WARBRINGER «IV: Empire’s Collapse»

Recuerdo cuando hace unos cinco años el mundo se inundó de nuevas bandas de Thrash Metal que lo invadieron todo. Pasó como siempre ha pasado cuando se produce una ola comercial: se mezclaron las propuestas valiosas con la servil mediocridad y resultó ciertamente difícil distinguir el grano de la paja. Esto era un eco de lo ocurrido en 1991, el año en que METALLICA editaron su disco negro. No sabría decir en qué punto entre 2004 y 2008 los viejos guardianes torcieron el gesto, y a los escépticos como yo les salieron unos cuantos sarpullidos.

Pero es que no era para menos: por todas partes se colgaban sonoros carteles que anunciaban una nueva era y cada día nacían genios indiscutidos, discos que eran como un nuevo “Master of Puppets”. Tengo ante mí ahora mismo la edición del primer disco de WARBRINGER, “War Without End” (2008), y se conserva en él la pegatina que había enganchado la discográfica: “The New Age of Thrash has Begun!”. Bueno, bueno. “War Without End” es un disco fresco, broncón y positivo, pero el problema que tiene el género es que si uno pone “Ride the Lightning” o “Beneath the Remains”, pues eso, que pasa lo que pasa.

WARBRINGER continuaron por la buena senda y dieron un “Waking Into Nightmares” (2009) eléctrico y bien producido, y ya nadie les ha apartado de su fórmula. Poco a poco las aguas fueron volviendo a sus cauces y pasó lo que acaba pasando siempre: se consolidaron los mejores valores, y otros cayeron a medio gas. EVILE firmaron algunos discos rotundos. GAMA BOMB y MUNICIPAL WASTE interesaron a los aficionados a la caña y la fiesta. BONDED BY BLOOD parece que se deshincharon un poco. Algunas bandas festivas se deshilacharon, no dieron más de sí, otras cobraron vigor. A España le fue bien y surgieron buenas y populares bandas: ANGELUS APATRIDA, AGGRESSION, CRISIX, TRALLERY. Pero, claro, ni NUCLEAR ASSAULT, ni mucho menos los clásicos de los grandes, fueron superados.

A esta nueva era del Thrash yo le veo un problema insoluble: a estas bandas les falta agresividad. Una agresividad que siempre, SIEMPRE han tenido bandas como TESTAMENT o EXODUS. WARBRINGER, y éste su último disco, no son la excepción. Por supuesto, la excepción son TOXIC HOLOCAUST. Estoy convencido de que este disco no será el álbum Thrash de la vida de nadie; aun así se trata de un trabajo rápido, dinámico, fresco, bien grabado, bien ejecutado y variado, lo cual no es poco sino bastante.

A los primeros acordes que remitirán inmediatamente al inicio de»Battery»”, de “…And Justice for all”, le sucede una segunda canción de espíritu totalmente impregnado de MEGADETH, “The Turning of the Gears”. La misma influencia para el quinto corte, “Black Sun, Black Moon”; y, claro, esto no es malo. A quien le guste el “Countdown to Extinction”, esa producción extraña, seca y cortante, esto no es nada malo. Ahora bien, repito, esto no significa que haya nada nuevo bajo el sol. Corrección, ejecución, buen hacer. Por descontado estos iniciales cortes del disco, en directo, volverían loca a la gente inmediatamente. Blast-beats por doquier, torrentes de riffs, a los que nos duelen las cervicales no nos conviene nada esto. Siguen sucediéndose canciones rápidas y rotundas, hasta llegar a la séptima “Dying Light”, que a mí me recuerda a los ANTHRAX de “Persistence of Time”.

El octavo tema, un magnífico tema a medio tiempo, a mi juicio el mejor del disco, “Towers of the Serpent”, me recuerda a “Harvester of Sorrow”. Y de lo dicho hasta aquí podemos inferir que “Empire’s collapse» es un trabajo variado y heterogéneo. Y quizás de otra banda diría: “pf, no saben por dónde tiran esta gente”; pero resulta que digo lo contrario: precisamente de la variedad sale gran parte del interés de este disco: estos tipos saben muy bien adónde van y cuáles son los ingredientes necesarios para llevarse el gato al agua. Tampoco iconos indiscutibles del género son muy homogéneos que digamos. En los discos de METALLICA han llegado a sonar castañuelas. Pero la variedad aquí evita cansar el oído, cosa que no me pasa con otras formaciones más festivas que soporto menos.

La verdad es que, aunque uno sea escéptico ante la nueva escuela de Thrash (que ya no es tan nueva), da gusto oír a estos tipos. Si los valores de quien escucha son una ejecución perfecta, un sonido impresionante, una batería limpia y a todo trapo, valores más de bandas tipo NEVERMORE y no tipo MASTER, WARBRINGER será su banda.

Número de visitas: (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music