WOMBBATH “Downfall Rising”

WOMBBATH (swe) Album Cover WOMBBATH (swe)
Downfall Rising
Obszen
Death Metal
Pulverised Records
2015
CD
www.facebook.com/Wombbath
8


1. Intro
2. Under Apokalypsens Svarta Vingar
3. Underneath the Rotten Soil
4. I Am the Abyss
5. Fall of the Weak
6. Putrid And Bound (By the Seed of Satan)
7. Paid in Blood
8. Abandoned Furthermore

Es innegable y a menudo soporífero, no hablo del disco, sino de la escena Death Metal europea con tanto refrito y clon de ENTOMBED y DISMEMBER. Pero como odio generalizar y meter a todo el mundo en el mismo saco, creo que es de justicia el tratar a esta banda de forma individual, no en vano son de los pioneros del famoso y manido sonido Estocolmo.

WOMBBATH vuelve con nuevo álbum 22 años después de su debut “Internal Caustic Torments”. Quizás este retorno pueda estar cargado de total y absoluto oportunismo, y lo que es cierto es que tan solo encontramos a Håkan Stuvemark en sus filas desde la formación original. Pero una vez más, sería juzgarlos a partir de clichés e ideas preconcebidas. “Downfall Rising” es, a pesar de toda moda, tendencia y oportunismo, un muy buen disco de puro, brutal y pesado Death Metal.

A pesar de que el 75% de la formación es nueva, no es el caso de sus integrantes, entre lo que podemos encontrar a Jonny Petterson de los cojonudos ASHCLOUD o VOLDGHAST a las voces, o a Jeramie Kling, quien dio rienda suelta a su potencial en SKINEATER o INFERNAEON. Dejando de lado detalles e información que a más de uno pueda no importarle, y entrando al meollo, hay que decir que “Downfall Rising” combina a la perfección la pesadez de unos primeros GRAVE, las melodías de ENTOMBED o DISMEMBER y la fuerza de la que este estilo y sonido siempre ha hecho gala. Cierto, cumple a rajatabla todos y cada uno de los cánones en los que se engloban el 80% de las bandas de hoy día. Pero son WOMBBATH y han vuelto para hacer lo que mejor saben. Dudo que tuviera lógica alguna que volvieran con nuevo material después de tantos años para sonar a ANATHEMA. El disco es un compendio de riffs afilados enlazados unos con otros de forma magistral, dando origen a temas machacones, brutales, pesados y con brillantes partes de impíos y descarnados bast beats. Lo mejor de este disco es sin duda ese aura algo más oscura de lo que nos tienen acostumbrados las bandas de la capital sueca. Lo compararía más con el magistral “Clandestine” de ENTOMBED, donde brutales guitarras rítmicas te revientan el tímpano a la vez que se dan la mano con segundas guitarras susurrando siniestras melodías dando lugar a un conjunto oscuramente sádico. El sonido es perfecto….aunque quizá demasiado, creo que le falta un punto de suciedad, me suena todo algo más nítido de lo que creo que un estilo como este debería sonar. Aun y así no hay nada que preocuparse, no estamos hablando de un álbum sobre producido y artificial.

No sabría nombrar ningún tema en particular por encima del resto, a pesar de que “Fall of the Weak” es mi favorito, siendo éste el más largo del álbum, donde se dan cita sobresalientes partes algo más melódicas, con furiosas cabalgadas y toneladas de brutalidad, quizás más cercano de lo que hacen actualmente unos DEMONICAL, aunque este es una preferencia personal. Hablando objetivamente, todos siguen una misma línea y mantienen el listón bien alto. Desde el demoledor inicio de “Under Apokalypsens Svarta Vingar”, pasando la demoledora “I Am the Abyss”, la más rápida de todo el redondo (con permiso de “Underneath the Rotten Soil“) y acabando con “Paid In Blood”. El mayor pero que le veo a este disco es su duración. A pesar de que en la lista de canciones figuran ocho cortes no creo que sea así, ya que el primero es una intro de poco más de un minuto y el último, “Abandoned Furthermore” no deja de ser una especie de experimento medio instrumental de solo dos minutos, lo que reduce al listado real de canciones a tan solo 6 y la duración global a solo media hora.

Para algunos podrá suponer un hándicap, para otros no, lo cierto es que pese a su corta duración, se disfruta cada uno de los segundos en los que suena en tus altavoces, gracias en parte a saber mezclar sabiamente el sonido con la esencia verdadera de un género en el que WOMBBATH ya dijo lo suyo hace más de dos décadas. A destacar la labor de Jonny Petterson a la voz, sencillamente espectacular. Un disco de Death Metal con todas las de la ley, que puede pecar de cierto oportunismo dado al boom que está viviendo este estilo, pero es innegable que desprende calidad por los cuatro costados convirtiéndolo en un álbum recomendado a todos y cada uno de los seguidores del género, sin duda.

Número de visitas: (536)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Portal de música extrema del sello Xtreem Music