WITCHES “The Hunt”

WITCHES (fra) Album Cover WITCHES (fra)
The Hunt
Again Kill
Thrash Metal/Death Thrash
Independent
2015
MCD
facebook.com/witches.fr
8


1. No Matter If the Wind...
2. Jump with Fright
3. So Cold
4. Riding and Hunting
5. Up 'n' Down
6. Serial

Dicen que los viejos perros nunca mueren, algo aplicable a sus antónimos genéricos; y mucho menos si no pierden la esperanza de disfrutar con la música, caso de Sibylle Colin-Tocquaine, veterana guitarrista y vocalista de la escena francesa. Lleva el Metal inyectado en las venas, y a su vez es hermana de Alex Colin-Tocquaine (AGRESSOR), lo que refleja un notorio paralelismo musical que el paso del tiempo no ha borrado, ni por asomo. Su carrera con WITCHES fue iniciada a mediados de los años ochenta, como trío femenino; y no es un vergel discográfico, más allá de varios demos, un single y dos álbumes completos, el último de ellos lanzado hace casi una década.

En 2014, y tras una carrera de cambios, la banda fue totalmente reconstruida, lógicamente manteniendo a su mentora y agregando a buenos músicos de la escena de su país. Además se lanzó un oportuno recopilatorio de refuerzo, pero es ahora cuando llega la verdadera prueba: el EP “The Hunt”, un MCD autoeditado en formato Digipack y en el que esta renovada agrupación se deja la piel. La atractiva y apropiada portada de Stan W. Decker, conocido principalmente por sus trabajos para bandas de Power Metal y Metal Neoclásico pero también para otras mucho más duras como WARLORD U.K., NEPHREN-KA o DYSMORPHIC, resulta una gran presentación para seis canciones bien intensas. Excelente carátula, totalmente integrada en la temática de la banda.

El lanzamiento de los nuevos WITCHES implica bocanadas de potencia añeja, a través de un feroz Thrash Metal con incursiones Death, de sonido lleno y cortante, con reminiscencias de corte clásico y empuñando la intensidad del primigenio estilo, en una onda que bien puede fraguarse entre el toque de HOLY MOSES, los DEATH más thrashers, el Death/Thrash de los citados AGRESSOR y bandas similares, destellos DISSECTION, DARK ANGEL, muchos aires tipo NOWEN del “Essence of Fear” o la absoluta explicitud de SKELETON WITCH en “Forever Abomination”, pero sin olvidar el aura del movimiento Old School (viejos KREATOR, DESTRUCTION, SODOM, etc).

No hay duda de que la actual formación, sangre fresca con la que se ha fraguado este nuevo material, cumple sobradamente en una música sin pretensiones, más allá de alumbrar buenas canciones agresivas y rápidas, arreglos melódicos y pegadizos o ritmos más pesados. Todo está ejecutado con bastante precisión, implicando un toque de palpable realismo. Sumado a las bondades de una poderosa producción, dotada de muy buenos y evidentes medios técnicos, el resultado deriva en un trabajo que no está nada mal. El núcleo principal se nutre de riffs marcados y de apariencia simple pero ametralladora, solos encendidos, base rítmica de gran potencia y una voz rota, agónica, que cabalga entre el Thrash y el Death, pudiendo recordar en su fondo al estilo antiquísimo de Mille Petrozza pero también a Tom Angelripper, apuntar al amargor de Schuldiner y Van Drunen, integrar el poso de Paul Speckmann… una amalgama carnívora y de largo recorrido con la que nuestra dama escupe sin mirar atrás. No en vano, su onda puede sintonizar con la de Sabina Classen, huyendo como de la tiña del estilo “Angela Gossow”, lo que también es un importante indicador para los seguidores de huellas de la jungla extrema.

No Matter if the wind…” abre fuego sobre las cabezas, castañazo que suena a Death Thrash finlandés (muy NOWEN, vía viejos DISSECTION) y a la onda germana, implicando arreglos doblados mediante puentes que ofrecen cambios tonales bien planteados, trabajando partes muy oscuras, pura metralla, y otras de tez más amigable. Sibylle se contesta a sí misma, ofreciendo sensación de dualidad pero sin variar de timbre. La base de bajo y batería funciona como un cañón recién ajustado, y los solos juegan a varias bandas, con bastante buena fortuna y soltura. Buen track para iniciar el disco.

