el propio sonido de los instrumentos, sus matices y el poder de lo ennegrecido por aplastantes biomecanismos plasmados con humanidad palpable, logran redondear una fórmula bastante amplia de por sí, a su vez de extrañísima concreción homogénea. Respecto al toque definitivo, no hay que olvidar la labor sonora compartida por Jeremie Bézier, Ivan Houben, Laye Les Pessy (grabación, mezclas) y Andy Classen (masterización), por derivar en una producción de alta calidad que además respeta toda la crujiente esencia sonora relativa a los orígenes del combo.

El disco se sucede implacable, ahí está el adelanto “Day of Replication” para abrir la veda, mostrando parte de la propuesta que esta banda puede abarcar y permitiendo hacerse una buena idea de cómo suenan los actuales VIBRION. Pero más allá de todo lo subjetivo, traspasando el umbral de las propias canciones y lo que puedan transmitir individualmente, quiero destacar el tema título: “Bacterya”, pura ponzoña. Colocada en lugar estratégico, tras haber transcurrido el gran grueso del tracklist, parece calmar las aguas; pero la ingestión va destrozándonos sin que nos demos cuenta. Su desarrollo es constante, una historia de juegos musicales aplastantes que apuntan a lo enrevesado y progresivo pero que al tiempo se mantienen sujetos por una batería muy subdividida por debajo y bien aferrada por arriba, dando pie a un continuo vaivén entre la solidez y los matices, mientras la voz se torna críptica.

En varios momentos, y aprovechando el escuetísimo elemento melódico sugerido por un bandoneón inicial, el riff toma sus notas a conveniencia, desarrollándolas, sentenciando o resolviendo, aludiendo sin dudar y llegando a morir dando paso, acompañando y casi adorando, a la majestuosa tristeza del citado instrumento de “Pulsación” y fuelle; me parece un motivo de lo más sugerente, que a nivel compositivo resulta un guiño ante el que, al menos de momento, sobran las palabras.

La forma de exponer este tipo de canción puede recordar a trabajos como “Monotheist” o “Eparistera Daimones”, no por sus detalles concretos, bien distintos, sino por el nivel de tensión y cierto grado de estética, llegando al cenagoso clímax (en este caso puro epicentro) sin necesidad de mayores aspavientos, revolcándose en sus propias secreciones. Tras su final, los dos cortes restantes vuelven a retomar el apretado conglomerado de tempos y variantes, en el que surgen excelentes interacciones instrumentales que cierran el trabajo a golpe de compacto Crust/Death.

Bacterya” significa el regreso discográfico de VIBRION… pero por todo lo alto, facturado en un estado de gran madurez que además ha sabido respetar su propia esencia, apostando a su vez por otros patrones de exploración e interacción y logrando un resultado totalmente resolutorio. Es decir, un discazo. La portada de Alejandro Blasi es malvada e infecta, víricamente seminal, sencilla y descriptiva: genial lo de la sangre saliendo por la mandíbulas, detalle no demasiado visible pero lo suficientemente importante como para compensar la simpleza a golpe de efecto… y una buena forma de plasmar la posible metáfora que este trabajo puede implicar. Al lanzamiento global por parte de Xtreem Music (XM 206 CD) se añaden las versiones para Argentina a cargo de Disembodied Records, en CD (DR 056) y Tape (DR 058). Total propagación bacteriológica, imposible de parar.

Número de visitas: (475)

2 opiniones en “VIBRION “Bacterya”

  1. LUPIN (Santa Fe- Capital)

    hola, me gusto mucho la review esmerada de un disco que lo merece.
    por la magnitud que tiene la banda, lo que significa para mi personalmente.
    estoy muy satisfecho con el resultado de las composiciones, es para el fan que espera eso que nos infecto hace muchos años de VIBRION, la esencia de ese demo y el afianzamiento de una forma personal de componer que hace reconocerlos al escuchar Bacterya por ejemplo….
    espere mucho por este grupo, pense que iba a formar parte de mi pasado pero regresaron, volvieron a girar por Argentina….y tengo disco nuevo! felicitaciones Luis y banda. Los espero por Santa Fe

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music