Jump with Fright” mantiene las constantes anteriores pero va más allá, iniciándose con un chillido a lo Schmier. Tema veloz, en el que se conjugan patrones de batería Grind/Death con otros más Thrashers. Precisamente por eso, sorprende la imprevista cabalgada en plan SLAYER /MORBID ANGEL en sus etapas “Hell Awaits” y “Blessed Are the Sick”/”Covenant”, ese rollete Thrash/Black con olor mórbido que ofrece cierta variedad y además encaja perfectamente, antes de continuar con toda la incisiva estela reflejada en el resto del track.

Más Blacker y misteriosa se presenta “So Cold”. Al repetir el mismo motivo en dos tonalidades se potencia la voz y el tema va adentrándose, envenenando, con juegos cíclicos de tapping para adornar. La banda continúa con el picante Thrash/Death de corte sencillo, intercalando patrones rápidos con secciones ultraveloces, en una canción que, dados los trucos empleados con la armonía, resulta parcialmente melancólico y pegajosa, para bien.

Parte de “Riding And Hunting“ destila sabor a los KREATOR de “Endless Pain”, abanderando esa vieja llama pero sin dejar de atravesar el aire con ecos de MORBID SAINT, SLAYER o los SEPULTURA de “Arise”, pequeños tramos de complicidad inevitable en los que puede escucharse algún apunte armónico hacía SENTINEL BEAST, con escueto guiño a la lobuna Debbie Gunn. Un buen track en el que la batería despliega amplios arsenales y dispara en todas direcciones, con certeza y precisión, algo que el propio título deja entrever, casualmente.

Up ‘N’ Down” aplasta con un velo técnico proveniente de las furiosas hordas Deaththrashers, y sin duda resulta el corte más enérgico. Sin perder ese toque de los mejores y más rápidos DARK ANGEL, SEPULTURA o SODOM, las guitarras y el bajo doblan cada riffs con mucho nervio, mientras las bases cambian de tez a cada instante, pintando en blanco o negro a conveniencia. Pero también trabajan secciones de corte más lento, puntualmente, mostrando otras facetas del grupo y entonando correctamente con todo lo anterior.

La película llega a su fin, y “Serial” quiere atrapar a través de su llamativo arreglo inicial; no obstante, es un pequeño anticipo de la más pura oscuridad lírico-musical, que intercalan a modo de puente entre ráfagas que sirven de colchón a las frenéticas estrofas, de nuevo a doble voz alternativa, en un juego de pregunta respuesta que les funciona bien y prepara el terreno para un solo de guitarra picante y resultón. Si hay algo que puede caracterizar a este trabajo es su capacidad de conjugar las partes de color con el tizón absoluto; el disco termina bajo esta premisa: carbón incandescente.

Si WITCHES logra mantener bien alto el pabellón mediante su recorrido con este nuevo lineup, es posible que en futuras entregas se puedan obtener muy buenos resultados, a nivel creativo e incluso técnico. Quizá este MCD sea un poco genérico, un trabajo agresivo aunque sin grandes complicaciones, pero funciona. Respecto a Sibylle Colin, tiene una particular forma de hacer las cosas, y con influencias o no, mantiene una impronta bastante personal. De momento, el grupo ha facturado un fogoso EP que muy posiblemente colmará el ansia de los adeptos del género; y al parecer, su gira como supporting de VADER y VENOM INC les está reportando buenas críticas. Ya veremos si llegado el momento nos ofrecen un nuevo trabajo, completo, y en el que estén más rodados en todos los aspectos, algo tan lógico como deseable. De momento tenemos “The Hunt”, veintiocho minutos escasos pero sin dar lugar a piedad alguna. Bosque, maleza, brujas, engendros y Thrash Metal de la Muerte.

Número de visitas: (231)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music